miércoles, 11 de diciembre de 2013

robos para la fiestas





Ayer para todos los que vivimos en Buenos Aires (no necesariamente porteños), el Gobierno Nacional brindó una fiesta que debía ser celebrada por todo el país, emocionante para todos y todas y fundamentalmente, feliz.

¿Y qué pasó?
Pasó que un grupo de policías, conocidos como RATIS, en otras jergas, BIGOTE, se vienen acuartelando hace semanas, justo antes del día de la democracia, justo antes de las fiestas, justo antes de "los balances".

No es menor y no es novedad, que no es lo mismo un paro por derecho que un acuartelamiento.

¿Podían los policías trabajar a reglamento, dosificar la presencia policial, pero garantizar un mínimo de patrullaje sin dejar librada a la suerte a todos los argentinos y argentinas que quedaron entre la espada y la espada?
Sospecho que sí.

¿Qué pasaría si los gobernantes, cualquiera sea su signo político, decidieran hacer un paro en sus funciones?
¿Qué pasaría si los dueños de los bancos pararan durante varios días el flujo de dinero?
No les quiero dar ideas, pero tampoco quiero preguntar qué pasaría si los docentes decidieran parar por tiempo indeterminado hasta que les paguen por lo menos, lo mismo que a un COBANI.

También, entiendo que los docentes, o los médicos, o los bomberos, o los gobernantes, jamás harían algo así, porque la gran mayoría, tienen vocación de servicio. La gran mayoría de docentes, médicos y bomberos: sospecho que mucho funcionario no, no tiene vocación de servicio y menos por y para el pueblo: hay pocos ejemplos como los de la Presidenta de la Nación, que no se detuvo ni cuando su compañero de toda la vida alcanzó el cielo con las manos.

Los saqueos, que no son tales, sino que son zonas liberadas, como comenté en mi inútil posteo anterior, son culpa absoluta de LA GORRA: hay que estar muy pero muy mal, para decidir en algún momento de la vida, ponerte del lado de la mecha equivocado, elegir ser el ORTIVA y la REPRESIÓN.
¿Hay policías buenos en el mundo? Desconozco. Espero que sí, pero nunca conocí a ninguno.
¿Vos?

Más acá, quería ejecutar cierto pedido no de disculpas, pero si de comprensión y con dolor sincero, de lectura política: muchos compañeros y compañeras que están del lado bueno de la vida, se enojaron incluso con el Estado Nacional, aún siendo kirchneristas, porque esta Fiesta de la Democracia no se suspendió. Creo pertinente decir que tenemos que entender que esta fiesta, hasta las 15 horas inclusive, estaba infectada y plagada de rumores de "no se hace". Todo infundado. 
Que por los medios enemigos de los intereses del pueblo, le sugerían a todos y a todas que por las dudas no vayan a Plaza de Mayo, porque podía "haber incidentes".
Claro, el incidente más grande que hubo, fue que La Renga tocó en el festival, que era una sorpresa que algunos habíamos tenido la suerte de saber antes y que el cantante de esa banda hizo severas declaraciones a favor del kirchnerismo, desde Néstor, hasta el día de hoy.

A saber: ellos, los malos, Los Ellos, querían que esta fiesta no se haga.
Que el pueblo esté en vilo, aterrado por la culpa de unos HIJOS DE PUTA que porque tienen armas, se amotinan y nos dicen "si no me pagás, te pego" y ahí, escondidos por las armas que nosotros les dimos para que nos cuiden, nos aterran.

Y nos matan.
Siguen apareciendo muertos en todo el país, a raíz de los asesinatos que se dieron en una gresca infernal de pueblo contra pueblo. Como dicen los OPERADORES de La Nación, esta sería la lista de CRIMENES que se dieron y de HOMICIDIOS, al menos los conocidos:

