domingo, 29 de marzo de 2015

PINGÜINOS




Los compañeros y compañeras de Vatayón, hemos decidido darle un vuelco a nuestra militancia, para seguir mirando hacia adelante y seguir construyendo del modo que siempre consideramos correcto: vamos a cambiar nuestro nombre, y vamos a cambiar nuestra forma de comunicar. 

No, nuestra manera de militar va a seguir siendo la misma, porque así es como nos gusta.
A partir de hoy nuestra agrupación se llama “Pingüinos”, aunque no nos vamos ofender si nos dicen “La Pingüinos” o “Los Pingüinos” o “Agrupación Pingüinos”: ese trabajo se los dejamos a todos y todas ustedes, como sucedió con Vatayón.
¿Y qué fue lo que sucedió con Vatayón?
Simple y claro: se convirtió en viento.
Se convirtió en rumor.
Se convirtió en una palabra que se usa como si fuera correcta, con la V y la Y.
Se convirtió en un nuevo término y se convirtió en un concepto, una forma, y hasta un adjetivo.
Quizás nunca fue la intención esa, porque tal vez nos hubiera gustado que nos relacionen con todo el trabajo que hicimos en el Borda, el trabajo de urbanización en La Carbonilla o la intensa militancia en el Barrio Juan Domingo Perón, donde hemos logrado cosas, unidos y organizados, y muchas veces uniendo y organizando, que ni nosotros ni el barrio creyeron que podría haber sucedido.
Claro, siempre en nombre del Proyecto, y siempre en nombre de Néstor, Evita, Cristina y Perón.
Y así seguimos y seguiremos, en la senda de lo que creemos correcto, con las quejas que consideramos pertinentes, peleando con quien sea necesario pelear para lograr al menos la mitad de un objetivo mucho más grande.
Sabemos que nuestro capital simbólico es considerable e importante, y a ese capital simbólico, a este hito y símbolo de un momento como lo fue Vatayón, lo queremos regalar.
Queremos que le cuentes a alguien, dentro de muchos años, que hubo un grupo de chiflados que se metieron en lugares donde no muchos se meten.
Que hubo un grupo de mujeres con más agallas que muchos hombres.
Que hubo un grupo de hombres mucho más sensibles que muchas mujeres.
Que hubo una agrupación peronista, y por añadidura kirchnerista, de menos de 30 personas que recibió el embate animal y monstruoso de los aberrantes del Grupo Clarín y todos sus loros repetidores, mintiendo sobre cosas que no sucedieron, y que esa agrupación, nunca encontró el modo o la manera de poder contestar esos embates, salvo por sus propios medios, por su boca a boca, por su hacer y luego su decir, y nunca al revés.
Nos pone un poco triste todo esto, como nos pone triste cuando un hijo se va a vivir sólo.
Pero sabemos que es para mejor.
Sumate a Pingüinos.
Interactuá con nosotros y nosotras, todos los días en nuestras redes.
Participá con nosotros en nuestras actividades, y vení a conocer a los barrios de los acostados, donde estuvimos, estamos y vamos a seguir estando.
Seguimos siendo algunos jovenes, otros viejos, algunos hombres, otras mujeres, algunos venimos de no haber militado nunca, otros de haber resistido en Montoneros, otras de haber resistido los noventa, tenemos todas las edades y tenemos fundamentalmente, el valor de la memoria, la verdad y la justicia que se construye todos los días. La memoria de lo que se hizo y de lo que hacemos, la verdad de lo logrado y de lo que queremos lograr y la justicia brindada e impartida y la que se sigue buscando.
Esto es para siempre.
Y acaba de empezar.
Dale "me gusta" a la nueva página.

















¡Ayudanos a invitar!




https://www.facebook.com/agrupacionpoliticapinguinos



PD: Esta, fue nuestra hermosa despedida (lee la descripción abajito):

lunes, 9 de marzo de 2015

10 consejos prácticos para todo y toda aquel o aquella compañero o compañera que milite una interna



1- ¡No ataque al candidato de su mismo signo político! Quizás usted no lo quiera, crea que es el enviado del mismo Belcebú y que sus intereses son lisa y llanamente, el fin de la humanidad. Pero por más que lo crea mucho, que abrace a su crucifijo con los ojos muy cerrados noche a noche o que todos los días le prenda una vela a un litro de aceite Marolio de máxima pureza, por elevación, por curva y sin intenderlo, usted estará también mellando a su propio candidato.
Imagine qué pasaría si Riquelme hubiera estado peleado con Palermo.
Bueno.
Eso.





2- Fomente, construya y desarrolle un discurso propio que a la misma vez, encante al oído del elector que tenemos enfrente. Pruebe convencer al gorila más peludo de su terruño, para así estar fresco, presto y entrenado para poder convencer al indeciso. Muérdase las encías y adopte postura no revulsiva, ni de enfrentamiento (a la hora de hablar con un Gorila en vías de recuperación). Sepa que lo único que necesitamos de ese simio, es su voto. El resto es calderilla.





3- Instigue a su propio candidato a presentar cuanto antes una plataforma concreta, de hechos y de propuestas que en lo posible, se puedan tocar mientras se dicen. Entre lo tangible y lo dicho, está el Gran Misterio que nos legó el General. Nunca olvide eso. Y si quiere meter en el medio "igualdad", "inclusión" y esas palabras que tanto nos gustan y que tanto conocemos face to face, hágalo sin que sea el núcleo de su discurso. Incorpore a su léxico palabras como "gestión", "calles" y "seguridad". No quedará infectado con la extrema derecha si hace esto.





