lunes, 3 de enero de 2011

RÍO DE LA PLATA.

























No siempre, pero a veces, me resulta tremendamente curioso ver a mucho gorila, o mucho sorete, o mucho forro agrediendo a todo el espectro K y cuando veo que esos gorilas, esos soretes, esos forros están literalmente inundados de guita me da cosita.

Porque no siempre, pero a veces, veo que se da el tremendo caso de pibes nuevos, pibes frescos que son molidos como pan duro para convertirlos en cobertura de milanga y en el camino (en la caída) no les tiran un hueso ni por putas.
O porque piden un hueso, les tiran un Dogui y lo que le tendrían que tirar aquellos que tienen la fábrica de comida para animales, es un hueso, porque hueso quieren.

Entonces a veces, casi siempre, veo que muchos de nosotros, o UnoDeNosotros se levanta a la mañana y piensa "qué vida puta" y se pone la ojota medio rota, la remera sucia, y se rasca un huevo hasta que hace pis, se mira al espejo, tose el pucho de anoche y niega mientras se lava los dientes.

Pero ojo, no va a hacer ninguna crítica al modelo nacional y popular y sabés porqué no la va a hacer?
Porque en verdad, ese pendejo, esa pibita, ese pavo y esa tarada, están con el corazón puesto en esto.

Y en ese muchas veces, en ese casi siempre, es que me pregunto un par de cosas, a saber:

1- Porqué el que mucho tiene mucho se queja?
2- Porqué el que poco tiene no se queja?
3- Porqué el que poco tiene no se queja y no tiene más?
4- El que poco tiene y defiende con pasión, de tener mucho, se quejaría?

A la respuesta cuatro puedo responder que no, que no se va a quejar, sino que se va a sentir feliz de estar formando parte de algo grande, de algo histórico y que va a estar chocho con unas monedas.

Mientras tanto, de este lado del mundo, mucho pibe, mucha piba, que defienden al proyecto, que se pelean con la tía y que hablan de política en la esquina y en la parada del bondi, cierran sus blogs, lamentan sus vidas miserables y buscan en internet de qué carajo vivir porque parecería que en la política, la guita fuerte está en llamarse Carlos García Moreno.

Entonces se hacen telemarketers, se hacen canillitas, se hacen peones de fábrica, y están contentos porque claro, Argentina Trabaja.
No?

Salú.


1 comentarios, viene flojo.:

Publicar un comentario