lunes, 21 de marzo de 2011

CHUBUT Y LA REACCIÓN 2.0




















Cuando arrancó la tarde y los primeros números amagaban con una victoria para el Frente de la ídem, todos en la red empezamos a zapatear y a bailar como una claqué de piñonfijos felices.

En determinado momento de ese óle general, recibo un llamado, directo desde el sur: la elección estaba toda sucia, se habían comprado miles de votos a 500 pesos que venían en un sobre con todo el kit.
Que a Das Neves lo habían internado la noche anterior por un pico de presión.
Que la propia UCR había apoyado como nunca había pasado, directamente al candidato FPV, Eliceche, y que por eso ese señor que parecía un personaje de una película o un loco de una banda de punk rock de los 80, el candidato radical (que creo se llamaba Peralta) metía un 10% medio heredado y otro tanto andá a saber porqué.

La tarde venía compleja pero no era un choque: ganaríamos jodido, duramente, con discusiones y recuentos y denuncias y lágrimas del perdedor acusándonos de cualquier cosa.
Entonces de este lado del Continente Argentina, en el país Buenos Aires, yo seguía levantando la data que me tiraban.

Que la elección se había clavado en una diferencia del 5% a favor y que Das Neves, el señor que aparentemente sería el candidato porque a Buzzi no lo vimos, estaba en otro ataque de shock.
Seguían las tradiciones, el sur bramaba de bronca porque siempre, casi como de costumbre, a las 20 hs. los comicios estaban contados, cerrados y todo el mundo sabía quién era el o la o las o los ganadores de la contienda.

Pero esta vez no.
Esta vez pasó algo raro.
Esta vez salió visiblemente suelto Das Neves, sentando a Camaño, De Narváez, Solá y al fantasma de una cosa que no nos copa, en una mesita de al lado y trató de nacionalizar la elección.

Luiz Inazio Lula De Las Nieves, el segundo trabajador, dijo que faltaba mucho y resaltó que ellos habían ido aún cuando no sabían quién ganaría.
Casi que se les tira encima y los besa en la boca, pero creo que miró fijo a Camaño y pensó "seré un garca y un pelotudo, pero todavía soy un hombre".
Entonces se fueron.

La tendencia empezó a revertirse y empezamos a sentir que nos apretaba el pantalón en la cola.
Enseguida, la reacción general.

"FRAUDE".
"LADRÓN".
"TRAMPA".
"TODOS PUTOS".
"#DMDECOGER".

Y así.
Todo al aire, todo arrebatado.
Yo mismo en la vorágine de la arquitectura personalísima de alguna vez meter un gol, arrojé mi dato duro de que sí, la victoria era nuestra por un 5% porque el poroteo ya se había hecho pero Das Neves, el abominable, estaba aterrado y no soltaba la data de Comodoro, Trelew y etc.

Empezamos con las pajillas, pero el miedo estaba instalado: perdíamos.
Todos los chistes sobre que Das Neves iba a tener que buscar trabajo empezaban a perder la gracia, y todos los presagios que habíamos hecho, aún desde la buena voluntad ególatra, se caían a pedazos.

Porque perdíamos.
Entonces empezó a escucharse:
"CAMPEONES IGUAL".
"HÉROES OTRA VEZ".
"GANAMOS AUNQUE PERDAMOS".
"#FAFAFA".

Sí, ok, no voy a andar contradiciéndome a mí mismo, pero la verdad es que hasta yo revoleé a tontas y a locas que la elección estaba ganada igual porque habíamos levantado una intención de voto que hasta hace unos meses, era nefasta.

Pero igual, con los datos duros, fuimos viendo que perdíamos.
Y ahí empezó la otra historia: todos los no peronistas, pero kirchneristas a muerte, empezaron que "nos jodamos", que "ganaron los peronistas" y que "ahora me lo venís a decir".

Ahí es donde me pregunto, como me vengo preguntando desde hace unos días, quién carajo les da entidad a todos los no peronistas para separar en celdas claras qué es lo bueno y nacional y popular de este gobierno y qué es lo malo y peronista del mismo.
Parece, a veces, y en muchos casos que para nada representan al TODO ni al tipo o tipa que apoya posta, que todo lo que no sale bien es por culpa del Movimiento y de Juan Perón y de Moyano y de Moreno y de Scioli, y que todo lo que sale bárbaro es gracias a la Presidenta, Martín Rozín Sabatella, Barragán, Alicia Kirchner y los twitteros y blogueros y facebookeros y militantes que dan la vida por el proyecto nacional y popular, siempre y cuando no les corten internet porque ahí sí, la revolución tendrá que hacerse de otro modo que aún no hemos resuelto cuál será.

Empezó, decía, una señalada vergonzosa entre gente del palo (jamás nos llamaría Compañeros) y en lugar de cuidarnos, nos tiramos con todo.
Eso, es una inmadurez política tremenda.
Como este posteo.

Entonces recordé las sabias palabras de mi amigo petiso que me dijo "Lo ideal es que no sepan bien qué carajo es la política, porque si lo hacen, se van a ir corriendo".
Y recuerdo que asentí cuando me lo dijo y juré no seguir tratando de encontrarle la vuelta a la historia.
Y pensé pa´mis adentros que no iba a publicar esa sentencia.

Y después me tiraron a patadas, escupidas a carradas y dije "Y sí", y que si no saben, prefiero que lo sepan.

Todavía, de cualquier modo, falta el conteo final.
Y lo asombroso será el cambio de roles: como pasamos de ser los burladores a los burlados y cómo mañana podemos ser los burladores otra vez y los acusados de fraude.

Mientras tanto, Yasky estaría ganandole a Pinky por 30 votos en la mesa de Necochea, pero todavía, falta el recuento manual y Entel que no funciona bien.

2 comentarios, viene flojo.:

galez dijo...

che hank, y si frenamos con el troskismo nacional y popular y el peronometro

ElGauchoGPS dijo...

http://elgauchogps.blogspot.com/2011/03/la-insoportable-levedad-del-no-ser.html

He dicho

Publicar un comentario