4- Acuse directamente a su candidato de nunca correrse del eje: el que pierde acompaña. Acá somos un equipo y ganamos nosotros o pierden todos. Jamás olvide ese axioma: nosotros somos gordos, tenemos pullover y agua. Inodoros y luz. Playstation y cable. Tenemos para puchos y a veces podemos pedir al delivery.





5- No le tema a la discusión entre compañeros. No se asuste si lo mandan al carajo. No piense que la persona que tiene enfrente es un imbécil o alguien demasiado de izquierda o demasiado progre o demasiado de derecha si alienta a alguien que esté en el mismo signo político pero no sea nuestro favorito. No le tema a insultar. Considere un cumplido ser insultado. Recuerde que la reproducción es peronista y peronistas somos todos y todas. Comprenda y sopese el valor histórico de cada elección: hay gente muerta para que podamos votar. Aliente la participación ciudadana. Genere credibilidad en la democracia, aún en aquellos o aquellas que jamás nos votarán. Dese el lujo, una vez por día, de preguntarse con una mano en el corazón si tiene o no razón, usted o con quien discute, y si lo que usted está diciendo, es cierto.





6- Diga siempre la verdad. O mienta, y espere a que en poco tiempo, le demuestren que usted estaba mintiendo y pierda cualquier tipo de credibilidad si es que la tuvo en cierta instancia y tenga que poner una fábrica de barquillos para camisas.





7- Arriesgue. Hable con el corazón, sin olvidar el bolsillo. Inserte su mano en su plexo solar para entregar el corazón a quien lo quiera, y convencer a quien no lo quiera, de que su corazón es real y late igual que el de quien no lo quiera.





8- No siga ninguno de los consejos que acá le dejo.





9- Jamás crea que el enemigo está en nuestro mismo signo político. Tenga confianza en usted y su militancia, en su propia participación como actor del Estado (que somos todos, papu). No le tema a la furia, y no le tema a querer ser fuego para abrazar a quienes en nombre nuestro, quieran hacer algo que nosotros no haríamos jamás, y que ninguno de los nuestros jamás hizo. Tenga testículos u ovarios para poder abarcar al amplio espectro de la realidad, de la cual usted, es sólo el fantasma de un grano de arena. Compréndase también, como un actor de reparto en cosas en las que jamás tendrá incidencia: sea realista, quiérase un poco. Y dude. Dude muchísimo. De todos y todas.





10- Sepa perder, que eso le hará mejor triunfador.





sábado, 28 de febrero de 2015

bienvenidos y bienvenidas a la historia



EDICIÓN: ESTE POSTEO LO ESCRIBÍ EL SÁBADO PERO ME PARECIÓ IMPRUDENTE EN SU MOMENTO DEJARLO SUBIDO.
AHORA SÍ ES VÁLIDO.
SI TE JODE, MEJOR.

Llegó nomás, es en unas horas, el gran primero de marzo: como todos los años, vamos a estar ahí, en el Congreso, para darle el puntapié inicial al último gran partido de la Jefa.
Lo hicimos siempre, y esta vez lo vamos a hacer más grande, más lindo, más cariñoso, más feliz, con más ganas y con más fuerza que nunca: somos lo que siempre fuimos, y vamos a seguir siéndolo para siempre.
Le guste a quien le guste (y por lo visto, le ha gustado a una enorme mayoría, desde 2003 hasta ahora).

Entonces ahí estaremos, celebrando.
¿Pero qué festejamos?
¿Estamos todos locos?
Tengo una mala noticia: no existe el apoyo a un modelo, no existe ser más o menos kirchnerista, si no se tiene acción real militante.
Apoyar a un modelo, sin tomar cartas en el asunto, sin hacerse cargo de lo que a uno le toca como actor real en este asunto, es lo mismo que decir "soy de tal equipo, pero no me gusta el fútbol".
Pero mis queridos y queridas, esto no es fútbol.
También, ojo, podés ser un runfla cualquiera que se la pasa twiteando sobre el modelo, y cuando te pido por favor un favor, una mano, una moneda o una leche, que no es para mí sino para el barrio, te hagas bien el pelotudo o la pelotuda, porque tenés mejores o más cosas que hacer, y ves pasar los twits y los posteos de Facebook que hacemos a los gritos, dentro del proyecto, con los pies en el plato, uniendo y organizando.
¿Qué unimos y organizamos desde Vatayón?
Unimos a tu bolsillo, si no querés moverte o no podés, con la necesidad.
Organizamos que eso, sea limpio y claro, fuerte y concreto, y así tenés una gran oportunidad de poder decir que diste una mano, y no le habrás sacado el culo a la jeringa.
Ojo: también puede ser que seas funcionario y que consideres que bastante es lo que estás haciendo, o puede ser que consideres que bastante quilombo tenés como para darle pelota a lo que pide el barrio y nosotros reproducimos, pero bueno, el "ya di" corre para todos.
Disculpen si esto suena medio enojado, pero hay tanto chanta dando vuelta, tanta estrellita que habla del otro, que habla de la honradez, que habla del bien, que habla del Gobierno, que, contratados o no, los ves ahí, engordar y hacerse los boludos, porque ser kirchnerista, está bueno.
Y de eso no tenemos dudas.
¿Acaso nos creemos los militantes ser mejores que los que no militan?
Ni a ganchos.
Pero atenti: tu apoyo en internet y sólo eso, no sirve para un carajo.
Enterate: siempre podés hacer más, con 20, 50, 100 o 1000 pesos, para que el proyecto sea el que engorde y no tu barriguita caliente que nadie negará jamás que te la ganaste con el sudor de tu frente (más el sudor de unos cuántos que tienen calor cuando hace frío y tienen frío cuando hace calor).

