miércoles, 23 de mayo de 2018

MENTIRAS






Es mentira que el país en 2015 estaba quebrado. Los documentos presentados por el Gobierno a organismos internacionales demuestran superavit. Las mediciones de los mismos números un año después por el INDEC de Macri también dan números favorables. Por último, la rendición de cuentas que hace el gobierno saliente ante el gobierno entrante, auditados en su totalidad por el nuevo gobierno un año después, también dieron a favor del país.

Es mentira que no dijeron cómo estaba el país porque salieron a buscar dinero afuera. Esta mentira la dijo Vidal, y no es cierta por un simple motivo: no entró dinero de afuera salvo deuda para la timba financiera. Los que gobiernan ahora se la gastaron toda, se la llevaron a cuentas afuera, y la vamos a tener que pagar todos y todas durante muchas décadas.

Es mentira que la timba financiera en algún momento le hace bien al pueblo. El pueblo sos vos, el pueblo somos todos, desde el taxista gorila hasta el chino del supermercado.

Es mentira que hay que sufrir económicamente para luego estar bien. Eso lo dicen los que se la están robando toda. No seas idiota de creer semejante mentira, jamás en tu vida pasó nada en esa línea, salvo que me digas que es bueno que te corten las dos piernas con gangrena para no morirte. No está mal ser idiota una vez, dos veces, tres veces. Ser idiota todo el tiempo está mal.

Es mentira que había crisis energética y que por eso aumentan las tarifas. Las tarifas aumentan porque se la están robando toda las empresas, amigas del gobierno.

Es mentira que sea un gobierno de CEOS exitosos que vinieron a hacer patria: son CEOS horribles que eran segunda línea en filiales y vinieron a hacer la américa, no patria. Los verdaderos CEOS de esas empresas no son argentinos, se la llevan en carreta y usan como preservativos a estos delincuentes que en posiciones de poder les habilitan el defalco, el choreo, y le lavan las manos a los chorros, corruptos y asesinos en todas las líneas empresariales, políticas y judiciales.

Es mentira que el gobierno anterior se robó todo. El gobierno anterior no robó: hubo gente que robó en el gobierno anterior, se supone, y todavía no se sabe hasta que terminen los juicios. Si hubiera habido mucha gente que robó en el gobierno anterior, no justifica el robo que hacen ahora pero fundamentalmente, no justifica que ahora le hagan pagar a la gente más de luz, gas, agua, nafta, cosas en el supermercado, escuela, salud, peaje, colectivos, trenes, subtes y que no aumenten el sueldo. Decir que el gobierno anterior se robó todo sirve para poder robarte todo en el medio de la cara y que vos aplaudas como un pelotudo.

Es mentira que la economía avanza. La economía está cada vez peor, las condiciones laborales son cada vez peores porque maltratan, forrean, negrean y destrozan los derechos de los trabajadores y trabajadoras con la amenaza de no conseguir otro trabajo si pierden el que tienen, en las condiciones de mierda que lo tienen. Esas amenazas pueden ser explícitas o implícitas, pero recorren lo largo y lo ancho del país en todos los ámbitos laborales, son el susurro en la oscuridad, y el comentario en los baños del laburo o en la hora de la comida, es lo que se dicen las parejas a la noche cuando hacen cuentas, y sueñan con un día estar mejor: no hagamos nada porque la cosa está jodida y al menos tenemos laburo. Esto lo saben los patrones, lo saben en el ministerio de trabajo que está infestado de delincuentes y lo saben en el gobierno. Saben que tenés terror. Pero con este sistema, este gobierno, ese terror no lo vas a perder jamás.

Es mentira que el país esté creciendo. El país se está achicando a lo loco, se venden propiedades físicas estatales todos los días, se subastan a empresas y lo podés ver en el Boletín Oficial. Del mismo modo, se achica porque se toma deuda, y si un día no hay plata para pagar la deuda, van por la tierra, el agua, los pozos y el país. El país está en terapia intensiva pidiendo una deuda ilegal, decidida por un grupo de delincuentes y piratas. Si se hiciera un plebiscito para ver qué prefiere la sociedad, seguramente salga en un 80% no tomar deuda, pero al gobierno no le interesa lo que pensemos porque nos considera una masa idiota, fofa y amorfa que asiente todo el tiempo ante la bota del poder, ora bota policial y milica que te asesina y mete preso, ora bota económica.

Es mentira que haya habido gradualismo por decisión de diseño de política económica. Hubo un ajuste brutal en todo sentido, suelta de dólar y toma de deuda, además de hacer que los que más tienen paguen menos, tributen menos y se distribuya menos el dinero. Lo que no hicieron fue despedir a todos los trabajadores del estado en el día uno, matar a todos los kirchneristas ni meter presos a todos los morochos, porque si hacían una de las tres cosas, se tenían que ir. Ahora asustan con que se terminó el gradualismo porque no les queda otra que ajustar todavía más fuerte a cambio de los dólares del FMI. Los dólares del FMI se van a ir por la canaleta de la especulación, no llegan nunca acá, se mueven entre bancos, desde un banco yankee a un banco argentino de nuevo a un banco yankee. Fin, no la vista nunca, pero la debés.

Es mentira que en el mundo nos admiran y quieren venir a invertir. No quiere venir nadie a invertir, admiran a Messi, a Maradona, un poco a Boca y listo. Se creen que somos una provincia brasilera o chilena. No estamos en el radar de nadie en términos comerciales, salvo para venir a llevarse el dinero.

Es mentira que sea bueno ofrecer intereses altos para bonos. La cosa es así: vos poné tu plata para que el gobierno la use para pagar deuda, que te devolvemos el total más el 40% de lo que pusiste. O el 42%, por ahora. Cuando llega el momento de devolerte eso, el gobierno corre un poco más la vara y te dice que si dejás esa plata (que ya no existe) un tiempo más, te paga ya no el 42%, sino el 46%. Como a vos no te interesa la plata porque no sos vos, pobre miserable, sino una empresa o un fondo buitre que necesita tener “espalda financiera” en términos de confianza y no de plata física para comprarse un Renault Fluence, sino comprar deudas de países, aceptan ese porcentaje brutal de interés. A la hora de cobrarlo van viendo, o se lo cobran a este gobierno el año que viene o se lo cobran al gobierno que viene, o al que les caiga peor o cuando necesiten hacer quebrar a un país. País al que van a hacer quebrar para… aparecer ofreciendo dinero de préstamo para pagarles a ellos mismos. Al 52%. ¿Entendés?

Es mentira que algo haya salido mal en el gobierno. Vinieron para esto, vinieron para robar, para llevársela, para negociar por arriba, muy arriba, entre la caja de un país rico contra fondos de inversión. Se la reparten, en el camino ministros y empresarios se quedan con una tajada millonaria en cuentas personales, y en dos años están en el Caribe tomando un fernulo revisando en una app en el celular cómo crece su guita.

Es mentira que Vidal ya tenga la elección ganada o que tenga altos márgenes de votos. Es mentira que tiene incluso imagen positiva: es un concepto que están instalando mediante dinero, a periodistas pagos, para instalar a un candidato a lo largo del tiempo. Vidal gobierna mal, tiene la inseguridad por las nubes, no resuelve ningún conflicto gremial ni con docentes ni con nadie, hay cortes de luz, inundaciones, y están haciendo tareas de “bacheo”, de tapar algún agujero, no de hacer calles, de crear nuevos caminos donde no había. Pinta una esquina de amarillo, hace una bajada para silla de ruedas, tapa un agujero y te dice que hizo una calle. Chamuyo.

Es mentira que les preocupa la gente. Les preocupa el dinero, el suyo, y les preocupan los kirchneristas. Usan al kirchnerismo como si fuera algo malo. Dicen “detrás de esa marcha está el kirchnerismo” o “detrás de ese paro está el kirchnerismo”. Y sí. Detrás de cada reclamo, está el kirchnerismo. Detrás de la lucha por los derechos de los y las trabajadores y trabajadoras, está el kirchnerismo. Detrás de la protesta para que estemos mejor, está el kirchnerismo. Nacimos así, con el corazón populista.

Es mentira que el sueldo le gane a la inflación. La inflación va ganando por goleada. El sueldo rinde menos. Podemos comprar menos cosas. Podemos consumir menos cosas. La pasamos peor.

Es mentira que no podamos tener una tele enorme, un celular buenísimo, salir viernes, sábado y domingo, ir a comer tres veces por semana, irnos de vacaciones, comprarnos ropa, zapatillas, jueguitos de play. Es mentira que no podamos tener la estufa prendida todo el año, es mentira que no podamos tener el aire acondicionado a 15°, es mentira que no podemos comprarnos comida al delivery todos los días. Es mentira que no podamos regalarle cosas a nuestros hijos, fiestas a nuestros nietos, e ir nosotros a buenas peluquerías. Es una mentira que instala el gobierno para que no te desesperes, pero en realidad podrías hacerlo si no fuera que el gobierno le permite a los empresarios llevarse más dinero y cagarte a vos. Los aumentos de luz, gas, agua, bondi y cosas, hacen más rico al empresario. Y nada más. Esos empresarios no les pagan mejor a sus empleados. No dan mejor servicio. No hacen mejores productos. Se la llevan y listo. Nunca un patrón porque gane mucho dinero de repente te da más plata a vos. Es mentira. Instalaron eso porque se aprovechan de poder arrebatarte en la cara la bicicleta de tu hija. Y porque se los permitís.

