lunes, 27 de junio de 2011

ES MI CUMPLEAÑOS.




Y hago un balance o me cago en todo o me cago en todo mientras hago un balance.
O comparo el año pasado con éste y aplaudo o abucheo o abucheo aplaudiendo.
O pienso en que mejor, militemos el ejemplo de ese valor argentino, o dejamos todas las canciones como están.
O me pongo a correr torpe y me tropiezo, justamente por torpe, o camino despacito y no me caigo, pero tampoco le pongo mucho huevo.
O levanto la cabeza o la bajo cuando revolean el piedrazo, o la subo para ver de dónde viene.
O me caso o me voy a cazar, o no cazo una y cazo a miles sin casar a ninguna.
O me tomo el colectivo, o el vino, o el vodka, o el tren, o el palo.

Y hago un balance como la Justicia, pongo en la balanza las cositas y se cae para un lado, se cae para el otro y desde lejos no se ve más que a un borracho tambaleándose por la calle, que va para acá, que vuelve para allá, que se sienta para respirar pero elige prender un pucho, se levanta para caminar pero se cuelga mirandole el culo a la mesera del bar de enfrente y sonríe para sus adentros porque cree que si esa chica es compañera, tiene alguna chance y si no lo es, no la tiene más, ella, yo sí.

O me abrigo porque tengo frío o prefiero el frío porque no tengo abrigo y además, me queda mejor una remera: ya tengo cuerpo de señor tetón, pedazos de pulmón que no se van a recuperar y algún daño neuronal irreparable, poco pelo, muchas más mañas, pero ni en pedo las suficientes.

O me quedo en Capital o vuelvo a provincia, o hago de Capital mi provincia o como provinciano me aprovecho de las porteñas y los porteños, o dejo de mentir con eso de la provincia, si caminando ya estoy dentro de Capital y puedo hablar casi en inglés, simplemente leyendo carteles, remeras y una patria que se va recomponiendo.

Y pienso que a esta altura del año el año pasado teníamos a Néstor y era nuestro candidato y era una bestia y era el Señor de los Gestos y ahora no está más y está más que nunca y nos guía y se santifica de manera pagana y está acá, allá y más acá y nos levanta y empuja y despierta y asusta y se convierte todo en un hacer la de Él y sangrar y hacer latir su corazón como todos los días en cada pecho y Élla, La Bella Señora está, tan encarnada en nosotros, tan perra y bonita, canchera y segura, que todos somos un cachito de Néstor o al menos queremos serlo y acá estamos, no nos mueve ningún empujón salvo el que nos dispara de la cama para hacer mal, bien, poquito, mucho pero siempre hacer, cada día, algo que tenga que ver con ese asuntito que llamamos militancia.

O me pongo en perspectiva o lo veo desde la mía, o hablo o escribo, o tomo u obligo, o pierna u ombligo y siempre, siempre, siempre, nunca, nunca menos.
O como algo o bebo algo, o bebo después de comer o bebo y prefiero no comer, porque así pega más, pega más, pega más y entonces todo el mundo cruel se hace más cruel pero más melancólico y somos el payasito con la sonrisa dibujada de rojo sangre y ahí estamos, ningún McDonald´s tendrá la magia suficiente como para doblegar tanta risa, tanto llanto, tanta vida y tanto tanto.

Y recurro arteramente a recursos, a trucos, a tretas, a festividades inventadas, y abrazamos los abrazos huérfanos de sombra y lluvia, en una gesta de sol para siempre que nos calienta el pecho y nos lo hace doler, nos lo hace lamentar y bueno, para algo recorremos el largo camino final hacia casa.

O tengo tiempo, o no lo tengo, pero el tiempo siempre está ahí, está acá, en la computadora, en el reloj, en el celular, en cada bigote que pierde mi gato, en cada cana que nunca me sale, en cada borrachera y en cada sol sin drogas o drogas sin sol o drogas con sol o drogas sin borracheras o alcoholes macabros que nos invitan a rompernos los pectorales esos, tetones, peludos, en un salvaje grito que quiebra la voz hasta el mutismo y lloramos porque no podemos respirar, mientras tosemos alguna enfermedad que anidamos hace mucho pero nos prendemos otro cigarro, si total, sólo estamos cumpliendo 31 añitos.

O saco o pongo, o pongo el saco y saco el pongo para sólo sacar, quizás una carta del mazo, quizás yéndome al mismo o quizás inventando un nuevo juego en el que todo lo que salga, sean comodines y juguemos a creer en nosotros y a ganar la partida todos, en buena forma y juveniles, chiquilines masturbándose en algún baño de algún tío que "olvidó" sus revistas ahí, como era antes en el Lejano Oeste de la ciudad, cuando ibamos con lo que nos quedaba de familia y creíamos de verdad que esa era toda la familia, porque en efecto, esa era toda la familia.

Y recapitulo un capítulo, rebobino la videocassetera, anuncia alguien algo desde la televisión y son elecciones, y es el pasado, y la política era algo lejano, los amigos eran los que jugaban al basquet y los primeros puchos eran Gold Leaf, mucho antes de saber que ese, es pucho de minita.

O prendo un cigarro o apago un cigarro, o un cigarro lo prendo con otro cigarro o apago uno con otro y mezclo todo: el aliento a tabaco, las ganas de morder, el frío que creo combatir con el puchito y los dientes, ahí, adentro de la boca, que se van ajando y ni me entero, hasta que me duelen y digo que mañana voy al dentista, al oftalmólogo, al pulmonólogo, al todologo y hasta quizás me haga ver el pito, no sea cosa que un día deje de funcionar y tenga que cambiar pistola por pistola.

O juego o pierdo, o gano si no juego.

Acá estamos.
Somos Legión.

Y ni Satanás ni Dios han sido invitados a mi brindis en el que se romperán algunas copas, se cortarán algunas venas, y levantaremos nuestros dedos en V, glorificando una Victoria sobre la muerte misma, cada día, cada noche, y cada noche que se continúa de la anterior.

Ésta, va por mí.

Atroden!

6 comentarios, viene flojo.:

Javito dijo...

Como Siempre, Autentico Bro!!!

El Observa dijo...

Hermoso y profundo como siempre, feliz cumple y un vaso de vino y un chori para brindar, te falto poner este lo hice porque se me canto las pelotas. Un abrazo

La Condesa Sangrienta dijo...

Salú!

Anónimo dijo...

Impecable como siempre.
Felí cumple, puto!
Una sihankista de la primera hora.

Felipe dijo...

una cagada como todo lo suyo Ján. Pa ke no se envicee, vio?
Abrazo!!

Felipe dijo...

ke se yo como se escribe acá. Manga de porkería esto de los blos!
Una mierda realmente Ján, pero sha nos tiene acostumbraus y è como la mina ke la siguen cagando a palo y se keda, vio?
Kien tiene la culpa el chancho o el ke se lo coje? perdón, era la oveja, bueh, algo así!
UN abrazo compañero y guardá algo de compostura pal vierne, ta?

Publicar un comentario