Yo a vos te quiero mucho, y por eso te lo digo, y por eso te cuido y por eso te pido: es ahora, el domingo en la plaza va a estar re bueno, pero es tan estéril y tan flácido como puede haber sido el 18F, si lo único que hacés es ir a la plaza a celebrar.
Nosotros los militantes, no vamos a celebrar lo bueno que hizo la Jefa o lo mucho que la queremos, sino que vamos a celebrar ser kirchneristas, ser una pequeña, realmente minúscula parte de todo esto, pero parte al fin: yo podré decirle al tiempo dentro de mucho, que tuve que ver con ésto, que hice tal o cual cosa y que de este modo entendí que estaba construyendo derechos, bancando este proyecto y entendiendo en la cara que la Patria, es el Otro y la Otra.
El sentido de otredad en el kirchnerismo es la mejor manera de entender que solos no vamos ni a la esquina: la organización vence al tiempo, ¿Te acordás?
Fue, es y así será mañana.
Entonces: al 1M vamos todos, pero el otro te necesita todos los días, algún día, pero te necesita ahí.
Poniendo el cuerpo, sacando manos, saltando, luchando y mirándote a la jeta cuando las cosas pasan.

Fue hermoso ser militante en las buenas, fue hermoso ser militantes en las mejores posibles (aquel 54%) y fue hermoso resistir (con el perdón de los Verdaderos Resistentes) y fue hermoso aguantar el dolor de las cosas cuando las cosas nos salieron mal, cuando las hicimos mal, cuando nos equivocamos y cuando perdimos al Mejor de Todos.
Pero siempre fue hermoso ser parte de esto, siempre fue hermoso pelear con el taxista, siempre fue hermoso pelear con la señora en la cola del kiosco, siempre fue hermoso pelear en algún programa de televisión, siempre fue hermoso clavar la pala en la tierra, siempre fue hermoso abrir una calle, siempre fue hermoso llevar una leche, siempre fue hermoso llevar unas ropas, siempre fue hermoso poner caños para que el agua corra mejor, siempre fue hermoso hacer zanjas, siempre fue hermoso todo lo que fue hermoso, incluso las veces esas en las que nos dejaron con el culo para arriba los nuestros.
Porque todo esto es nuestro, y a esto lo tenemos que defender poniendo el chope: no hay otra, amigo y amiga, más que hacerse cargo de todo eso, con lo malo y lo bueno, el error y el acierto.
Somos todo esto y mucho más, y tenemos que ser necesariamente lo que tenga que venir.


El primero de marzo muchos de nosotros celebramos lo que hemos hecho, y nos sentimos protagonistas, ni más ni menos que nadie, pero sí protagonistas reales.
Un voto tuyo dentro de un cuarto oscuro o un posteíto hablando de lo genial de este movimiento, lamento contarte, no alcanza, no alcanzó ni va a alcanzar.
Tampoco alcanza con que vayas a la plaza, pero tenés que estar ahí: deseo fervientemente que mis palabras no te caigan mal, sino que te despierten como un bife en la mejilla, y que entonces este puntapié de la Jefa, también sea un sonoro y algo doloroso puntapié en el medio del culo que tenés al final de la espalda que suele estar cómoda y empieces a dar mucho más que todo, mucho más que lo mejor de vos, por todo esto que tanto, pero tanto tanto tanto tanto te gusta y te hizo bien.

Esto es ahora.
Si para vos empieza el 1M, bienvenido y bienvenidas todos y todas.
Estamos a tiempo de seguir escribiendo la historia de amor más linda que nos haya tocado vivir.

VENÍ.


viernes, 27 de febrero de 2015

1M



Yo me enamoré de un hombre.
Un hombre que a veces lo quise más que a mi padre, pero nunca más que a mi patria.

Yo quise a este tipo y lo conocí, lo viví, lo tuve mano a mano, aunque nunca nos hayamos visto en la puta vida 
(ni en la puta muerte).

Yo conocí a Néstor en un chico que se reía, y lo viví en una nena que dormía con la panza llena.

Yo tuve mano a mano a Néstor en todos los compañeros y compañeras que todos los días como podemos, como no podemos, como queremos y cuando más nos queremos, tratamos de levantar bien alta la buena palabra que tiene que ser la política, aunque muchas veces siga siendo mala palabra.

Yo a Néstor lo quise porque lo admiré, porque sé lo que hizo y porque lo que hizo dura para siempre: no será cierto que lo malo dura una eternidad y lo bueno muere con los huesos, si todas las cosas buenas podemos hacerlas inmortales.


Yo sé que como tantos otros, cuando miramos un video de Néstor, cuando lo recordamos, cuando hablamos de él, y cuando brindamos en su nombre, que hablamos como si hubiera sido un pariente nuestro, un tío al menos, pero alguien al que quisimos y vamos a seguir queriendo, y que no vamos a permitir que jamás nos digan ni mierda del Néstor, nuestro inmortal Néstor, que no es otro más que la nafta de Cristina Fernandez de Kirchner, nuestra Jefa, su mejor amiga, su compañera, la que hace que 
Néstor nazca todos los días, como hoy, y siga estando en cada medida, en cada guiño, en cada gesto.

