viernes, 31 de diciembre de 2010

MORIREMOS ANTES.





Nosotros moriremos antes y antes que qué, podrás preguntar y puedo contestartelo: antes que todos los demás.

Porque moriremos cansados, moriremos con el molino de viento clavado en el pecho, tristes, pobres y pelotudos, engañados y perdedores.

Moriremos en vano, moriremos sin gloria, moriremos como atentos señores que dieron su vida por algo que no funcionó pero que ojo, eu, parecía que sí.

Moriremos en un lamento de madres que estarán ahí al pie del cañón y otros tantos nos olvidarán al instante, muy ocupados con la revolución del “me gusta” y el “compartir”.

Moriremos en cien mil etiquetados y en cien mil comentarios de Facebook: estamos siendo velados pero todavía no nos enteramos, porque un velorio con cuerpo presente y VIVO no se ha dado nunca en la historia puta nuestra.

Moriremos antes, moriremos tarde, moriremos el mismo día que estén todos los medios cubriendo un incendio de una juguetería con dos osos muertos y cuatro muñecas rubias derretidas: la nota será eso, el hambre, la inseguridad y la puta que te parió.

Moriremos antes y moriremos como semi dioses sin culpa, moriremos rubios y buenos, moriremos con cien mil amantes reclamando la herencia pero ninguna de ellas dirá que tiene que pagar el cajón.

Moriremos antes, claro y moriremos justo antes de que empiece el partido en el fobal que a todos nos gusta pero ojo, para mí que ese chico tiene que jugar de media punta y no de medio campista.

Tan medio pelos, todo al medio, todo medio, todo mediocre, todo por la mitad, tibieza de barrios suburbanos y el cagazo enorme que nos da apostar a perder. No porque perdamos sino porque de la costumbre se hace una pasión y si siempre es así, deja de doler.

Moriremos antes y moriremos sonriendo: hemos bebido vino muy malo, fumado puchos muy chotos, comido demasiadas hamburguesas de McDonald´s y tocado demasiados culos enfermos.

Nos han cagado, nos han estafado, nos han golpeado, se nos han colado en la parada del colectivo, nos han sacado el celular, nos han cambiado la patria y hemos sido los payasos más lindos de un circo en el que la caja, la cobra otro.

Se nos han muerto todos los padres que habíamos elegido, se nos han escapado todos los trenes y hemos comido panchos con mayonesa en mal estado en todas las estaciones.

Hemos parido teniendo pija y huevos y ellas han tenido enorme pijas donde les debería nacer una hermosa y fémina concha de hada buena.

Nos hemos equivocado pero nos encanta.

O mejor dicho: nos gusta.

O “me gusta”.

Compartir.

Comentar.

Hace 1 vida.

0 comentarios, viene flojo.:

Publicar un comentario