Es mentira que estamos mal pero vamos bien. Estamos mal, vamos mal, y vamos a estar peor. No hay salida salvo un cambio de ideología, un cambio de paradigma, un cambio en el sistema, en el corazón del sistema. Es una pelea de ciegos y locos, porque ambos consideran tener razón, aquella presidenta que tomaba medidas populares y que le daba dinero a la gente, y este presidente que toma medidas impopulares que no le da dinero a la gente. Esa es la imagen: una te daba plata, el otro te saca plata. Es mentira cualquier otra cosa. Las figuras retóricas de metáforas sobre fiestas, borracheras, pedirle plata al cuñado y esas idioteces te las dicen para que vos las asimiles rápido y no te vuelvas loco del dolor, la pena o la furia. Pero son mentira. No existen. La verdad es que una te daba plata, y el otro te la saca, y punto. Te la va a seguir sacando. Su idea es que tengas menos plata, lo avisaron y lo repiten todo el tiempo. Nunca jamás vas a cobrar mejor que lo que cobrabas, tu dinero no va a volver a rendir. Este gobierno piensa así. El gobierno anterior piensa que tenés que tener mucha plata en el bolsillo. Punto. Son ideas. Es ideológico. Son ideologías. Es política. Los dos tiene razón. Vos elegí: tener menos para tener menos siempre, o tener más para tener más hasta que venga otro que te la saque.

Es mentira que íbamos a ser Venezuela. No íbamos a ser Venezuela. No tuvimos nunca la situación social de Venezuela. No tuvimos nunca problemas de abastecimiento. No somos un país del caribe. No nos gobierna un militar. No vivimos de los petrodólares. No tenemos el mismo clima. No tenemos la misma cultura. No tenemos la misma idiosincracia. No le importamos a Estados Unidos. No somos Venezuela. No lo íbamos a ser. No lo vamos a ser nunca.

Es mentira que antes no había libertad de prensa. Antes había libertad de prensa. Cualquiera decía cualquier cosa. Nadie perseguía a nadie. A lo sumo alguien odiaba a alguien y lo decía. Y si te metían una inspección de Afip y tenías todo en regla no había drama, pero si estabas en off side tenías que pagar. No se le perdonó la deuda de Afip a nadie. Por eso ahora están en cana empresarios, porque quedó todo asentado, se prorrogó y le tocó a este gobierno cobrarlo: del mismo modo que le tocó un país con reservas altas y sin crisis social de ningún tipo, ni marchas todos los días por pan, paz, techo y trabajo como hay ahora todos los días en todo el país.

Es mentira que existan periodistas dignos o probos. Todos tiene precio. Las noticias que ves son compradas y vendidas. Los medios que lees son comprados y vendidos. Los señores y las señoras que escriben noticias son mercenarios que por dinero, mucho dinero, o por poder, o por ego, escriben lo que se les ocurre o les piden. Es mentira que alguien crea en algo de lo que dice. Trabajan con servicios de inteligencia o ni eso, que les mandan mails con supuestas investigaciones, que en realidad son datos que alguien tiene sobre determinado tema. La “reserva de fuente” cuando dicen que no la pueden revelar, es porque no pueden decir que fue alguien del gobierno o un espía el que les vendió el dato. El dinero lo pone el periodista para comprar la noticia, o la persona que quiere decir algo para comprar al periodista que con su cara y peinados preciosos, te lo dicen mirándote a los ojos a través de la pantalla de la tele.

Es mentira todo eso, y un montón de cosas más que ya no tengo ganas de seguir enlistando.

viernes, 27 de abril de 2018

¡HOLA NÉSTOR!

Querido Néstor:

No tuve el honor ni la gloria de conocerte.
No te pude dar nunca un beso, ni un abrazo, ni decirte gracias.
No pude verte más que pasar rápidamente delante mío y la única vez que podría haberte despeinado la cabeza fue a la salida de un canal de televisión cuando te subías al auto, pero me pareció que había demasiada gente y que era mejor si me sumaba al cordón de seguridad porque claro, un día te iba a poder ver, hablar, y abrazar. Con los Ramones me pasó lo mismo, no fui a verlos porque seguro volvían al otro año.
Después se separaron y luego se murieron.

La primera vez que conocí a Cristina fue en la Casa Rosada: me había invitado Aníbal Fernández y delante mío, te llamó por teléfono y te decía "Kirchner" y yo no podía creer que del otro lado del teléfono esté ese tipo al que yo veía por la tele y al que había votado no sabía bien por qué, más que por verlo como Uno De Nosotros, como un freak más, como un raro, con el halo que tienen los feos, los descastados, los perros.

Una mañana después de una noche algo complicada me vinieron a avisar golpeándome la puerta que vos te habías apagado. Yo abrí tranquilo pensando que era el del censo pero no, era mi familia, entera, que venía a decirme algo con el cuidado del caso. Yo no te conocía, pero ni de mis tíos me hablaron así, ni de mis abuelos, ni de mi viejo, y ellos, mi familia, mi hermano mayor, mi vieja, ya sabían que yo por vos daba la vida.

Una vez estaba con un amigo con el que nos habíamos juntado a jugar al play y de pronto en la tele dijeron que estabas en Caseros. Yo en Santos Lugares, le pedí a mi amigo que me lleve hasta ahí, y me mandé: nunca había ido a un acto salvo muy muy de chiquito que iba a una básica por una cuestión de curiosidad zoológica de mi familia, porque quedaba cerca y porque a mí me gustaba el quilombo, el humo, la Marcha Peronista y los bombos.
Cuando llegué eludí a dos o tres personas, me hice el que era mío el lugar, y te vi bajar del helicóptero, siempre a lo lejos.
Ese día dijiste la frase que construyó la mitología: "Qué te pasa Clarín, ¿Estás nervioso?".
No la escuché, la vi de noche por la tele, eludí mucho pero no llegué adonde era el acto.

Cien millones de noches después te fuiste, te lloramos, dormimos en el suelo duro como los corazones de la Plaza de las Madres y Abuelas de Mayo y volaste hacia el espacio a conquistar al tiempo y mirarnos con Eva, Juan, Hugo, mi abuela, mis amigos que se murieron cuando eramos chicos y las personas que se convierten en todo.

La gente con vos se reía, era feliz, las calles eran una fiesta, y estábamos mejor y punto.
Cristina metió más fuerte el cuchillo que vos dejaste clavado y por eso, por ella, es que a vos te quieren hacer pagar la cuenta que nunca jamás pagan los chantas que siempre fueron poder y hoy gobiernan.
Pero ellos no importan. Ellos no duran. Ellos nacen y se mueren. Ellos no van a tener personas agradecidas en el tiempo. Ellos no tienen canciones de amor. Ellos no tienen memorias. Carecen de épica, son gerentes de Burger King pero no te dan ni la promo de las hamburguesas. Ellos dan miedo, su autoridad es la del cinto, no la del consejo y el abrazo.
Ellos un día se mueren.
Los velan, los entierran y en sus funerales la gente habla de negocios.

Yo te prometí dar la vida y espero no haberte fallado: di la vida, es mi hijito y se llama Bruno Néstor.
Vos no te morís más.

¡Hola, Néstor!

lunes, 9 de abril de 2018

ENTREVISTA A MÁXIMO KIRCHNER

El 23 de marzo, a horas del Día de la Memoria y de la Marcha, Marcelo Figueras entrevistó sin aviso y por sorpresa al diputado Máximo Kirchner durante más de una hora en su programa Big Bang, de FM La Patriada .
Esta es la desgrabación de esa entrevista.

