lunes, 15 de agosto de 2011

DIFICIL




Difícil escribir, difícil contar, difícil decir.
Difícil no confundirse, difícil tener un tono, un tempo, un ritmo.

Porque es difícil, porque fue difícil y porque dale, así como no nos imaginabamos el tremendo guampazo que nos comimos en Capital, no nos esperabamos esto en la interna.
Yo me la pasaba diciendo que metíamos el 20%, pero no porque lo creía, sino porque necesitaba que nadie crea que "ya estaba".
Ahora, creo, o miento que creo, que a oKtubre llegamos con un peligroso 30%.
O menos.
Y que Duhalde va a crecer.
Pero es difícil, la verdad.
Se hace difícil no querer salir a expropiar todo.
A romper Clarín a piedrazos.
A regular el comercio exterior.
A ir por la renta extraordinaria.
A por la ley de Entidades Financieras.
Al Plan Casas Para Todos.
A Todo Para Todos y servido como para Dos.

Es difícil.
Es difícil no acordarse de la 125, no acordarse cuando perdimos aquel jodido 28 de Junio y nos miraban como en chiste.
Es difícil no querer salir a correr y a pedirles a todos los que no creían en nosotros que nos felen ahí nomás, en la calle, donde nosotros querramos porque todo, ahora, es nuestro.

Es muy difícil no pretender.
Es muy difícil no ser presumido y cancherito.
Muy, pero muy difícil.

Es muy difícil no reírse de Carrió, del pelo idiota de Majul, de Rial y su tibieza, de detestar a todos los que decían que nos habían pedido que creyeramos que habíamos perdido, alguna vez.
Es muy difícil, no sonreír.
Es muy difícil no ver a la oposición como una imitación de la democracia y a la Presidenta como una Jefa seria, real, realista, realizable.
Es difícil no sentir hasta una simpatía infantil por Altamira, una vergüenza por Alfonsín porque nunca apostó de verdad.
Es difícil no sentir orgullo militante por nuestros funcionarios cantando nuestras canciones y nosotros cantando con ellos.

Es difícil no sentir un cariño enorme cuando Amado Boudou se te tira encima, LITERALMENTE, y vos estás ahí de noche, con frío, festejando y ni siquiera sentís que es una locura, sino que lo alentás, lo saludás, el tipo canta, el tipo grita y todos lo celebramos como si fuera Uno De Nosotros.
Porque es Uno De Nosotros, al fin.

Como cada uno de nosotros es uno de ellos y uno de ellos es uno de nosotros, todos somos Perón.
Como cada uno de nosotros tratamos de hacer algo y cada uno de ellos trata de hacer algo, todos somos Evita.

Y como cada uno de nosotros trata de ser Ella, y Ella trata de ser Ella más uno de nosotros, es que todos, todo el tiempo, somos Él.

Qué difícil criticar a La Cámpora después de verlos cantar por vez número mil la misma canción, PORQUE SÍ.
Qué difícil diferenciarse de nadie, cuando todos somos nadie porque nadie es alguien porque todos somos uno.
Qué difícil ser Peronista, la pucha.
Qué difícil ser feliz.
Qué difícil bajar esta sonrisa.
Qué difícil esta elección, que suena tanto, pero tanto, a erección.

Y qué lindo.

Qué lindo ver esos números tremendos.
Qué lindo quedarse hasta las dos de la mañana en la puerta del hotel.
Qué lindo vernos a todos con esas caras.
Qué lindo bailar.
Qué lindo ser soldado de Néstor.
Qué lindo que no hayamos hecho las cosas mal.
Qué lindo sentir que hay que seguir como locos.
Qué linda ella.
Qué lindo trabajar.
Qué lindo cantar.
Qué lindos todos nosotros con esas sonrisas y esos besos.
Qué lindo militar.

Qué lindo Perón, Néstor, Evita.
Qué lindo, qué felicidad, qué gloria.

Qué lindo que nos abran las puertas como lo hacen.
Qué lindo que seamos compañeros, che.

Qué lindas las compañeras.
Qué capos los compañeros.

Qué de amor contagiamos.
Porque de amor estamos enfermos.

5 comentarios, viene flojo.:

JP dijo...

Lo que tenemos que plantearnos de acá a octubre, es no caer en ningún triunfalismo y ponernos como meta conservar el 50% de los votos obtenidos (y de ser posible aumentarlo) para poder gobernar los años que vienen con fortaleza y tranquilidad. Hay una crisis económica mundial en ciernes y eso nos va a afectar tarde o temprano. Hay que consolidar lo más rápido posible la unidad latinoamericana en lo económico, como así también en lo político y en lo social y también en lo militar.

Saludos,
JP

la c. dijo...

re-lindo!!!!

Anónimo dijo...

Hank, no podés!! Se ve que sos jodido eh! me robás las palabras, los sentimientos, las sensaciones, las emociones, las risas, las lágrimas... y te ponés a escribir todo eso que a mí también me pasa!! Y encima hasta te lo tengo que agradecer porque lo expresaste mientras asiento cada palabra, cada frase con la cabeza,con una sonrisa y un lagrimón!! Adriana Ferrari

Fernanda dijo...

Conociendo a muchos militantes y sin serlo, te diría que su alegría es hasta contagiosa.
Pero me resulta triste que se vea el futuro de nuestro país como una competencia de grupos. Así, no hay nadie que nos pueda hacer avanzar. Así, nos matamos entre nosotros en nombre de "lo mejor". Y es triste.

vale berman dijo...

Leeeendoooo!

Publicar un comentario