martes, 16 de octubre de 2012

LA LEALTAD


Cuando hablamos de lealtad, solemos hablar de más y a veces de menos, y como todos sabemos, habiendo nacido peronistas o habiendo elegido el camino de Perón, sabemos que más que hablar y hablar, lo que tenemos que hacer, es pertinentemente, hacer.

Porque entendemos que la lealtad es a las tres banderas y el peronismo no es un adjetivo y que ese peronismo tiene tanto de kirchnerismo como de justicialismo y por lo tanto, tiene todos los valores de una construcción de abajo hacia arriba mirando siempre a lo más alto con los pies en lo más bajo.

La lealtad, bien entendida, es el ardid por la labor, el empuje constructor que abre lugares donde no los hay y el ensanchamiento en lugares ya conquistados.
Le lealtad, es a un modo de vivir y de compartir, de ser y de empatar las realidades y las chances, las posiblidades y las realidades que se hacen, día a día, en una patria siempre compleja y siempre al día, planteada la relevancia de lo que se hace como lo único que se puede hacer.

¿Suena simple?
Lo es.
Y en esa simpleza es donde recide la cuestión a lo que le debemos ser leales.

Porque en la soberanía política existe la soberanía y las libertades individuales que hacen al hombre y a la mujer de la patria, planteados estos como actores fundamentales de la política, y no meros participantes o expectadores de la construcción cotidianda de políticas largoplacistas. Y esas individualidades son las que hacen a una colectividad heróica única, histórica e irrepetible en tanto relevancia del momento y del tiempo que nos toca vivir.

Porque en la independencia económica está la necesaria realidad de poder vivir y elegir lo que uno quiera o como quiera vivir, dentro del escenario propiciado por políticas concretas y sanas, basamento de toda sociedad en el marco de un capitalismo “bueno”, siendo que tal cosa, existe.

Y porque en la justicia social se empata la igualdad y las chances se abren como flores que renacen día a día en una primavera que lleva varios años, que se riega todos los días y que genera un jardín autosustentable que pretende parir para mañana, la deuda de ayer, en el día de hoy.

Por todo esto, la lealtad es a las bases.
La lealtad es al que tenemos al lado.
La lealtad, es a la igualdad.

VIVA PERÓN.


3 comentarios, viene flojo.:

Anónimo dijo...

Viva el Pocho

Anónimo dijo...

Pasión, lealtad... Admiración...sldos. Valerie

Anónimo dijo...

El 27/10 vamos a llenar las plazas de todo el país, compañeros. Que nuestro recuerdo de Néstor sea militante y perseverante en la búsqueda de una Argentina más justa, libre y soberana.

A no aflojar, que el garcaje está agazapado y espera su oportunidad de volver al poder por el medio que sea.

Publicar un comentario