Néstor era peronista, y era un peronista como sólo puede ser peronista el Pueblo.

Hacía como Evita, decía como el General, pero vivía como Néstor y gobernaba como Cristina, antes que ella.

Y por favor, no nos pidan que no lo extrañemos, que no lo lloremos, o que no lo recordemos mirando siempre sobre nuestro hombro esperando que aparezca ahí con sus sacos cruzados gigantes, su pelo siempre despeinado y sus chicanas pejota.

No nos pidan que jamás olvidemos a ese tipo que vino, vió, venció y se fue al silencio más gritado del país.


Néstor es para siempre, si nosotros vivimos como Néstor.
Y morimos como él.


VIVA NÉSTOR.



viernes, 13 de febrero de 2015

el mejor escenario

LA IMPUTACIÓN

Toda vez que desde algún poder se intenta generar un baruyo, el pato siempre lo paga el gran bonete: jamás verás que hay una marcha, un acto o una movida judicial a favor de los pobres.
Tampoco vas a ver marchas porque los que no tienen tengan algo, o alguna marcha para que los que tienen hambre dejen de tenerlo.
Lo que sí vas a ver, y vos elegís si te tapás los ojos o no, es que quien trabaja, hace y genera el escenario para que no haya marchas de este tipo (¿Te acordás que las hubo y muchas, no?) es el Gobierno de esta gran Nación, que desde hace muchos muchos años, es kirchnerista.
Como yo.

No es casual que un fiscal (y los fiscales son los únicos convocantes reales a la marcha del 18 de febrero, el resto es elenco estable y tramoyerismo) impute a la Presidenta en una causa que está amañadísima y que no tiene gran sustento en la realidad.
No es casual que lo haga hoy viernes, a sabiendas de que tenemos todo el viernes, todo el sábado, todo el domingo, todo el lunes y todo el martes para aterrizar en el miércoles 18 de febrero con una carga simbólica de imputación grave y así lograr la mejor publicidad posible para una marcha que según lo que dicen los fiscales, es para homenajear a Nisman.
¿De qué otro modo se puede homenajear a Nisman, puesto que estos hombres probos de sobrada valía lo único que buscan es la verdad más pura y absoluta y sin vicios políticos? Haciendo caso y lugar a la denuncia presentada por el fallecido fiscal, y estirando un poco más la masa de esta pizza.
Por eso, no es casual, y no sólo es lógico lo que sucede: es el obvio proceder que guarda cierta corrección en los tiempos.




El Fiscal imputa, dicen, pero en realidad el fiscal ACUSA y quien tiene que imputar o no, es el Juez.
Estimo que el Juez, ya que jueces y fiscales aprueban la marcha, también hará lugar a dicha imputación. Y luego de la imputación, vienen las pruebas y la investigación: eso, y no otra cosa, es lo que queremos nosotros, lo que pedimos nosotros y por lo que rogamos a los gritos antes de que muera el Fiscal. Porque nosotros más que ninguno pedimos que la audiencia que nunca fue, se vea en Cadena Nacional, o al menos sea pública y televisada. Porque nosotros más que ninguno queremos que no quede sospecha alguna sobre nuestra inocencia: queremos que todo el país compruebe de la mano de los fiscales y jueces y el poder judicial, que la denuncia de Nisman es un flan con tornillos, que no existe elemento probatorio más acá de escuchas entre dos 8 y 9 de bastos en la partida de un truco lleno de guiños y bluffs, sometida a la realidad relativa de la interpretación de la ley y de la causa, por un fiscal y su equipo de servicios de inteligencia, ajustada al sentido común, por la presunta veracidad que le da una página de internet que se dedica a hacer operaciones.
Como muestra, dos botones: la foto que aquí adjunto, y este posteo: http://hombremuerdeperro.blogspot.com.ar/2015/01/como-desinformar-en-dos-simples-pasos-y.html


Según Nisman, "La intermediación de Larroque entre Cristina Fernández y D´Elía quedó evidenciada ante la opinión pública en general" por esa página web. 
No existe en las 290 páginas de la denuncia y sus pruebas ninguna otra cosa más que esta mención.


Así las cosas, el hecho concreto de la acusación con posterior imputación, en el mundo real, es una eventualidad judicial que responde a las formas y los tiempos de las denuncias, y algo que jamás podemos perder de vista, que es que la Ley siempre está sujeta a la interpretación de las personas, que pueden estar o no de acuerdo con la Justicia Para Todos, que pueden estar o no de acuerdo con Nisman y que pueden estar o no de acuerdo con las políticas de este Gobierno.
Y opinar opinamos todos, solo que algunos tienen la birome roja en la mano.

