lunes, 17 de octubre de 2011

CUANDO EL CIELO TE PREGUNTE




Cuando el cielo te pregunte, un día, tardío, de noche o de día, le vas a decir que estuviste acá, lavandote la cara con las manos, escondiendo de la miseria los ojos secos y mojándolos con la alegría de quererte mucho y por lo tanto, querer mucho más al país entero.

Cuando el cielo te pregunte, un día, que no tengas gafas de sol y te deje ciego, y busques en el aire una nube con la forma de tu vida, vas a poder decir que nadie te empujó de tu lugar ni hasta tu lugar y que entonces pusiste la piel sobre la acción y la acción se convirtió en magia.

Cuando el cielo te interrogue, acerca de qué fue lo que pudiste crear, qué fue lo que pudiste fabricar con tus manos y con tu pecho, vas a poder contestar con el fuego de la vida que la muerte fue un detalle obsoleto y todas las instancias que la precedieron sirvieron como entrenamiento para llegar a la meta con toda la fuerza del cordón de la vereda.

Cuando el cielo se vuelque sobre tus hombros y te sume un peso por los que no tienen un peso, cuando el cielo te ilumine de costado y tu sombra se mezcle con la sombra de los otros, cuando grites hasta quedarte afónico, y entonces vuelvas a gritar mucho más fuerte y tus aullidos despierten a los ignorantes, vas a saber que todo esto se llamaba Peronismo y todo lo que buscaste cuando quisiste ser algo, alguien o algunos, lo tenías ahí, en la organización que derrota a un tiempo que no es más que un reloj.

Cuando el cielo te pregunte, querida hermosura brillante, quién fuiste, vas a poder decir que fuiste el sueño, el despertar, el desayunar, el almorzar, el vivir, el amar, el abrazar, el bailar, el trabajar, el hacer y el decir, el creer y el conocer.

Cuando el cielo se abra en dos y desde ahí la luz de todo lo que esperabamos se convierta en natural, nuestro grito de corazón va a ahogarte y te va a dejar respirar, porque no hay nada más lindo que gritar cuando se grita como gritan los lobos.

Cuando el cielo te regale lluvia.
Cuando el cielo te regale rayos de sol.
Cuando el cielo te regale nubes.

Cuando el cielo te regale cielo.

Cuando el cielo te pregunte lo que quiera, nosotros vamos a saber responderle, en tu nombre, en su nombre, en nuestro nombre y en el nombre de todo lo que sabemos que es más justo.

Viva Perón.

0 comentarios, viene flojo.:

Publicar un comentario