miércoles, 15 de marzo de 2017

Al Ritmo de las Cucarachas






Nos dicen cucarachas,
más bien KUKARACHAS,
¡nos gritan en mayúscula!



Nos piden que entreguemos a los nuestros, y nos piden que entreguemos la memoria y la memoria es enorme: en la memoria tenemos a los y las 30.000 pero también como la memoria es amplia, tenemos el recuerdo de una vacación en Mar de Ajó y un par de zapatillas que le compramos al nene.
Nos piden que borremos de un plumazo o que al menos, aceptemos lo que somos: las kukas, los negros, las villeras, los vagos, las trolas, las que por dinero, hasta fornicarían y traerían a una persona más al mundo: sólo por poder beber más.
Sus dedos de uñas pintadas, hermosas, perfectas trataradas en el doctor, nos señalan a nosotros y señalan nuestros celulares, señalan nuestro calzado, señalan nuestra manera de vivir.
Ellos pidieron QUE LA YEGUA DE TOLOSA SE MUERA Y QUE NÉSTOR SE LA LLEVE PORQUE SE LA OLVIDÓ DESPUÉS DE QUE A ÉL LO MATÓ SU HIJO y nosotros "Macri Gato" y nos reímos y cuando marchamos bailamos y cuando hacemos ruido nos hacemos chistes y no nos tomamos muy en serio al enemigo porque sabemos que es un inquilino chiquitito, una suerte de Pettinato de la política, y que mañana va a ser motivo de vergüenza de abrumadoras mayorías como lo es inversamente, motivo de orgullo lo que vivimos aquellos 12 años de fábula.
Bueno: también le decimos chorro, corrupto, delincuente, bobo, nazi, facho y "hambre".

Somos los negros, somos los grasas ¡Pero conchetos también! y esa no la pueden entender, no la cazan, los MarquitosPeñazzzzz de la vida, tan barbita y cara de hacerse el boludo, tan vidrio polarizado y subido electrónico mientras traga saliva y piensa "Me estoy haciendo el boludo pero bueh" como quien le dice "no no, gracias" a un vendedor que ofrece medias cuando uno se toma un café en algún lugar. Esos suavezones, tan ricos, con conciencias de almidón (¡Sintético!).

Y dale que te dale con que digamos si somos o no kirchneristas, con que digamos o no si somos "la rata kirchnerista" pero querido... querida... ¿Por qué será que a todos los que luchan por el bienestar general los llamás kirchneristas?
Me acuerdo de los dosmildieces (?) que si celebrábamos el 25 de Mayo con una escarapela nos preguntaban (interpelaban) si eramos kirchneristas.
¿Por cuá?
Porque terminaste asociando a la cosa patria con nosotros y nosotras.

Si canta el himno es K.
Si defiende trabajadores es K.
Si no se arrodilla con facilidad ante el patrón es K.
Si milita es K.
Si está en un barrio es K.
Si canta el himno es K. (Lo puse dos veces, andá a saber).
Si le interesa la política es K.
Si se queja porque todo es caro es K.
Si hace paro es K.
Si hace una movilización es K.
Si tiene un merendero es K.
Si tiene un comedor es K.

Si te dice que sos un boludo si no le prestás atención a la política es K.

Si tiene barba es K.
Si es gordo es K.
Si es negro es K.
Si es argentino es K.
Si prefiere cosas argentinas es K.
Si defiende los Derechos Humanos es K.
Si defiende a las Malvinas es K.
Si toma Manaos es K.
Si es millonario es K.
Si es pobre es K.
Si es cheto es K.
Si usa Iphone es K.
Si tiene Nike es K.

Y así pero siempre que sea que el himno no se cante en la escuela, que los trabajadores que defienda no sean ellos mismos, si el patrón no es el de quien señala, si hace todo lo que no querés, entonces pasa a ser K.
KUKA.
KAKA.
KEKO.
KIKI.

Si te cae mal es K.

Si queremos que haya cuotas somos K.
Si queremos que Tecnópolis sea lindo somos K.
Si queremos Qunitas somos K.
Si queremos Fútbol en la tele gratis somos K.
Si queremos que se investigue toda la obra pública somos K.
Si queremos que los jueces dejen de ser esos viejos chantas oscuros más que ricos, deliciosos, somos K.
Si queremos compartir un cacho de pan somos K.
Si queremos que al vecino le vaya bien somos K.
Si no odiamos al chino del superchino somos K.
Si no odiamos peruanos, venezolanos, colombianos, paraguayos, uruguayos, bolivianos, somos K.
Si queremos mejores sueldos somos K.

¡Hasta si tenemos calor y prendemos el aire somos K!

Si estuvimos bien en 2015 somos K.
Si fuimos más felices hace un año y medio que hoy, pues es que somos K.
Si tuvimos más plata, eramos K.
Si teníamos trabajo, eramos K.
Si nos fuimos de viaje, fue por K.

Y así hasta el colmo que descansa debajo de sombreros de Señoras con Sombrero.

¿Y sabés qué?
Sí, somos K.
Somos los buenos.
Somos los que nos preocupa la persona que tenemos al lado, el que está al lado de esa persona y 44.000.000 de personas más que están al lado.


Incluso todas esas personas, 
que se creen 
que la K es 
un insulto.

1 comentarios, viene flojo.:

analamaestra dijo...

¨con conciencias de almidón¨resonante !

Publicar un comentario en la entrada