SI LA TOCAN A CRISTINA

Muchos compañeros de muchísima buena fe piden marchas, piden abrazos a la Rosada, piden ir a Entre Ríos a bancar a la Jefa, piden salir a la calle.
Y todas esas expresiones están bien, son nobles y correctas.
Muchos de nosotros desde hace más de cinco años estamos militando los barrios con más o menos tiempo, como se puede, por fuera de las redes: siempre lo hicimos con el mismo objetivo, que es el de acercar al Estado al pueblo, y el de entender que eso era bancar al Gobierno, y fundamentalmente bancar a la Jefa. Muchos de nosotros que cantamos que si la tocaban a Cristina, qué quilombo se iba a armar, lo hicimos (lo hacemos), pensando la realidad desde una complejidad que para nosotros es moneda corriente: siempre estuvimos bajo ataque, por suerte o virtud, y siempre tocaron a Cristina.
La tocaron cuando fue Néstor, la tocaron cuando fue Cristina.
La tocaron cuando el kirchnerismo miró a la pobreza no como algo extraño sino como algo a resolver, cuando nos metimos con el agua de los tiempos pasados hasta el cuello en barrios devastados por la nada, y ahí fuimos a dar la cara, a dar amor, a dar un plato de comida, a dar jubilaciones, asignaciones, salud y contención.
Muchos y muchas recién ahora vemos que el ataque empezó hace mucho, y fue un reflejo de defensa ante el ataque que le hicimos desde el Kirchnerismo al Poder Real: hincharé mucho los huevos con esto del Poder Real, pero el Poder Real existe y está por encima de cualquier presidenta o presidenta de cualquier nación democrática.
El Poder Real es siempre económico, está en todo el mundo y a veces parece invencible: tiene cara de yankee y oligarca, pero eso es sólo una apreciación estrictamente personal.
Al Poder Real, a los dueños de la pelota de guita, este gobierno nunca le gustó, y mucho menos le va a gustar el pobre, el negro y al que le faltan los dientes.
Por eso, el día que haya una marcha en la que la calle salga a la calle, ahí estaremos.
Porque cuando el fuego crezca, quiero estar ahí.
Y la gente hermosa, buena y bonita, educada, que promueve la válida marcha del 18 de febrero, no es la misma gente fea, negra, pobre y sin dientes, que cuando golpea las puertas del País, lo atiende Cristina.
La gente buena, blanca y alta que dice que Cristina es una yegua chorra cucaracha que mató a Néstor y luego mató a Nisman, difícilmente quiera pensar en el cholo del altiplano que vive en Capital Federal, porque prefiere dejarse pensar por lo que le dicen que se deje. Y se deja.
Deberían saber los que le vienen pegando a Cristina, los que la tocan todos los días, que quizás no, pero quizás sí, un día pueden hacer enojar a esas bases.
Un día pueden hacer enojar a las Asignaciones Universales por Hijo, y a sus hijos, o a los hijos de sus hijos.
Y ese día, ay, ese día dónde irán a parar todos estos hombres santos, mujeres de la ley, maravillas diplomáticas con vuelos internacionales y balas rasantes de fotocopiadas actitudes. No lo sé.
Mientras tanto, se van a seguir dejando pensar por los demás. Pero nosotros estamos ahí, en el fuego.
Por eso te pido, compañero y compañera, o kirchnerista crítico, o lo que sea: es ahora, porque fue ayer, y es todos los días. Salí a la calle, en paz y con las manos llenas de amor. Hablá, no te calles, no te enojes, dales la razón en una y explicales tres. Eso es mucho más importante que juntarse en una plaza o comentar en Facebook para que todos tus amigos kirchneristas te pongan me gusta, porque eso, va a ser algo que hacés por los demás y no para tranquilizarte vos.

Más acá, el primero de marzo Cristina inaugura la sesiones ordinarias, como todos los años.
Ahí de mínima, tenemos que estar todos.
Y todos, es TODOS.


LO QUE DEBES

Así las cosas, convoquemos a hacer más cosas por el otro. Por el que no tiene Facebook. Por el que no tiene amigos en ninguno de los tres poderes. Por los que están vivos, en nombre de los que están muertos. Por los que no tienen voz ni canales de tele. Por los que no tienen ni computadora. Por los que tienen Asignación Universal Por Hijo. Por los que disfrutan el fútbol para todos. Por los que están mejor. Por las que pudieron hacer crecer su casa en la villa. Por los que tienen trabajo. Por las que trabajan en blanco. Por las que hoy tienen todavía hambre. Por las que no tienen trabajo. Por las que trabajan en negro (para los blancos). Por los que están conformes. Por las que se van de vacaciones. Por los que no conocen el mar. Por las que no saben leer. Por los profesionales. Por los doctores. Por lo injusto, lo malo y lo incorrecto. Por todo eso que sabemos bueno y por lo que se entiende rápido y se resuelve urgente. Por amor a tu suelo y por hermandad con los hombres y las mujeres que todos los días gastan plata en algo. Por cariño a tus abuelos y abuelas, por afecto con la vida que te queda y la vida de los demás. Por tus hijos o los hijos de los demás.
Pero NUNCA, por vos.
Alzá tu vos, gritá, no te quedes en silencio, nunca más.
Esto es para siempre.




LOS PASOS LEGALES
(fuente: http://www.palabrasdelderecho.blogspot.com.ar/)

1. Respecto al tema de momento -la imputación a la Presidenta- caben señalar algunas precisiones para el público ajeno al Derecho.
2. El escrito presentado por el Fiscal Pollicita es un requerimiento de instrucción, paso necesario para comenzar una investigación penal.

3. El Ministerio Publico Fiscal es el titular de impulsar la denominada "acción penal", por eso, es necesario que un fiscal decida avanzar.

4. En un proceso penal, cuando se formula una denuncia es necesario darle vista al fiscal para que este decida si impulsar o no la acción.

5. Ese paso de esa vista está previsto en el Art. 180 CPPN y cuando recibe la denuncia planteada el fiscal tiene tres caminos posibles.