Al final de la nota, les dejamos el audio para que lo escuchen o si quieren, van, le dan click y la leen mientras la escuchan.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Marcelo Figueras: Y ahora sí, nos ponemos a charlar con Máximo Kirchner formalmente, con el diputado Máximo Kirchner, a quien conocí personalmente hará ¿Qué hace, un par de años?
Máximo Kirchner: Un par de años.
MF: En una cena, que no viene al caso, donde coincidimos, y como se imaginarán la primera vez que me senté en una mesa con este señor, la única idea que yo tenía, más allá de saber de quién era hijo, de qué padre y de qué madre y de quién era hermano, lo que tenía era armada la imagen que los medios habían sabido proporcionar y tirar por todos lados: este señor que era la Play, el tipo que vivía jugando a la play todo el día.
MK: Entre tantas otras, sí.
MF: Entre tantas otras, de las más livianas.
MK: Las más livianas, tal cual.
MF: Entonces lo primero que abarajé a los dos minutos de estar sentados empezamos a hablar de Jim Morrison. Y después terminamos hablando de la poesía de Salvatore Quasimodo y yo digo, la puta, claramente este perfil que rebotaba por los medios predominantes acá, no tenía nada que ver con el tipo que yo empecé a descubrir, sentado morfando una noche, ¿No?
MK: Linda noche.
MF: Linda. Linda noche. Inolvidable por muchos motivos. ¿Cómo es eso de la lectura, Máximo, digo dónde arrancó? ¿Arrancó en los inviernos fríos del sur?
MK: No... arrancó en casa. Puntualmente siempre mucha lectura, tanto Néstor como Cristina, no sólo la lectura más política, que no sólo abundaban libros sobre política, sino también de otro tipo, también mi abuela, la mamá de Néstor, chilena mi abuela...
MF: Ah, mirá...
MK: Y le gustaba mucho Neruda, por ejemplo, todo ese tipo de cosas, entonces uno fue de chiquito encontrando eso. A veces no entendiéndolo tanto en un principio pero sí esa cuestión que había que uno veía que todos leían y uno también quería leer y después a medida que fui creciendo tuve un muy buen profesor de literatura en primer año, que hace unos años falleció, Beto Salgado, que nos acercaba a García Lorca, es más, muchas de las oraciones cuando te hacían separar el sujeto, el predicado y todo, las extraía de la poesía de García Lorca y de diferentes poetas...
MF: Por lo menos eran oraciones que valían la pena analizar.
MK: Y sí, era otra cosa. Y así uno fue tomando la costumbre y el hábito de leer. Muchas veces quisiera tener más tiempo para eso pero... es muy lindo. A mi me gusta mucho leer. Y de todo, eh, obviamente uno tiene sus preferencias, pero todo. Todo lo que llega siempre uno lo lee. Aparte esa costumbre por ahí de tener seis o siete libros, uno por la mitad, otro que lo terminás y que vas enganchando cosas y sacando cosas... es un hábito muy bueno, que a veces uno quisiera que esté más extendido. Y ayuda aparte, porque después cuando escribís tenés mucho menos errores ortográficos, tenés un montón de otras cuestiones que la lectura trae aparejada
MF: Claro, a pensar y a articular el pensamiento para determinado tipo de laburos como el tuyo...
MK: Claro, tener la mayor cantidad de palabras para que te puedas hacer entender... ¿No? Generalmente en un mundo que reduce tanto el lenguaje ¿No? A ciento cuarenta caracteres y todo ese tipo de situaciones, la lectura es una cuestión más expansiva, más creativa y también que tiene que tener una constancia y la voluntad de hacerlo porque si no, no lo hacés.
MF: ¿Historietas? ¿Cómics?
MK: Mirá, eso de muy chico... (risas) Uno de los sobrenombres de Néstor era Lupín por la historieta, que era muy parecido, era igual. Y vos imaginate que de chico en el sur, nosotros teníamos un poco la televisión pública, en ese momento ATC, y mucha televisión de Chile que llegaba mucho mejor que lo que eran las emisoras...


MF: ¿Sí?
MK: Sí, se veía mucho la televisión de Chile. Vos me preguntás por programar de los ochenta los noventa de la televisión nacional chilena, conocíamos un montón. Porque llegaba mejor, porque tenía mejor señal, y porque vos imaginate, nosotros estábamos en ese momento a tres mil kilómetros de la ciudad de Buenos Aíres, donde estamos en este momento con esta entrevista, y la lectura era mucho, qué se yo, de todo, de chiquito, pasando por Mafalda a Condorito, que era chilena creo, si no me olvido, la...
MF: ¿Sabés que no sé?
MK: No sé de dónde es Condorito, pero bueno, nunca me pregunté. Después Patoruzú... esas que eran como medio rectangulares.
MF: Como apaisadas.
MK: Apaisadas, eran rectangulares, Isidoro, todo eso, después mucho... a ver pará que ahora me hiciste... me estoy tratando de acordar, pero sí, era mucha lectura de historieta y después del Hombre Araña, esas cuestiones que había en ese momento. Aparte llegaban las revistas allá cada tanto también, no es como es ahora que tenés todo al alcance de un click.
MF: No, no, estamos hablando de tiempos pre internet.
MK: Imaginate que los diarios podían llegar a las seis o siete de la tarde si llegaban. Cuando los leías ya eran recontra viejos.
MF: ¿Pero la música llegaba más fácil? ¿Radios?
MK: No, no... la música por ejemplo, había un programa de música en la televisión chilena que se llamaba Sábado Taquilla y veíamos eso. Después obviamente había programas de radio, y cuestiones propias de la ciudad. ATC en ese momento tenía casi nada, o no recuerdo. El canal provincial tampoco o era más folklórica, pero el contacto con otro tipo de música era más con Sábado Taquilla que tenía más que ver con música mucho más comercial que se escuchaba en otros lados. Lo más cerca del rock que te podía pasar ese programa era Metallica, Guns N´ Roses, pero después era más popero, por llamarlo de alguna manera.





MF: ¿Y había música en tu casa?
MK: Muchísima.
MF: Los libros se pueden predecir, pero la música...
MK: Muchísima. De chico discos como el de Hugo Gimenez Agüero, por ejemplo que es un cantante de Santa Cruz. Gran cantante. Que Iorio lo ha versionado en un disco, Peso Argento creo, el tema “Cacique Yatel”. Otras bandas incluso santacruceñas, Siete Venas... mi vieja tenía discos de Supertramp. ¿Te acordás la que salía en la tapa con una bandeja?
MF: “¿Crisis? ¿Qué crisis?” se llamaba un disco...
MK: El que salía con la bandeja en la mano...
MF: Que era como la estatua de la libertad, pero era una moza.



MK: Ese disco, discos de Johnny Rivers, Cristina musicalmente, había una cantidad de discos... incluso muchos de esos los tengo todos guardados, son discos de vinilos. También le gustaba mucho lo que era toda la Trova Brasilera, Silvio Rodriguez, Victor Heredia, Pink Floyd. Yo tampoco tenía mucha comprensión, vos a los ocho años te subías al auto y por ahí estaba puesto The Wall, pero te gustaba porque te gustaba aunque no entendías mucho la situación. Y uno fue creciendo con toda esa música. A Cristina le gustó siempre la música, a Néstor también pero la que llevaba la batuta era ella.
MF: La que usaba el equipo del auto era ella.
MK: Y el tocadiscos. Creedence también, había discos de Creedence. Me estoy tratando de acordar porque era bien variado aparte. Lo bueno que era variado y uno iba conociendo y están todavía los discos guardados.
MF: ¿Cuál era la primer música que vos consideraste tuya?
MK: ¿Lo primero, primero?
MF: Confiese, confiese. Todos tenemos algo.
(RISAS)
MK: Todo será usado en mi contra, lo sé. Esto lo agarrará luego Clarín y... lo primero una vez, fuimos al videoclub, yo tendría doce o trece años, por ahí, y fuimos a alquilar, Cristina fue a alquilar unas películas. Videoclub, mirá, VHS, el tunel del tiempo. Y me dice “Alquilá la película que vos quieras” y por ahí veo la tapa de la película de The Doors, la de Oliver Stone, que sale como prendido fuego el pelo, una tapa blanca, como la tapa del disco creo que fue. Y la vi y dije “mirá, qué bueno que está ésto” y ahí entré aparte en toda una cuestión de árbol genealógico, esta banda de dónde viene, esta banda qué hace y sí, esa fue la primera. Otras bandas ya tenía, los Redondos, pero fue una banda que fue lo primero que me acercó al rock internacional donde dije “mirá qué bueno ésto” y es más. Me compraba para traducir las letras... ahora vos ponés a traducir en google, pero antes tenías que comprarte un diccionario y hacer todo el laburo o esperar hasta que vos sacaras un libro sobre el asunto y uno tuviera un poco más las cosas claras. Y a partir de ahí fue conocer todo otro tipo de cuestiones. Fue la primer banda y es la banda que aún me gusta y me parece una gran banda de rock.



