lunes, 10 de octubre de 2011

LO SUFICIENTEMENTE CERCA


Esta cosa similar a la nostalgia, por un tiempo que se acaba, creo, me tiene a mal dormir.

El asuntito que se viene, el de no resistir y empezar a pelear, el de ser los portadores sanos e insanos de cuanta sonrisa veamos, esta autoridad democrática y esta suerte de burlita de saber que cuando apostamos, lo hicimos con las dos manos, se siente bien, pero se siente raro.

Imaginar, nomás, la cantidad de remeras revoleadas, de desnudos totales, frontales, parciales, que tendremos el 23 mientras bailemos el Baile de la Victoria, siendo un Frente de justicia y amor, Vatayón de almas sin paz, con pan, decía, imaginar, nada menos, nunca más que hoy, tanta algarabía, me da un nervio.

Creo que nos sentimos como si todos fueramos catorceañeras y estuvieramos a punto de cumplir 15, y el 23 fuera a ser nuestra Gran Fiesta.

Creo que todos somos solteros vencidos, entregados a la linealidad pacífica de un matrimonio consentido, que finalmente, llega y nos dedicaremos a ser y hacer amor.

Creo que estamos siendo todos una suerte de jubilados prematuros, un momento de retiro, una paz que no es pax sino un premio, una joyita, un alfajor a la vuelta de la escuela y una merecida siesta después de una mañana aterradora de trabajo auténtico.

Creo que así estamos yendo, fluyendo por un mar que se puso tranquilo, con pescadores a lo lejos que nos tiran sus anzuelos, pero nosotros, salmones todos, vamos al revés y movemos nuestras aletitas en una coreografìa de tanta igualdad y de tanta efectividad que podemos empezar a soñar hoy el país de mañana.

Y soñemos más, que en diciembre, nos despertaremos con noticias de gran actividad, de volver a ponernos nuestros uniformes de piel de gallina y todos esos tejidos de aplauso, apoyo y dientes apretados para seguir, y seguir y seguir.

Viva Perón.

Mientras tanto, hoy y hasta la nochecita, vamos a estar haciendo esto:


con el Vatayón Militante y toda esa alegría que tratamos, y a veces logramos, de ser.

1 comentarios, viene flojo.:

Emi dijo...

tengo más de 50 pero esa noche voy a tener menos de 30.
poder pensar con alegria un futuro para mis hijo y para mí ...
un futuro para mis hijos ...
un futuro...
es tan maravilloso que los vamos a festejar como nunca
juntos el 23

Publicar un comentario