6. El Fiscal podrá A] Formular requerimiento de instrucción, B] Solicitar su desestimación o 3] Solicitar remisión a otra jurisdicción.

7. Lo que impulsó el Fiscal Pollicita es el inicio de una investigación sobre los hechos denunciados por el Fiscal Nisman.

8. El requerimiento de instrucción debe contener -básicamente- una relación circunstanciada de los hechos y la indicación de los imputados.

9. La imputación no supone, bajo ningún aspecto, culpabilidad. Es el señalamiento de una persona bajo una hipotética conducta delictiva.

10. Esa imputación es lo que se deberá tratar de comprobar o desechar a lo largo de la instrucción penal (investigación).

11. Si a lo largo de la investigación se considera que, con los hechos imputados y la prueba, hace mérito se dicta un procesamiento.

12. El procesamiento tampoco supone culpabilidad sino elementos que harían pasible a la persona imputada para concurrir a juicio oral.

13. El Procesamiento, desde luego, se puede apelar y una Cámara puede revocarlo, anular las actuaciones, etc.

14. Supongamos un procesamiento, la Cámara lo confirma y el juez considera que la investigación está terminada la dará vista al fiscal.

15. Allí el fiscal tendrá 3 caminos: A] considerar no completa la investigación, B] pedir sobreseimiento o C] requerir la elevacion a juicio

16. Si el fiscal requiere elevación a juicio el juez resolverá su elevación y, cuando eso pasa, cambian parte de los actores.

17. Deja de actuar un juez y fiscal de instrucción para darle lugar a fiscal y tribunal de juicio oral. Otra etapa procesal: la de juicio.

18. La persona, aunque llegue procesada a juicio, sigue presumiendose inocente hasta condena judicial firme.

19. Es decir que debe ser condenada por un tribunal oral y no debe estar pendiente la resolución de ningún recurso judicial.

20. Recién allí con una condena judicial y ningún recurso pendiente es que, en nuestro derecho, podemos decir que es culpable de un delito.

viernes, 30 de enero de 2015

cómo desinformar en dos simples pasos (y la fuente de la verdad absoluta)

Batman tuvo a Robin.
El Joker a Harley Quinn.
Bart tiene al Ayudante de Santa.

Y Clarín tiene a La Política Online.

¿Qué hace esta página que usó Nisman para argumentar que existía relación entre dos tipos que hablaban por teléfono con el Poder, como vemos en esta captura?



Simple:
1- Argumenta basándose en sus propios argumentos previos.
2- Argumenta algún tipo de dato (que puede o no ser dudoso) que se contradice con lo que quieren decir, y abusan del "como sea" para decir "me importa tres pepinos lo que acabamos de escribir, porque lo que en realidad te quiero decir, es esto, sea como sea la verdad".

Una simple búsqueda en google arroja que, como sea:




Para luego usar de fuente la cantidad de humo que haya sido usada por el mismo medio, como explicó:





Para finalizar a la data dura, con las míticas "fuentes":










Una distancia para nada desdeñable entre la verdad y lo que se infiere o se quiere decir.
Una distancia tan profunda como la que existe entre la ausencia y la eternidad.


viernes, 23 de enero de 2015

vení





Apenas explotó la muerte de Nisman, todos nos quedamos callados, helados, petrificados, asustados y sin saber qué carajo acababa de pasar.
Nisman, un personaje que declaradamente estaba en contra de CFK y el Gobierno, había metido una denuncia gravísima acusando a a tres funcionarios del gobierno como encubridores: la Presidenta, el Canciller y un Diputado.
Todos nosotros durante la semana y el fin de semana, habíamos pedido a los gritos, en las redes, formalmente y como pudimos, que la declaración que el Fiscal iba a dar el lunes sea pública, preferentemente por Cadena Nacional.
Porque nosotros queríamos saber todo: nosotros el pueblo, nosotros militantes, nosotros el FPV, nosotros funcionarios, nosotros la Presidenta.
Y así pasamos de los gritos al silencio.
De querer saber todo, a entender que no sabíamos nada.
De considerar poderes a los poderes a conocer al macabro y oscuro poder real actuando en nuestra cara, de frente manteca. Corta la bocha.
Fijate: desde que encontraron a Nisman muerto, no hubo más hechos de inseguridad, no hubo más aumento en los supermercados, tampoco hubo más boom de vacaciones, no hubo más escándalos en la costa en las comedias teatrales picantes, no hubo más Patria o Buitres, no hubo más Lear, no hubo más accidentes, motochorros, secuestros, el caso de Lola no importó más, lo de Benedict menos, se escondió que a Lázaro Báez le desestimaron una denuncia en Suiza, y el mundo siguió girando, el planeta tardó un par de días en hacerse eco real de la gravedad de la noticia y no mucho más.
Todos hablamos de Nisman. Los que opinamos hablamos de Nisman, y los que opinan habitualmente y no opinaron más de este tema, opinan más aún sobre lo de Nisman.
Que no es ni "lo de Nisman".
Es asunto tuyo.
Es asunto nuestro.

Podríamos estar jugando hasta el hartazgo (mentira, nunca nos hartamos de querer llamar la atención, nosotros, en tanto "nosotros los humanos"), acerca de qué pasó, cómo sucedió tal o cual cosa, develar el caso, hablar de policiales, comentar cosas con ínfulas y vocabulario académico, "investigar" como investigan muchos periodistas, leyendo cosas en Twitter y luego repitiéndolas como si las hubieran detectado ellos, leyendo teorías y fundamentalmente, eso que tan bien nos sale: encontrando culpables.