MF: ¿En qué momento de tu vida hiciste el click de que tus viejos no eran exactamente como los otros viejos? Porque por lo general los viejos son convencionales, esperables, cuadrados...
MK: ¡Nunca! Para mí siempre fueron así, era una cuestión muy incorporada. Para hablar de la etapa instiucional, imaginate que yo tenía diez años en el 87 cuando a Néstor lo eligen intendente, pero para mí la actividad militante y política de ellos, desde que tengo memoria, eran reuniones, ir a básicas, jugar con los hijos de los compañeros y compañeras a la pelota, a la escondida, o simplemente quedarse dormido ahí en la básica. Reuniones, o actos, tres sillas, te ponían seis camperas porque hacía diez grados bajo cero y a acompañar. Muchas veces te quedabas en el auto cuando salían a pintar o a pegar carteles, una actividad militante muy cotidiana, imaginate que en ese entonces Río Gallegos tenía entre 30.000, 40.000 habitantes. Pero había una cuestión que en esas noches de campaña también estaban los otros espacios políticos, pero siempre más allá de algunas cuestiones propias de esa época, los ochenta, la vuelta de la democracia, todo eso, para mí eran momentos lindos, uno sabía que si iba a la básica veía a tal nene o nena, hacía tal cosa... era todo muy natural en ese sentido.
MF: Pero al mismo tiempo inevitablemente imagino por tu edad, 41 años, por un lado tenías naturalizada la realidad de la política o de la dimensión política de la vida, pero sin la experiencia del miedo, porque a tu generación no le tocó directamente, porque por lo pronto era divertido por lo menos, porque tenía la potencialidad de joda cuando eras un nene, pero tus viejos venían de otra experiencia. ¿Recordás en algún momento que hayas vivenciado esta cuestión de decir “Ah, esto de la política que es tan lindo, tan divertido, tan alentador, de repente...”.
MK: Y había momentos. En algunos conflictos de la Provincia de Santa Cruz, sin que Néstor aún fuera intendente, que te levantaras y estaba la luneta del auto roto. Cosas así, que podían ser más graves, menos graves, pero había una cuestión que uno asumía como que era parte del todo. Incluso durante el juicio político a quien era gobernador en ese momento en Santa Cruz, Del Val, Cristina era diputada provincial y estaba embarazada de mi hermana, y por ahí se iban y uno se quedaba en la casa y atendía el teléfono. Y alguno más papista que el Papa, porque no creo que nadie mandara a insultar nada, sino uno más papista que el Papa llamara e insultara y dijera “Ah, ¿Vos sos el hijo? ¿Sabés de quién es tu hermana? Porque no es de tu papá”, cosas así, que hoy es muy divertido y vos te reís pero en ese momento decías “Guau”. Ese tipo de situaciones. Hay un montón de anécdotas. Yo era muy chico y alquilábamos una quinta en Gonnet o City Bell cada tanto en las vacaciones. Y por ejemplo ahí iba Patricia Bullrich. Año 84, 85 ¿Entendés? Y yo jugaba con el hijo de ella y teníamos un juego que se llama Pesca Magic, aburrido para cualquier joven que dirá ahora “Ah qué locura eso”...
MF: Los pececitos que daban vuelta con la cañita...
MK: Sí, sí... una gran imaginación había que tener. Pero sí, el tiempo pasa... y ellos tuvieron otra cuestión. Nosotros somos una generación que sí nos costó mucho tiempo.. pero ellos tuvieron tanta tragedia de golpe y también tuvo una etapa de sueños y fuerza y mucha vivencia, cuestión que a nosotros no nos pasó hasta la última parte de lo que podía ser la Juventud. Hoy los pibes cuando uno los ve militar en el espacio que sea, se pone contento porque lo están haciendo con ganas, y eso está bueno. A los otros era como que se les había acabado la historia. No hay más, se llegó hasta acá. Y las vivencias obviamente de esas historias que venían de otro tiempo... pero ahora es bueno. Es bueno que cualquier pibe o piba milite. En el espacio que más le guste, que más se sienta representado. Porque también hace a una cuestión de sociabilizarse de otra manera. Saliendo de lo más profunda de que te ineteresan más las cosas, sino algo más natural. La pasan bien los pibes y las pibas cuando se juntan, y no están todo el día “Política-Política” sino que militan y también después salen juntos, se conocen, qué se yo. Un lugar más. Un buen lugar es la militancia.
MF: Vamos a volver al tema de la militancia, obvio, pero por ejemplo, ¿Cuándo lo conociste a Wado? Alguien que tiene una edad muy cercana a la tuya pero una experiencia por otro lado que no podía ser más distinta.
MK: Uh, a Wado... 2005, 2006, por ahí puede ser antes... sí, otra experiencia. Él venía de la militancia de HIJOS.
MF: Otra vinculación con la nación del terror.
MK: Exactamente. Y cuando los conocés... viene de ahí calculo. Todos los compañeros veníamos de experiencias diferentes y creo que mucho de lo que sucedió luego, para que creciera de la manera que creció, tiene que ver con la diversidad de su génesis, ¿No? Con diferentes identidades, no individualidades, sino identidades que es una cuestión muy diferente que se van incorporando y van nutriendo a esa cuestión incipiente que se empieza a avisorar a medida que Néstor va gobernando: “Mirá, podemos hacer cosas diferentes” a aquello que está establecido. Era como que los políticos tenían buenos modales, hasta acá sí y después no porque el mundo cambió, esto no se puede porque si ésto pasa va a explotar todo, y lo que aprendimos en estos doce años entre aciertos y errores es que por ahí hay un montón de políticas que no se tomaban que estaban más relacionadas con la cobardía del dirigente, o con los intereses del dirigente. Y lo que puede observar hoy cualquier pibe es que la Argentina se puede gobernar de manera muy diferente incluso a los que están gobernando hoy. Incluso diferente también a estos doce años; pero mucho mejor que ésto. Eso es lo importante.
MF: ¿Hubo algún momento de tu vida donde soñabas con ser otra cosa o siempre la política fue...
MK: Siempre, siempre, siempre. Y, cuando lo miraba jugar al fútbol a Rubén Paz... o a Colombatti, al Toti Iglesias, aquel equipo de Basile del 87, 88 de Rácing, imaginate... quería ser uno más, pero después la realidad es la realidad.
MF: Ahí hay realidades con las que uno no puede lidiar, pero de repente hay otras carreras a las que uno sí puede aspirar.
MK: Me sigue gustando mucho el periodismo. El oficio de periodista es muy lindo. No sólo visto desde la parte de la política, que es una parte que ejerce el periodismo, sino en líneas generales. Cuando uno lee por ahí revistas que se dedican más al tema musical, libros... y que tienen buena leche aparte, te hacen leer las cosas de manera diferente. Y está bueno y me interesa porque aparte está bueno saber cuáles son los procesos de construcción o de un libro o de una nota, o de cómo es, buscando, porque eso te llama a vos también. Antes hablábamos de cuando uno agarra una banda y dice “bueno, este tipo qué escuchaba”, o esa banda en qué se basó para llegar a hacer lo que hacía, y es como una especie de árbol genealógico que uno entra a recorrer y va descubriendo un montón de cosas a las que no llegarías nunca.
MF: Siempre charlo con el Indio sobre que durante por lo menos un par de décadas, el rock fue lo más parecido a internet que teníamos, ¿No? Antes de que existiese internet. Por ejemplo vos agarrabas a los Doors y a partir de los Doors podías llegar a William Blake...
MK: Y todo lo que es la cuestión beatnik, William Burroughs, El Almuerzo Desnudo, Kerouac, En El Camino, empezas a recorrer toda esa parte. Grandes libros.
MF: Y abría ventanas a también otros géneros, porque la cosa más obvia sería decir “esta música me conduce a la otra”. Pero el rock lo que te daba era “esta música me conduce a ésta arte visual y ésta arte visual me conduce a tal escritor”...
MK: Ginsberg. ¿Aullidos era de Allen Ginsberg, creo, el libro de poesías? Después tenías El Guardían Entre el Centeno, de Sallinger... todo eso que llega de repente y lo devorás aparte. Como una cosa que empezás a leer... y por eso es que a uno le gustó siempre la lectura y cómo llegás y por querer buscar razones también. O sea, por qué pasa ésto, o cómo sale ésto y entrás... por eso creo que el oficio en ese sentido del periodista es buenísimo, cuando realmente se aleja un poco de las instrucciones de la patronal...
MF: Que es lo difícil en estos momentos...
MK: Que es lo más difícil en estos momentos... es cuando por ahí aparece lo mejor. Uno conoce a muchos y a veces cuando lee los análisis propios políticos, o también cuando analizan discos a partir de la relación del medio con la discográfica o de diferentes cuestiones te das cuenta enseguida. Hoy eso después de dos años y medio está mucho más claro, por ahí antes eramos mucho más inocentes sobre eso, ¿no? Por lo menos uno, o algunos, por ahí otros la tenían clara de antes. Pero hoy uno se fija más en esto, por qué ésto, por qué le pegan con ésto, por qué no le pegan con lo otro. Y bueno, va entendiendo un montón de situaciones que a veces antes estaban como medio inconclusas, no te terminaban de cerrar nunca, hoy te cierran más.
MF: ¿Querés respirar dos segundos? Ponemos un tema de los del DJ Martini y seguimos charlando, estamos charlando con...
MK: Vamos a ver qué eligió.
MF:..con Máximo Kirchner. El DJ Martini hoy tuvo un día muy australiano. Tiene días de especialitos con clásicos, con gente nueva, pero hoy está con una lista de músicos arcanos de origen australiano...
MK: Está muy bien.
MF: Es el turno de Boys Next Door, haciendo Shiver.
(TEMA)

