jueves, 17 de marzo de 2011

VERGORRAGIA TRIPOLAR.






















Hoy me despierto revoltoso, enojado, pienso en Japón y pienso en las teorías conspiranóicas y me divierto pensando que en todos los casos buscamos un culpable.

Que la HAARP de EEUU, que el desodorante que nos pusimos para ir a culear, que el auto prendido en la puerta de casa esperando a nuestra jermu que termine de pintarse con el petróleo los labios, que la bin bum bam y el dedo siempre acusador de que todo es culpa nuestra.

Que escribo un posteo y alguno se enoja, que escribo otro y el resto también y me cago en la concha madre de todos los que leen y asienten y no se juegan.
Saben qué? Son mucho más tibios aquellos que están de acuerdo conmigo pero no lo dicen que los que se sintieron tocados y vinieron a putearme.
A esos los celebro, a los que dejan que un puto bloguero insignifcante diga lo que muchos piensan y lo dejan sólo hablando contra el viento, los mando al carajo.

Que si me peleo con todo el mundo, total, yo pongo la trucha, yo contesto y yo digo, hago y tiro una piedra al estanque y el agua se mueve y el barquito del kumpismo se tambalea pero claro, cómo va a aparecer un salame como yo a decir cosas incómodas, si total, cuando no nos gusta lo que uno nos dice, sea un troll, un trolo o un imbécil, lo eliminamos, lo borramos y el mundo sigue siendo, como dije una y mil veces, una paja en círculo en un fogón y tocamela más despacito que así me gusta más.

Claro, es fácil quedarnos en nuestra jaulita, es fácil no decir, es fácil no equivocarse, es fácil tocar canciones a pedido y es fácil pedir una que sepamos todos.

Yo prefiero equivocarme pero siempre, ser una piedra en el agua: la calma nos ha atontado a lo loco a lo largo de muchos años y hemos permitido atrocidades monstruosas.
Aclaro, antes de herir bombachas, que no hablo de TODOS, sino que de muchos, y siempre, me incluyo en el grupo de lo que critico.

Nos levantamos todos los días con la revolución en la punta de los dedos y esa revolución es cada día más fácil: ahora los comentarios salen en Facebook apretando el enter, genial, tenemos ametralladoras de comentarios y entonces la revuelta socianarcoperoncomufascista y todo el runrún queda en buenas manos y tranquilos, que seguimos en el mismo equipo.

No, no pienso corregir nada, hoy me levanté de humor bipolar, tengo ganas de hacer un chiste y tengo ganas de no hacerlo, tengo ganas de enojarme y tengo ganas de mandar a la concha de su madre a todo aquel que no piense que yo y no haga lo que yo digo, pero estoy armando historias y todas esas historias son mías y otra vez, celebro con fuegos de verdadero artificio que al menos alguien lee, que discutimos y que nos mandamos alca alca al carajo.

Pero no, no voy a permitir los silencios, jamás.
No voy a avalar que la gente se calle, que la gente no pelée, que la gente, así, la gente como dice Mirtha, se quede con los brazos cruzados.

Todos los que no me responden en la cara, todos los que no pelean, todos los que bloquean gente en FB, son los mismos que se bajarían de un taxi si el tachero habla mal de Cristina y se bajarían abonando sin pelear por su ideal.
Todos esos cobardes políticos, pueden irse al carajo.
Y esto es más o menos todo.

Mientras tanto, de este lado del mundo, no del mío, sino el de verdad, el de INTERNET, vemos que referentes cagones se bajan de candidaturas, que el revoleo democrático está atado en muchos casos al resultadismo de lo instantáneo, y que si yo, HANK, o JUANCHI o como verga me conozcan, digo que NO PODEMOS HACERNOS LOS PELOTUDOS, muchos se enojan.

Y la verdad es que el sacudón de confusión que nos da La Yegua cada día, hace que nosotros mismos querramos ser protagonistas, que todo el arco opositor esté desesperado y que la vida esté cada día más libre, más abierta y que cualquiera pueda decir lo que quiera en el foro de las plazas virtuales que nos hemos construído para poder, otra vez, zapatearle la cara a la indiferencia, al no te metas, al estamos ganando y todos esos hijos de puta que nos han querido callar.

Sigamos puteando, sigamos equivocándonos y sigamos siendo libres porque eso, se construye todos los días y nos permite estar vivos.

PD: Los dos posteos que escribí antes que este, los defiendo a capa y espada y estoy de acuerdo y NO considero haberme equivocado. Yo disparo. Vos no podés, sino que tenés que hacer lo mismo.

PD2: No releí nada de este posteo.

Salú!

2 comentarios, viene flojo.:

PabloKuar dijo...

Buenísimo! Es bueno "mover las aguas" para bosquejar la situación, se acierte o se yerre... es cuestión de olvidar el ego y escribir sin releer como hiciste acá, abrazo!

Lic. Ramiro García: dijo...

gordo puto

Publicar un comentario en la entrada