  • Se sugirió que fue "El Gobierno": a nadie le afecta más esto, que al Gobierno. Si se descubre que lo que sucedió fue un asesinato, y aparece una persona confesando, para la opinión pública, ese hombre al que mataron lo mataron luego de acusar a la Presidenta y el hombre que confesó lo hizo bajo presión del Gobierno.
  • Se sugirió que fueron "los servicios despedidos": esto también, le afecta al Gobierno. Por más que este Gobierno haya sido el que pasó a retiro al elemento "Jaime" Stiusso, quien estaba desde 1972 en las fuerzas de inteligencia, y que quizás ello haya desatado algún resorte, las agencias de inteligencia son parte de "El Gobierno" para la opinión pública, por más que las agencias de inteligencia de todo el planeta le responden nada más que a sí mismas. A eso muchos lo llamamos el Poder Real, por más que algunos supongamos o entendamos que detrás de cada poder real está siempre, pero siempre, clavado, Estados Unidos. En Estados Unidos las agencias de inteligencia se manejan con una autonomía pasmosa, que siempre pasa por encima de los gobiernos que van y vienen. Vaya como recordatorio, el siempre estimulado caso de Kennedy que se cree, entre tantísimas otras probabilidades pero como la más fuerte, que quien mató a ese hombre fueron "los servicios". Los servicios son seres oscuros, que manejan mucho dinero, que manejan más que dinero, información y la información es poder. Todo lo que haya hecho alguien relativamente visible, estas personas lo saben. Y así como es importante tener agentes de inteligencia, es importante tener policías. Y bien sabemos que en muchos casos, la delincuencia existe porque existe la policía. Así las cosas, el sentimiento de indefensión de la "gente común" ante la voluntad de hacer daño de estas personas, es enorme.
  • Se sugirió que se había suicidado: por ahora y el por ahora en estos días corre como bronce fundido, nada indica del todo que no haya sido un suicidio. Por ahora y lo que sabemos las personas de a pie, es que el tipo se murió. Aún si el tipo se hubiera suicidado, esto también afecta al Gobierno: el hombre denunció al Gobierno y su cadáver señala a gritos a los denunciados. Haya muerto como haya muerto.
  • Se sugirió que fue un suicidio inducido: hay múltiples maneras de inducir un suicidio, y nunca son como muchos creen como en las películas de recontra espionaje que te mandan un chip en el cerebro y luego mediante ultrasonido(?) te dirigen. Pero todos leímos novelas y todos queremos ser protagonistas. Así es que pueden haber llamado al hombre a un celular y haberle dicho que su familia estaba amenazada, haberle hecho escuchar a algún familiar para demostrárselo y haberle dicho que se pegue un tiro ya o le mataban a ese familiar. Si así hubiera sido, esto también afecta al Gobierno.
  • Se sugirió que hay algo pasional con quien le dio el arma, este tal Lagomarsino: el entramado pasa de policial a culebrón. No obstante, si así fuera, también afecta al Gobierno.
En cualquier escenario, y podríamos estar tirando postas durante dos semanas, esto afecta al Gobierno: si lo mataron o se mató, el timing fue preciso. Un día después de declarar o en el mismo día de declarar, una muerte o un suicidio del fiscal,  habiendo presentado unas denuncias muy flojas que a lo sumo, pueden involucrar muy lejanamente a dos o tres personas que no tienen relación con el Gobierno con una operación de calibre internacional, no hubiera tenido el mismo impacto que hacerlo antes. Hay algo que es un dato duro: alguien mató a Nisman. Puede haber sido él mismo, o puede haber sido alguien más, pero en cualquiera de los casos, es una muerte que impacta directamente en el Gobierno, y una muerte que, otro dato duro, no fue bajo ningún concepto accidental.
Hace algún tiempo recuerdo haber comentado (no recuerdo dónde), que para que se realice el mal, sólo es necesaria la voluntad.
Un hombre que decide fríamente cambiar de mano en una ruta para chocar a un micro. Hasta que lo detienen.
Un hombre que decide fríamente salir con un cuchillo, entrar en una discoteca y acuchillar a diez personas en silencio. Hasta que lo detienen.
Una mujer que tiene un arma, que se para en Cabildo y Juramento y vacía su cargador en la gente que viene y que va. Hasta que la detienen.
Una mujer que decide en cualquier acto con público, disparar y disparar.
Este tipo de análisis barato y de café, necesariamente nos implica en el remanido escenario de la inseguridad: el mal existe, y no siempre es culpa ni del Gobierno, ni de la policía, ni de las fuerzas del orden. La voluntad te invita a hacer el bien o no hacerlo, a hacer el mal o no hacerlo. Y seguramente para cuando quien te tiene que detener y controlar lo hace, es demasiado tarde. Pasó ahora, pasa desde que el tiempo existe.
¿Podría haberse prevenido algo como lo de Nisman?
Claro. Por eso tenía tantas custodias.
¿Hubo alguien que tuvo la voluntad de descuidarlo? Quizás. ¿Hubo alguien que tuvo la torpeza de descuidarlo y en ese interín se atentó contra la vida del Fiscal? Quizás, pero sería demasiado.