MF: Y seguimos acá en Big Bang, FM La Patriada charlando con Máximo Kirchner... una cosa que siempre me llama la atención es que cada vez que nos encontramos una de las primeras cosas que me preguntás es “Cómo la ves”. La preocupación de un tipo que está abriéndose a alguien, preguntándole bueno, qué calle medís, cómo estás viendo la cuestión. Ahora te la devuelvo públicamente: ¿Cómo la ves?
MK: Ah, bueno. Desde un punto de vista muy humilde, ¿No? Como una mirada un poco más relajada a esta hora... creo profundamente que estas políticas no podían tener otras consecuencias que las que están teniendo, desde un principio. Y no sólo por una cuestión ideológica, sino la propia experiencia indica que estas políticas terminan como están empezando a terminar ¿No? Cuando uno ve que siempre la moneda de cambio es el poder adquisitivo del trabajador. Cuando le ponen paritaria con techo abajo del 15 y las Lebac están en 26 y 27 y vos ves la bicicleta financiera y ves que la plata viene de afuera y que eliminan los encajes de la plata que viene de afuera que no tiene que estar más seis meses, los llamados capitales golondrinas y sube el nivel de exposición de Argentina y su deuda afuera y cada vez tenes que estar más pendiente de que el mundo no se resfríe, o tosa o tenga apenas una febrícula que desencadene en Argentina una profunda pulmonía. Entonces creo, la experiencia indica, no es que uno es muy lúcido o no es lúcido, sino cuando uno tiene un poco de experiencia en estas situaciones, un nivel de endeudamiento como el de 2017 de 52 mil millones de dólares, la acumulación de vencimientos, el propio endeudamiento de las provincias argentinas que muchas veces no se tiene en cuenta: La Rioja creo que había tomado deuda hace un año atrás en 270 millones de dólares a 9,75 de tasa, lo que le está pasando a Chubut, lo que le costó a Santa Cruz y el compromiso de todos los santacruceños también para tratar de salir adelante y evitar hasta aquí el endeudamiento en dólares de la provincia... hay situaciones que eran muy previsibles, que aparte ahí es donde uno ve, que algunos piensan que es una muletilla, un latiguillo o un berretín el tema de los medios de comunicación y no lo es, porque cuando ves cómo se desempeña este gobierno, las características propias de Mauricio Macri, las cuestiones que había dicho él, era obvio que esto terminaba así. Que no iba a eliminar ganancias, que era obvio que cada una de las promesas, que no iba a haber tarifazos, y todo este tipo de situaciones era obvio que no iba a cumplir con nada, era muy claro: si tiene cuatro patas, y mueve la cola y ladra... y, es un perro. Bueno, no estamos ante una presencia de alguien que llega al poder y traiciona y era desconocido y todos nos podemos agarrar la cabeza. O un self made man de la derecha argentina que vos decís, “Bueno, este entró por otro lado”, un Macrón. ¿No? Este es Macrín, es más de otra manera, era previsible, y esto sucede porque si vos te fijás, de tres jefes de gobierno que votó la Ciudad de Buenos Aires, dos llegaron a presidente: De la Rúa y Macri, y aplican las mismas políticas, y recurren a las mismas personas. A Patricia Bullrich, a Sturzzenegger, y hay una visión por ahí muy acotada de las construcciones mediáticas de política y de poder que después se expanden al resto del país que tienen que ver con una pequeña realidad de la Ciudad de Buenos Aires que con la Gran Realidad que es el país, y las asimetrías sociales, culturales y organizativas que tiene el resto del país, y que todavía incluso después de doce años donde se intentó y en muchos lugares se reparó, porque a veces se habla de provincias que fueron beneficiadas y en realidad fueron reparadas del olvido del poder central. Y la lógica de hoy tiene que ver con cuarenta manzanas de la Capital Federal, de los broker de la City, y entonces es mucho más importante lo que diga un broker de la City que maneja equis cantidad de acciones de equis empresa, que lo que puedan decir intendentes, concejales o legisladores del interior o de diferentes provincias o de diferentes lugares: incluso cruzando aquí nomás el Riachuelo, te empezás a dar cuenta las enormes desigualdades que hay entre una ciudad que tiene 220 mil millones de pesos de presupuesto como la Ciudad de Buenos Aires y La Matanza, que tiene 7 mil cien, 7 mil quinientos millones de pesos de presupuesto, entonces vos decís, la 9 de Julio que está hermosa, que hasta los helechos tienen luz, es todo muy lindo, pero no es que nadie quiera hacer eso en el resto del país, es que la desigualdad de la ciudad más rica, que aparte apenas asume Macri le modifica el presupuesto y la coparticipación con un decreto simple y le vuelve a dar más ingresos a la ciudad que más tiene, bueno, profundiza las desigualdades ya preexistentes, digamos ¿No? Porque uno no le podría asignar todas las responsabilidades a este gobierno de las desigualdades tampoco, pero las profundiza, en vez de morigerarlas, o empezar a revertirlas, se profundizan aún más.
MF: Acaba de llegar un mail del DJ Martini “Sacá a ese sogazo hablando de la música que él mismo programó y seguí la entrevista por favor”... Máximo, todo lo que decís es clarísimo, ahora yo tiendo a pensar como vos me preguntás siempre “Cómo la ves”, y pensando un poco en la porción ínfima de calle que uno frecuenta. Todo lo que vos decís en términos de macroeconomía y política, esto es clarísimo en sus desarrollos y sus consecuencias es clarísimo en términos de proyección histórica qué es lo que pasó cada vez. Pero me da la sensación de que una de las cosas que hizo el macrismo fue poner en crisis un modelo de hacer política. Y este modelo de hacer política que hemos frecuentado durante doce años de los que vos hacías mención, que tiene que ver con esto de sentarse y explicar determinadas cosas y vos de repente te das cuenta que una infinita cantidad de los votantes no quieren escuchar razones. Vos te podés sentar con todas las cifras y de repente estar más pendiente de cuestiones de estilo, o más pendiente de las cadenas nacionales o este tipo de cosas y genera para un político de la causa popular, cómo lidias con alguien que no quiere escuchar razones. Porque básicamente es lo que ocurrió y en buena medida lo que sigue ocurriendo. ¿Cómo convencés a alguien que no quiere se convencido?
MK: Creo que no depende de un sólo dirigente ni de una sola generación de dirigentes, ¿No? Creo que es un tiempo que hay que recorrerlo. Cuando vos ves en ese “no te quiero escuchar”, juegan un montón de razones emocionales. Hoy compartí un acto con los compañeros del Movimiento Nacional Alfonsinista, con Leopoldo Moreau, con la militancia radical, esa que uno ve en el tiempo que lo lloró realmente a Alfonsín y no se colgó de aquel momento emotivo cuando falleció sino que realmente tiene un afecto no sólo por la figura de Alfonsín sino por lo que Alfonsín representaba para ellos. Una generación que creyó. Y lo que uno ve hoy por ejemplo cuando mirás al Gobierno, las tres personas con más poder, creo que casi iguales, obviamente alternarán en situaciones pero es Presidente Macri, el Jefe de Gabinete Peña y el comunicador e ideologo y gran pensador del gobierno que es Durán Barba. Cuando vos mirás las cosas que plantea Durán Barba, cuando dice que la verdad no importa. Que al dirigente opositor en una campaña o lo que fuere hay que perseguirlo hasta estigmatizarlo o llevarlo al borde del suicidio o de abandonar la carrera electoral, te das cuenta que tenés que tener mucho cuidado con aquello que expresa el gobierno también, porque si el ideologo, el comunicador, el genio de las comunicaciones está expresando y está escribiendo eso en libros, es muy posible que el gobierno lo esté aplicando. Más allá de eso, no sólo se trata de las habilidades propias que pueda tener el gobierno a la hora de comunicar: ya sea Durán Barba, Peña o Macri, sino de la potencialidad que cuenta para comunicar esa habilidad que tiene. Y la potencialidad que tienen hoy es casi un 100%. No hay medio de comunicación que no abdique de practicar un periodismo un poco más interesante, más crítico si se quiere en un punto, porque aparte fue lo que nos estos dos años y medio. Ahora se cumplían diez años de la 125, que son los diez años también que el Grupo Clarín decide enfrentar al gobierno. Fue una decisión del gobierno, obviamente por sus intereses que apenas terminado y concluído el gobierno de Cristina se quedan con Telecom. Esto es lo que hacen.
MF: Entre otras cosas.
MK: Entre tantas otras cosas, Nextel... es uno de los pocos que desde que asumió este gobierno le va mejor que a la gente, ¿No? O sea, de última fue conducente lo que hizo el gobierno. Que ganara una expresión diferente, más allá de lo que le pasara a la gente, Clarín se lleva lo que se tiene que llevar y lo que buscaba. Pero en esta casi cuestión lógica de conflicto de poder e intereses, tiene que haber un gobierno que sepa lidiar cuando hay esos conflictos. ¿Para dónde se va a inclinar esa balanza? ¿Adonde te vas a parar vos? Porque el problema con nosotros no era... nadie quiso que Clarín no existiera. Perfecto, ¡Criticá! Pero tiene que tener un porte de acuerdo a la democracia que tenemos, porque cuando ese porte se rompe y vos por ejemplo te quedás con más del 90%, 95% de servicios de prestación de internet en la ciudad de Córdoba porque tenías Fibertel, y atrás te llevás Arnet y te quedás con todo eso, ni siquiera lo podríamos llamar capitalismo si a alguien le gustaran esos términos.
MF: No liberalismo, claramente.
MK: Exacto, no, muy lejos. Muy lejos. Incluso cuando discutimos competencia el Congreso no se animó a ponerle un límite de 40% a la posición dominante. Que cuando vos decís 40% límite, por lo menos garantiza tres jugadores: 40, más 40, más 20, es tres. Puede haber más, pero como mínimo tres. Y eso se rompió. Entonces hubo una pelea donde se desvirtuó todo para tratar obviamente de hacerse de este tipo de situaciones y creo que eso daña los equilibrios, va a terminar finalmente dañando en un punto al propio periodismo... es el efecto deseado. No hay ese espíritu crítico que había para con el gobierno de Cristina por ejemplo. Ni el 1% hay siquiera. Entonces es muy difícil a veces ésto en la dinámica del presente entenderlo. Quizás en el tiempo se vea mucho más claro.