Doce personas murieron en la última semana tras la ola de revueltas policiales y saqueos que sacudió a casi todo el país. La última muerte confirmada es la de un hombre de unos 30 años que falleció en las últimas horas en Tucumán al ser baleado aparentemente por vecinos que custodiaban un barrio de la periferia sur de la capital para evitar saqueos, informaron fuentes de la Guardia del Hospital Padilla.
Buenos Aires. Hace una semana, durante las protestas derivadas de un corte de luz que afectó a parte del conurbano tras el temporal del lunes, una persona murió en medio de un intento de saqueo. Lin Zhang Xian, un comerciante chino que intentó evitar a los balazos que saquearan su supermercado en Glew, murió después de que los atacantes volvieran al lugar y lo incendiaran.
Córdoba. En la ciudad capital se desató -hace una semana- el primer reclamo policial. Javier Alejandro Rodríguez, de 20 años, murió tras recibir un balazo en la espalda mientras iba en moto con otro joven por un descampado en el sur de la ciudad. Ambos habrían participado de un robo a una casa de electrodomésticos ubicada allí cerca.
Jujuy. En Perico, 37 kilómetros al sur de la capital provincial, un joven cuya identidad no trascendió murió el domingo en un intento de saqueo a un local de ropa deportiva. Habría recibido un puntazo en medio de un forcejeo entre otro supuesto saqueador y el cajero del comercio. Murió en el acto.
Chaco. En la ciudad de Resistencia, epicentro del reclamo policial en Chaco, murieron cuatro personas. En un intento de evitar un saqueo, el oficial de policía Christian Vera, de 35 años, cayó herido de un balazo. Murió poco después en el hospital. Ricardo Romero, de 23 años, habría intentado entrar a un comercio: fue asesinado por el dueño del local.
El lunes, Carlos Luis Silva y Anabella Ojeda estaban en el lugar donde cayeron Vera y Romero. Según el gobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff, sus muertes "no tuvieron nada que ver con los saqueos".
Tucumán. En la provincia comandada por José Alperovich, la huelga policial se levantó ayer. Un joven murió mientras escapaba en moto con mercadería robada. Otro, de 33 años, murió en el hospital por lesiones con arma de fuego en el abdomen. Un tercero murió por una herida de bala en la cabeza. Y un cuarto, de 30 años, murió al ser baleado aparentemente por vecinos que custodiaban un barrio de la periferia sur de la capital para evitar saqueos. Sus identidades no trascendieron.

Entre Ríos. Según confirmó el mandatario provincial, Sergio Urribarri, un hombre que participaba de un intento de saqueo murió electrocutado.

De acuerdo a las personas que escriben en La Nación, la mayoría de los muertos fueron por balas de comerciantes, el pueblo, los vecinos.

Yo quisiera saber si a los vecinos que dispararon, los van a auditar e investigar para ver si sus armas fueron reglamentarias, si esos ASESINATOS se dieron "en defensa propia", si se mató gente por la espalda, si se cazó NEGROS, si alguno de esos que tenían armas eran POLICÍAS, y si los que estaban ROBANDO, lo estaban haciendo efectivamente, quienes eran, de dónde y en qué contexto fue cada uno de estos CRIMENES: no vaya a ser cosa que porque no había policía, la justicia no funcionaba, o que porque es más fácil pegarle una patada a una casilla de "paredes" de cartón, es mejor cazar a cuatro o cinco VILLEROS que robaron unas llantas y unos plasmas, que atrapar a los rubios pajaritos, bravos muchachitos, que se robaron una guitarrita.
O si todo va a quedar en la nada, en unas noches sin ley.

También me gustaría ver algún tipo de sanción para todos estos DELINCUENTES vestidos de celeste y azul, con sus gorras con estampitas, que atacan al PUEBLO que LES PAGA SU SUELDO.

Mis compañeros y compañeras y amigos y amigas y hermanos y hermanas del interior estaban enojados con que "nosotros" sigamos adelante con esta fiesta: teníamos que hacerlo.
Necesito que crean y comprendan esto: si no hacíamos la celebración de la democracia, perdíamos nosotros (nosotros como ustedes, nosotros los buenos) y perdía un poco la democracia.

Habría ganado la situación rehén de un país en manos de unos cuántos DELINCUENTES que o tomaron cuarteles, o tomaron las armas, o se tomaron un avión o se tomaron todo el tiempo del mundo para actuar y ejecutar la negociación.


En Tucumán, sin ir más lejos y estando tan cerca, la policía liberó la zona, la gente se robó de todo en todos lados, luego llegaron a un acuerdo tardío entre la policía y el gobierno porque el Gobierno provincial demoró abundante en resolver, y cuando acordaron, la misma policía que se acuarteló, fue y reprimió a las víctimas de los robos que la propia policía había propiciado. 
¿Entendés?


El país, no duele. No hay tal cosa como "dolor país".
Hay tristeza porque esto fue una ratonera con un queso con nombre y apellido y ese apellido era "el pueblo". Hay bronca, mucha bronca, porque los VIGIS siguen teniendo la sartén por el mango y el fierro por elgatillo.

Hay maldita policía, ahora y siempre.

Y hay que estar muy mal en el corazón para elegir ser YUTA, eh.

1 comentarios, viene flojo.:

Comandante Cansado dijo...

Juan, no hay Estado sin policía. Tiene que ser lo mejor posible, eso es todo.

Publicar un comentario