La denuncia, fue contra el Gobierno: sigue en marcha, todo el material sigue adelante, y los que la leímos, podemos creer o no que está floja. Uno no es abogado, pero la nota endeble a simple vista.
La muerte de Nisman, fue contra el Gobierno: el daño no está del todo hecho, porque la operación real recién empieza. Recién empieza la instalación mediática en personas de buena fe, acerca de que el Gobierno fue el que se cargó al Fiscal. Recién empieza la instalación mediática de que los funcionarios se contradicen, sugiriendo que si se contradicen, es porque están ocultando o mintiendo, siendo que la Justicia que es quien está investigando y liberando o encontrando información, en un país como el nuestro con un sistema como el nuestro, no depende del Gobierno. Y de hecho, está abiertamente enfrentada con el Gobierno.

Este atentado (me permito llamarlo así), es contra el Gobierno.
Y bien bueno sería que todos y todas comprendamos que si el Gobierno se cae, se cae el Estado (que somos todos, y no el Gobierno).
Yo no tendría problemas en perder una elección por inútil, o perder una elección por haber administrado mal los destinos de la Nación. Yo no tendría problemas en perder, aunque lo odio. Yo no tendría problemas en dar la batalla en todos los frentes políticos. Pero perder una elección porque se asesina, no son mis códigos. No son las lides de la arena política que uno eligió.
Y fundamentalmente, no es justo.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la visión sobre lo que es la Asignación Universal por Hijo.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la visión de las jubilaciones.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la relevancia histórica de los trenes nuevos.

Y aquí es donde debemos ver que no es justo que por un asesinato de un Fiscal, quien pierda no sea el Gobierno, sino las personas que perciben estos derechos adquiridos que ejecutó este Gobierno.
Eso no es justo.
Y nadie de buena fe puede estar de acuerdo con ningún movimiento que esté por fuera de cualquier situación democrática.

Dicho esta enorme, enormísima introducción, me quiero referir a otra cuestión.
Siempre dijimos que si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar.
Acá no sólo están tocando a Cristina, sino a lo que ella representa: todos los que militamos, creo, sabemos que Cristina es la Jefa, pero no militamos por ella sino con ella. Ella es la que representa lo que nosotros queríamos, lo que nosotros hacemos. Ella es la que nos dice para dónde ir. Como fue con Néstor, es con ella. Como fue con el General, como fue con Evita.
A Cristina y a todos nosotros, la tocaron y nos tocaron cuando murió Nisman: no antes, no con esa denuncia. Cuando murió Nisman.
¿Es este el momento para ser más kirchneristas que nunca? ¿Es este el momento para salir a militar con más fuerza, tratar de sumar compañeros, contener a otros y hacer un frente enorme común?
Por supuesto que sí. En las buenas estuvimos siempre, pero en las malas, entiendo que también.
Y nunca estuvimos más en las malas que con todo esto que nos están tirando: un muerto, una operación posterior comunicacional infernal y todo lo que vendrá en los próximos días. Quizás sea demasiado incrédulo, pero me da la sensación de que recién empieza el golpe DURO.
Tenemos una jueza antik, una fiscal con pocas luces y unos agentes de la ley distraídos.
Tenemos otros errores.
Tenemos a mi entender, un error comunicacional bastante grave, que es la no aparición de Cristina en vivo. Yo quiero que Cristina hable. Yo querría incluso, que se ofrezca a dar una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, sin límite de preguntas ni temas. Porque yo confío, tanto como confiamos tantos, y tanto como confiaron muchos más antes de que las papas quemen.
Si fuera exagerado, querría incluso que Cristina sea la que hable todas las mañanas, en lugar de Capitanich, mientras esta tremenda operación está en marcha.
Yo quiero eso, y creo que muchos y muchas lo necesitamos.
Correrse, hoy, del apoyo, o de la militancia, o de la inclaudicable lealtad que nos caracteriza, es lo más cómodo posible: nunca necesitó más Cristina de nosotros, y nosotros de ella.
Esto, es ahora.

Vos, que te alejaste hace un tiempo porque te jodía Milani, volvé.
Vos, que te alejaste hace un tiempo porque no te gusta Scioli, volvé.
Vos, que te fuiste porque Berni te parece un mamarracho, volvé.
Vos, que das el apoyo pero con críticas, guardá las críticas hasta más adelante, y vení.
Vos, que estás enojado por Monsanto, sabé que si algo se cae, todo lo malo sube.
Vos, que desde la comprensible y perfecta comodidad de tu hogar siempre apoyaste al proyecto, vení a poner el cuerpo y las manos. No te va a pasar nada malo, y todo está bueno en la militancia.
Vos, que te fuiste porque te ofendió el cambio de posición del Gobierno respecto a Bergoglio, vení de nuevo.
Vos, que estás cansada, vos, que te pusiste de novia, vos, que tuviste un hijo, vos, que te enojaste con tu referente, vos que te quemaste con Insaurralde, vos que te engranaste con un compañero y lo odiás, vos, que odiabas a tu agrupación, vos, que te enojaste porque se fue Moreno, Garré y quien sea, volvé.
Por todo eso que te hizo estar cerca.
Por todo ese pueblo que te creyó que nunca te ibas a ir.
Por todos esos niños y niñas que todos los días te esperan y que no leen el diario.
Por todas esas Madres y Abuelas que nunca bajaron los brazos.
Por todos esos desaparecidos y compañeros y compañeros caídos.
Por todo el futuro que tenemos enfrente.
Por todo lo que falta.
Agarrá la remera de tu agrupación, levantá bien altas tus banderas, porque nada, nunca, nadie, ni la muerte, nos frenó.
El barrio te espera.

VENÍ.