MF: Por eso me da la sensación de que uno de los desafíos inevitables es hacer política desde los medios cuando los grandes fierros de los medios están en manos de un sector muy poderoso y muy definido, y su habilidad para crear realidades virtuales. Se lo contaba ayer a un periodista: me habían editado una novela en Alemania, Kamchatka, entonces llego y me encuentro con un público de alemanes que estaban sumamente empapados en el proceso de las dictaduras de América Latina y las consecuencias. Dos años después vuelvo con otra novela, la presentación era en una biblioteca importantísima... viene a saludarme el director de la biblioteca y estaba preocupadísimo y angustiado, me dice “¡Marcelo, van a cerrar la revista Ñ en Argentina!”. Ñ, el suplemento cultural de Clarín. Una ciudad importante de Alemania, un tipo director de una biblioteca, estaba preocupado porque le había llegado que “el gobierno kirchnerista” planeaba cerrar... ¡El suplemento de cultura de Clarín! Imaginate qué visión pueden llegar a tener de los gobiernos o de los procesos “populistas” entre comillas, cuando toda la información que reciben es vía Clarín, vía La Nación o vía sus socios
MK: Yo por ejemplo, a la mañana cuando traen los diarios ahí en la oficina que tienen los compañeros está El País de España. Y vos podés conocer España por El País. Y si bien puede tener cosas interesantes, incluso artículos que uno lee, tiene un prisma para mirarlo con mucho cuidado, ¿No? Nosotros porque por ahí estamos muy empapados y metidos en ésto, pero por ahí el que está distraído se cree que El País te cuenta cómo es la realidad de España, y cuenta una parte.
MF: Así como ellos piensan que Clarín te cuenta la de Argentina.
MK: Exactamente, y si querés conocer Brasil tenés O Globo, o en Chile si querés tenés la CNN que se viene desarrollando, se viene Chile, se viene Argentina, como las franquicias que van abriendo.
MF: Vos me hablabas al principio de la limitación de los 140 caracteres, que marca la tónica de los tiempos y son las reglas con las que uno tiene que jugar. Entonces, ¿Cómo hace uno en un medio para explicar temas difíciles? El tema de las offshore por ejemplo, que es un escándalo que genera inevitables consecuencias políticas, pero entre las offshore y los bolsos de López acá hay una cosa icónica, cómo hace uno...
MK: Cómo lo podés bajar. Vos imaginate cuando Verbitsky todavía trabajaba en Página y publica los datos del blanqueo, y en uno estaba el hermano del presidente... pero salgamos un poco más atrás en el tiempo. Recordemos que el grupo Macri no pagó el cánon del Correo un montón de tiempo, que entró en juicio con el Estado y que el mismo se lo quiso autoperdonar siendo Presidente, y que de repente tranquilamente podían haber pagado el cánon del Correo durante un montón de tiempo pero la plata la tenían afuera. Se despidieron miles de trabajadores del Correo Argentino. El Estado tuvo que hacerse cargo del Correo, creo que en un momento, los únicos correos privatizados del mundo decía Polino... Héctor Polino, que eran Nigeria, Argentina y algún país más. Creo que pasa más por ahí. Quizás en lo visual hay cuestiones mucho más impactantes que una offshore. Lo cierto es que con este tema de las guaridas fiscales, son esas cuestiones que parece que para ellos está todo permitido y lo llevan adelante. Incluso hubo denuncias contra los propios grupos de medios, pero claro, como no hay una cuestión palpable... los que comunican son ellos. Y entonces Díaz Gilligan quedará en la Isla, sólo y olvidado, y otros obviamente siguiendo sus procesos. A mí lo que me preocupa en ese sentido es la naturalización de las políticas públicas que está tomando este gobierno. Después hay cuestiones puntuales, cuestiones que uno podrá mirar hacia atrás o hacia adelante pero cuando uno ve lo que ha hecho este gobierno en materia de endeudamiento externo, en la renegociación que quedaba por el 7% de los fondos buitres, porque hay cuestiones que por ahí se construyen, como éste, ¿No? Este hombre en Alemania que te decía que van a cerrar la revista Ñ, bueno, comparalo con esa persona que corría por la 9 de Julio pidiendo por la Fragata Libertad, “Eh, que se llevaron la Fragata”, y hoy ante sucesos mucho más graves que sufre la Armada Argentina no sale a la calle, o que en ese mismo momento te decían “no puedo comprar dólares” y bueno, ahora tampoco porque está más caro y ya no te alcanza ni te sobra como te alcanzaba y te sobraba en ese momento, entonces esa alteración de las prioridades que tenemos que tener como sociedad también después tiene un impacto electoral. Entonces alteraron las prioridades sociales, que no quiere decir que el otro fuera perfecto ni que estuviera todo bien ni que fuéramos Walt Disney, pero la verdad que la Argentina desde el 25 de mayo de 2003 al 9 de diciembre de 2015, había mejorado. Quizás no todo lo que la podían haber mejorado otros. Ya sabemos que éstos no la podían hacer mejor. Éstos la están haciendo peor. Quizás otros la podrán hacer mejor y obviamente eso tiene que ver con el transcurrir de la historia y con un montón de cuestiones pero estamos para construir.
Ese 8N del 2012 no me lo olvido más, yo no podía entender esa gente gritando desaforadamente por la Fragata Libertad y que hoy no se los escucha y no se los ve pero también el tiempo ayuda. El tiempo te hace salir de esa vorágine en las que nos llevaron a todos. En esa grieta que generaron desde el otro lugar porque les convenía que hubiera esa grieta, y hoy tenemos otro tipo de grieta mucho más preocupante, la grietas económicas que se van aumentando en la distribución regresiva que tiene la Argentina hoy. En un nivel de endeudamiento no sostenible en el tiempo. En un déficit de comercio exterior cada vez más grande. En ese dólar turista, ¿Te acordás que hablaban del cepo, del famoso cepo?
MF: Cómo olvidarlo.
MK: El cepo Pepe. Bueno: ahora en vez de valer 9 pesos el dólar, vale 21 y el Banco Central está todos los días quemando reservas, que aparte son reservas de deuda, no es una reserva dura en cuanto a un superavit de tus exportaciones contra las importaciones. Se van sucediendo un montón de situaciones que uno quisiera que les vaya bien, pero es muy difícil, digamos, que este modelo funcione porque en Argentina ya no funcionó por las características propias de la Argentina. Y aparte los tiempos económicos.
MF: ¿Pero no sería bueno, visto desde afuera, viste que desde afuera nos pensamos que lo vemos todo clarísimo...
MK: Sí.
MF: … bajar un poco... porque cuando habla de offshore, deudas familiares, o de blanqueos, para el común de la gente estamos hablando de una realidad enrarecida que no frecuenta nunca. Puede haber oído y tener más o menos idea pero hay una realidad que ahora ya le es innegable, que es la realidad del chino de la vuelta, que no tenés que ser un as para darte cuenta que cuando terminó el mes que viviste y ves lo que pagaste tal cosa y lo que pagás al final... y eso no da 2 coma 4... no hace falta que estés con la calculadora. Hay unas cuestiones innegables que tiene que ver con cómo la calidad de vida del común de los argentinos...
MK: De muchos.
MF: Por eso digo, está jodida de una manera medio indisimulable, a la que imagino yo que habría que interpelar. De ésto estamos hablando. Cuando hablamos de estas cuestiones que puede parecer que se nos escapa... lo que estamos hablando es de tu posibilidad de seguir morfando comida que no te arruine el estómago o por lo menos morfando hasta fin de mes, o de que tus viejos puedan comprar los remedios. Porque la realidad nos está dando esta letra...
MK: Hay momentos. Si tengo que hacer un recuerdo por ahí desde el 25 de mayo de 2003 en adelante, Néstor tuvo que, no sé si eran decretos o leyes, obviamente alguno me va a poder corregir, de buena fe, pero hubo que evitar los remates hipotecarios. Mucha gente estuvo a punto de perder la casa y hubo que evitarlo. Ni hablar del remate de los campos, no sé si te acordás de todos los campos que estaban quebrados que hubo que evitar que se rematen en Argentina. Cuando uno ve por ejemplo que hablan de créditos hipotecarios y recuerda qué hubo que hacer en la Argentina para que miles de argentinos no perdieran su vivienda, y ve lo que está pasando hoy con los créditos UVA, por ejemplo, que deben más incluso que lo que empezaron debiendo en capitales de intereses, te das cuenta que vamos hacia el mismo lugar. ¿Y cómo lo bajás eso? Y bueno, te subieron el precio de la nafta, te subieron el gas, la luz, te dijeron que pagabas poco. Vos creíste o alguien creyó o estaría armado para los medios que pagabas poco. Ahora la realidad es que esa inversión que hace la sociedad en pagar más caras las tarifas, para tener mejor servicio, para que se produzca más... producirse más no se está produciendo más ni hay mejor servicio tampoco. Si uno mira las provincias patagónicas, y la baja de producción del petróleo, y en algunos casos el gas también que bajó un poquito y está ahí, te empezás a dar cuenta que bueno, quién se está quedando en el medio con ésto. Porque si vos estás pagando muchas más tarifas debería haber mucha más producción, mucha más exploración. Se modificaron incluso, se abarató la mano de obra a través de modificar los convenios colectivos de trabajo del sector petrolero presionando a sus dirigentes, amenazando de las formas más variadas y creativas a las que nos tiene acostumbrado este gobierno; ahora lo que uno ve, es que se despidió gente, las paritarias fueron a la baja, y sin embargo no se produce más, los habitantes de la Provincia de Buenos Aires o de diferentes provincias argentinas pagan cada vez más tarifas... bueno, alguien en el medio... alguien en el medio se está quedando con la parte del león.
MF: En general las economías son fenómenos complicados, pero en algún lugar es casi tan sencillo como poner a funcionar una aspiradora. Muy claramente la guita que no tenés ahora y de la que disponías hace un año, hace dos, hace tres, te la están aspirando a vos y va a parar a una bolsa y el hecho es quién abre esa aspiradora y quién se queda con lo que hay adentro de esa bolsa.
MK: Pero aparte vos imaginate, el hombre, el empresario X, dice “bueno, yo estoy ganando tanto y tengo 27% de interés en Lebacs”... ¿Qué es lo que va a hacer? Lo va a llevar ahí.
MF: Y el riesgo es infinitamente menor si timbeás.
MK: Es como Arteche, ¿Te acordás la película?



MF: ¿Plata dulce, no?
MK: Entonces si vos lo mirá en el tiempo...
MF: “Arteche y la puta madre...”
MK: Exactamente. Bueno, esto va a pasar en algún momento y van a decir “Lebacs y la...”, ¿No? Y va a pasar porque uno sabe que a este ritmo estas tasas de interés no se pueden mantener en el tiempo, las renovaciones son cada vez más grandes, aquellos que salen se eliminan los controles de los capitales golondrinas por más de seis meses, lo que eran los encajes, entonces entran y salen y pueden ganar un 10, 12, 13 o 14. Incluso el mismo diario La Nación decía que la bolsa era una fiesta y que habían ganado más de 100% en dólares, entonces imaginate: ¿Por qué la economía argentina te va a permitir a vos eso y no otra parte del mundo? Encima un Estados Unidos que sube su tasa de interés, que cierra a los Chinos, deja a Australia, Argentina, Brasil, un par de países todavía con la ilusión, cuando nunca van a poder competir con ese mercado... hay también una especie de optimismo muy infladito no sé si de los medios o de mucha buena fe. La verdad que no sé. Es complejo analizarlo.
MF: Estamos hablando con Máximo Kirchner acá en Big Bang, FM La Patriada. Vos mencionabas hace un rato elementos en común, que en las últimas décadas llegaron a la presidencia dos de los alcaldes de Buenos Aires, De La Rúa y Mauricio Macri, aplicando el mismo tipo de políticas y uno se pregunta “¿Van a terminar de la misma manera?”, y todo lo indicaría de alguna manera. Pero acá hay una cuestión, una variable que yo te sacaba el tema en alguna conversación que tuvimos... ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar estos tipos? Porque hay una realidad que tiene que ver con una violencia concreta en términos represivos, que básicamente toma por víctimas a jóvenes. Todos los nombres que se nos vienen a la cabeza, estamos hablando de jóvenes. Cada vez más jóvenes y cada vez muertos en condiciones más indefendibles. Entonces si bien estos tipos parecen formar parte del mismo tipo de políticas, digo, hasta dónde te parece que están dispuestos a subir los decibeles de la violencia para controlar lo que se les a va a escapar de las manos inevitablemente.
MK: Yo creo que no todos los procesos terminan de la misma manera. Uno siempre aspira y tiene la responsabilidad de hacerlo, porque uno puede ser irresponsable como fueron ellos incluso con los alzamientos policiales en diciembre del 13 o del 14 en los gobiernos de Cristina, que los promovían y se ponían atrás de situaciones realmente muy peligrosas y complejas que se dieron en la Argentina producto también de la incidencia de ellos dentro de esos cuerpos. Ellos sí que han tenido actitudes golpistas muy determinantes con el alzamiento de la policía y gendarmería allá por el 2013 o 2014, que por ahí nos olvidamos todos cómo actuaron ellos y lo que decían y hacían aparte, tenés el Indoamericano por otra parte, tenés un par de sucesos en este tiempo que se fueron dando. Mirá: a Alfonsín se lo llevaron puesto el poder económico principalmente, siempre lo ponen al pobre Ubaldini pero se olvidan de los Roggio, los Pescarmona, los Macri de Franco Macri... entonces uno ve al radicalismo hoy, teniendo en cuenta el rol que jugaron los Macri en contra de Alfonsín, rendidos a los pies de Macri pero lo llora a Alfonsín al mismo momento y te lo saca en cara como “el padre de la democracia”, a uno le agarra un poco de confusión. Y termina sí, en una hiperinflación importante, galopante, pero De La Rúa termina en medio de una deflación. Alfonsín se va con hiperinflación y De La Rúa se va con deflación, ya no podía hacer frente a los compromisos externos. En este caso el otro día escuchaba a la ministra Bullrich decir que ellos habían aprendido de lo que le había pasado a De La Rúa y que ahora iban a empoderar a las fuerzas de seguridad. Entonces pensaba, ¿No? Que el 19 y 20 de diciembre hubo un empoderamiento en ese sentido de las fuerzas de seguridad. Todos sabemos muy bien la cantidad de muertos. De Lepratti en Rosario a los compañeros que murieron acá en la 9 de Julio, afuera del banco o en diferentes lugares. Que habían aprendido y que iban a empoderar aún más a las fuerzas de seguridad. Yo pensé cuando dijo que habían aprendido que iban a aplicar otras políticas diferentes...
MF: No, no no.
MK: ¿Si esto no funcionó, por qué va a funcionar después? No es una cuestión de fuerza.
MF: Te vamos a pegar más fuerte.
MK: Te voy a pegar más fuerte. Y uno lo que pudo ver en diciembre, en este último diciembre con la reforma previsional, lo que pudo ver, incluso el primer jueves del primer conflicto, el despliegue que hacen de las fuerzas. Uno llega esa mañana muy temprano al Congreso, y si bien ya veía... yo había pasado doce y media de la noche por el Congreso volviendo de una reunión, y lo que vi era un gran despliegue de fuerzas de seguridad y lucecitas de colores por todos lados. Y decía “¿Qué van a hacer estos tipos?”. Ya al otro día era complejo llegar y bueno, entramos y la verdad que había un estado, y por lo que decían algunos con más experiencia, con muchos más años en el Congreso, y con más experiencia política que uno, era que nunca habíamos estado en una situación de ese tipo en una sesión. Y bueno: hubo los conatos de violencia que hubo, hubo los enfrentamientos, los abusos que hubo también. El lunes vuelve a pasar lo mismo. Mucha gente pierde incluso sus ojos. Se tiraba a mansalva y a cualquier lugar. Por ahí se hace eje en las toneladas de piedras que andá a saber quién las pesó, tan precisos para una y tan imprecisos para otra... lo cierto es que uno no quiere eso. Porque también tiene en cuenta que las fuerzas de seguridad son argentinas y argentinos que viven en los mismos barrios que quizás los que están del otro lado de la valla. Nosotros siempre tratamos de reducir esos niveles de enfrentamiento lo más que pudimos, porque no se trata de que uses a las fuerzas de seguridad como la fuerza propia policial tuya y militante que te va a sacar de los problemas. Aparte cuidan a todos los argentinos. Por eso nosotros les sacamos las armas: primero para que ahorrar un problema, para que no mataran a nadie en una situación de represión. Y también para ahorrarle un problema al propio agente de seguridad que va a terminar matando a alguien y va a terminar mal ésto, no tiene sentido esto. Lo que hacen es exacerbar ese tipo de odios. Cuando uno los escucha decir “Bueno, si es pobre, mujer y humilde, se embaraza para cobrar la Asignación”, ¿No? Todo este tipo de sentidos comunes berreta que nos cruzan y que se alimentan desde los medios. Los inmigrantes que vienen a las Universidades, ¡Los ogros! Inmigrantes que vienen a las universidades o que te quieren usar el hospital... no es la sociedad a la que uno aspira.
MF: Vos formás parte de una agrupación que si uno tuviera que hacer una media de edad, da muy joven. Y yo me pregunto, vos que tenés contacto me imagino cotidiano con todos estos jóvenes que han crecido en una Argentina totalmente distinta a la que yo crecí, al menos. Para los cuales imagino que muchas de estas cuestiones son nuevas. Nuevas y desconcertantes también. Cosas que están en lo opuesto de cualquier noción del Fair Play de la decencia, de la honestidad, del respeto a la ley... digo cómo ves vos a estos jóvenes que se están enfrentando a una Argentina de la que sólo tenían noción por los libros y ahora la están palpando en carne propia.
MK: Hablo mucho con ellos y con ellas. Buenas compañeras y buenos compañeros. Incluso de otras fuerzas políticas también hablamos, la verdad que en ese sentido tratamos... siempre me viene la cabeza esa frase que dijo alguien por ahí que “Tienen mucha información del futuro”, los pibes, ¿No? Trayendo eso, prestando atención y estando atentos, no vigilantes sino atentos, uno presta atención a ese tipo de situaciones. Y uno lo que notó incluso al final de las jornadas de diciembre, a muchos compañeros y compañeras más jóvenes que habían ido a esa marcha con mucho menos experiencia en este tipo de conflictos, estaban no asustados, pero sí con mucha bronca e impotencia porque se habían acostumbrado a otro tipo de Argentina. No sin problemas...
MF: ...reglas de juego distintas.
MK: Era festejar. La Argentina recupera el recurso petrolero de YPF, era la Asignación Universal por Hijo o por Embarazo, era pelear para que reciban la computadora de mejor manera, el matrimonio igualitario... por ahí tampoco no todas las cosas fueron relacionadas estos doce años eminentemente con lo material, sino también con lo espiritual, que vos amaras a quien quisieras y pudieras tener los mismos derechos civiles ante la ley. Una apertura. Creo que eso en un punto colabora. No sé si determinante, pero colabora con esto que pasa hoy con las mujeres en la calle, con la ampliación de derechos que es el camino que tiene que seguir la Argentina. También las propias experiencias militantes de muchos compañeros que estuvieron aquel 19 y 20 de diciembre se fueron transmitiendo hacia ellos, hubo una experiencia, un cuidado. Pero sí, el nivel de represión y miedo que hubo... porque aparte hubo una cuestión sobre ese diciembre que no se dice: las cámaras enfocaron constantemente la Plaza. Ahora lo que fueron las callecitas de los alrededores. La caza sobre cualquiera que estuviera dando vueltas por ahí como le pasó a esa chica que andaba en su motito que estaba toda impecable, o al otro pibe que lo tuvieron cuarenta días guardado en Marcos Paz... ¡Cuarenta días en Marcos Paz! ¿A razón y cuenta de qué? Ese tipo de situaciones que pasan... hay que tener mucho cuidado. La sociedad debería prestar atención, sinceramente. Porque el derecho a protestar con nosotros fue eternamente garantizado. De Angeli, Biolcatti, Miguens, la Sociedad Rural y la mar en coche, que muchos nos decían que la culpa era nuestra... cortaron durante más de cien días las rutas argentinas. Desabastecieron a sus propios compatriotas, encarecieron los precios de los alimentos. Tiraron la leche. Tiraron los alimentos. Y no estuvieron cuarenta días guardados como este pibe en Marcos Paz. Es más: siguieron ganando plata después.
Esas injusticias que la sociedad y los jóvenes empiezan a observar las van a ir catalizando o expresando de diferentes maneras, y la verdad que la democracia en Argentina costó mucho conseguirla como para que sea tan barato regalarla por un gobierno que ya cumplió la mitad o más de la mitad de su mandato: no cumplió con ninguna de las promesas que hizo, los argentinos no vivimos mejor, y lo que nosotros pedimos y reclamamos con mucho más respeto que el que ellos tuvieron para con el anterior gobierno, con muchas menos herramientas comunicativas que las que tuvieron ellos, es que cumpla con aquello que prometió. Que en palabras o en las manos del presidente era un chasquido. Bajar la inflación era un chasquido. Agarrar y que vengan más inversiones era un chasquido, y no está siendo un chasquido. Y los cantos de sirena terminan con estas otras sirenas rondando las calles de la Ciudad de Buenos Aires . Y aparte más allá del aparato represivo que se desata en diciembre, también en los barrios de la Provincia de Buenos Aires, en las grandes barriadas, Catán, Laferrere, Trujuy o un montón de lugares más. Varela, Pepsi, te podría nombrar muchos barrios de la Provincia de Buenos Aires y más en el interior del país: lo que pasó en Tucumán con este chico también... está brava la cosa. Está bravo, está picante. Y en ese sentido hay que tener mucho cuidado porque los abusos terminan muy mal. Muy mal porque generan aparte una reacción. No es que queda ahí. Y la Provincia de Buenos Aires, y ya termino... porque es una cuestión que me interesa realmente, porque Ruckauf fue gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires diciendo que iba a meter bala, y puso de Secretario de Seguridad a Aldo Rico y a Luis Patti. Bueno, creo que “Sheriff” viene de alguna parte. ¿No? Aquel tema, si uno ve cuándo se edita el disco, y cuándo sale... y no trajo mayor seguridad esa política.
MF: Todo lo contrario.
MK: ¡Todo lo contrario!


MF: Vos tenés una frase tatuada en tu antebrazo izquierdo... cuándo te la tatuaste y por qué elegiste esa frase...
MK: Porque cuando salió el disco... ¡Qué pregunta! Tiene varias connotaciones. Cuando salió el disco... siempre me gustó mucho la frase entre otras tantas. Siempre diciendo “me la voy a tatuar” y daba vueltas por aquí, daba vueltas por allá...
MF: Estamos hablando para la gente que no nos puede ver de la frase “Si no hay amor que no haya nada”.



MK: Y creo que tiene que ver con esa reafirmación en algún momento de lo que estamos haciendo, ¿No? Que uno lo hace con muchas ganas. A mí en particular, en lo más individual y egoísta que todos podemos tener, a mí me tocó verlos no sólo presidentes de un país a los dos, sino transformar la realidad de ese país. Me tocó ver una tapa de Página 12 a Videla diciendo que su peor momento había llegado con Néstor y Cristina. Esas cosas que te tocan de vez en cuándo, más allá de la agresividad del mainstream mediático, el cariño de mucha gente que tuvo un montón de oportunidades, o pudo salir o volver a soñar, y creo que tiene que ver también que las cuestiones hay que hacerlas con preparación, con voluntad, con inteligencia, pero si no tenés amor... yo creo que está muy relacionado si me preguntás a mí, con el Corintios 13, ¿No? Que creo que es la carta de Pablo al pueblo de Corintios ¿No? Creo que hay como una relación... no sé si será así el que la escribió, habrá que preguntarle al poeta, pero... tiene que ver con eso, que a las cosas hay que hacerlas con mucho cariño y afecto, quizás en el error también que podamos tener, uno las hace con todo el afecto y amor que puede, porque para hacerlas sin eso, es mejor sinceramente que no... que no haya nada.
MF: Dos últimas cosas porque tenemos que ceder los micrófonos a Pablo Ramos.
MK: Se viene Pablo Ramos. Es de Independiente, pobre. A mí me da cosa.
MF: Yo crecí en una Argentina de mierda que no le deseo a nadie, una Argentina de la que le hablé mucho a mis hijas que hoy son grandes, contándoles cómo era vivir y respirar ese aire viciado, negro y espantoso. Víví con alegría y felicidad el hecho de que no tuviesen que crecer en esa circunstancia, pero además tengo hijos pequeños. El más pequeño tiene una edad muy parecida a la del tuyo.
MK: Néstor Iván.
MF: Y yo no puedo dejar cada día de mirarlos y preguntarme... ¿Van a tener que vivir en una circunstancia parecida a la que yo
(FALLA LA TRANSMISIÓN DE ORIGEN / ENTRAN OTRAS PERSONAS A LA CHARLA)
MF: Señoras y señores, ya es 24 de marzo. ¿Mañana vas a marchar, Máximo y ustedes con La Cámpora han elegido ya desde el año pasado, no...
MK: ...incluso desde el año anterior pero perdimos la discusión... lo voy a contar. La organización discute algunas cuestiones, y la Ciudad de Buenos Aires se opuso tenazmente en 2016 a que marcháramos, pero hicimos un gran trabajo militante durante todo el 2016, y en 2017 los pudimos convencer y la verdad es que hoy es algo que ya nos trasciende a nosotros, gracias a Dios, porque no se lo puede apropiar nadie sino que tiene una actitud de llevar también ese 24 a las calles que por ahí no les gusta verlo tanto, como está también la Exma ahí en la Ciudad de Buenos Aires... ¡Y estuvo ahí, eh! Siempre estuvo ahí.
MF: O sea, la convocatoria es ahí, a partir de la Ex Esma... ¿A qué hora se juntan?
MK: Nueve de la mañana, pero se saldrá 10, 10 y cuarto, y la verdad muchas compañeras y compañeros de otros espacios, organizaciones, del ámbito de la cultura, un montón se están acercando y con ganas de caminar, porque es un buen momento para recordar y es una especie también de llevar no sólo a la Plaza de Mayo el recuerdo sino que el recuerdo camine y transite la Ciudad de Buenos Aires, ¿No? Darle un poco más de contexto, de vida y de esfuerzo.
MF: Por mi parte, enormes gracias por este rato que pasamos acá.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

El audio de la entrevista:

http://www.fmlapatriada.com.ar/mix/maximokirchnerenlapatriada-con-marcelo-figueras/