miércoles, 9 de mayo de 2012

Los tiempos están cambiando


















ANTES QUE NADA, DALE AL PLAY.


Times They Are a Changing by Bob Dylan on Grooveshark


LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO, de y por Bob Dylan.


Vamos gente, reúnanse donde quiera que se encuentren.
Admitan que las aguas han crecido a su alrededor.
Y acepten que pronto estarán calados hasta los huesos.
Si creen que su tiempo vale reservarse,
mejor es que comiencen a nadar o se hundirán como una piedra.


Porque los tiempos están cambiando.


Vamos, escritores y críticos que profetizan con su pluma.
Mantengan los ojos abiertos que la oportunidad no se repetirá.
No hablen antes de tiempo pues la rueda aún está girando.
Y todavía no ha nombrado a nadie.
Porque el perdedor de hoy será quien luego gane.


Porque los tiempos están cambiando.


Vamos, senadores, congresistas, presten atención al llamado.
No se paren en el umbral, no bloqueen el salón.
Porque quien resulte herido será quien se oponga.
Hay una batalla allá afuera y atroz.
Pronto sacudirá sus ventanas y hará crujir sus paredes.


Porque los tiempos están cambiando.


Vamos, madres y padres por todas partes.
Y no critiquen lo que no pueden entender.
Sus hijos y sus hijas están más allá de su control.
Y su antiguo camino está envejeciendo rápidamente.
Por favor retírense del nuevo si no pueden dar una mano.


Porque los tiempos están cambiando.


La línea ya está trazada, el curso ya está marcado.
El lento de hoy será luego el más rápido.
Tal como el presente luego será pasado.
El orden, rápidamente se está desvaneciendo.


Quien ahora es el primero luego será el último.
Por favor retirate del camino si no podés dar tu mano.
Mejor comenzá a nadar o te hundirás como una piedra.
Pronto sacudiré tus ventanas y haré crujir tus paredes.
Porque el perdedor de hoy será quien luego gane.


Porque los tiempos están cambiando.


--------------------------------------------------------------------------------------------------


Hoy se sancionó La Ley de Identidad de Género.
Esto significa que una chica trans, a la que nosotros hace rato le decimos "chica", ahora pueda tener un nombre en su DNI, y que ese nombre la descubra legalmente como "chica" y que entonces esa chica tenga todos los derechos de las otras chicas, todos los problemas de las otras chicas, y ser lo que ella decidió ser, vivir como tal y que ya no se tenga que comer esos garroncitos que le hacían comer los polícias, los doctores y otros tantos que de un tiempo hace no mucho, a hoy, les hacían comer.
Porque, claro, no es "el nombre" y nada más, sino que es una cuestión que te incumbe a vos, al que está atrás tuyo, al que se sienta en el colectivo a tu lado y a tus hijos.
Esto se trata de igualdad, algo que nuestro gobierno, desde Néstor hasta Cristina, pasando por Cristina, viene tratando de inculcar como cambio social de base.
La igualdad, palabra que suena tan linda, debe ser, y a veces lo logra, el norte que enarbola todas las políticas de estado, todas nuestras militancias y todas las luchas por las que perdemos a nuestras familias, a nuestros amigos, a nuestros pasados, esas cosas que no nos dejan dormir del todo bien cuando algo no sale tan bien como esperabamos.
La igualdad significa muchas cosas, claro, pero antes que nada, significa igualdad.
Igualdad en el que todos pueden acceder a lo mismo.
Igualdad en el que todas pueden tener el mismo amparo.
Igualdad en el que ante los ojos de esa cosa tan desconocida y omnipresente, omnipotente y todopoderosa llamada ESTADO, todos somos lo mismo, y nadie vale más ni menos que otro por ser más lindo o más fea, más gordo o más flaca, más homosexual o heterosexual, o más mentiroso o sincera.


La igualdad, te da la chance de que todos podamos arrancar la carrera desde el mismo sitio, y que la llegada, esté al alcance de todos y para todos.
Claro, dirás, "hay muchos pobres que no largan desde el mismo lado" pero nosotros, utópicos, peronistas de sangre, te diremos que es por lo que luchamos, por lo que amamos y por lo que moriremos.


La igualdad, la mires por donde la mires, es JUSTICIA.


Hoy también salió la Ley de Muerte Digna, y entonces, sumandolo y haciéndo una línea caprichosa de itneracción entre ambos conceptos, más el de alguna victoria que tiene ya un tiempo entre nosotros, absolutamente naturalizada, podemos gritar a viva voz que todos y todas se pueden casar hasta que la muerte o la muerte digna los separe, sin importar, o dandole la mayor de las importancias, a cómo sea que se llamen.


Porque elegimos el color de pelo, la camperita, elegimos el novio, o la novia, el, la o los y las amantes, o todas esas cosas, elegimos ser hombres y elegimos ser mujeres, no elegimos amar pero lo hacemos, y ahora también, elegimos el nombre.


La igualdad es la hermana de la libertad, y entre ellas deben llevarse lo mejor posible.
Porque los tiempos están cambiando y el cambio ya está encima nuestro, nos atraviesa y nos deja de pie en la punta de la historia.
Porque los tiempos están cambiando y somos todos relojeros, y convertimos a esa mentira de los minutos en cosas que pasan, se tocan y duran para siempre.


Porque los tiempos están cambiando, claro.
Y están cambiando gracias a vos.


Porque ahora estamos hablando de la comunidad trans, de todo un grupo de gente que fue es y será discriminado, que para todos serán los negros de mierda, los putos con sida, los fondos del tacho de la basura.
Son, ellas, las travestis, las que a ojo de buen tachero laburan de putas, muestran el culo, expulsadas, hormonales, nerviosas, caprichosas, locas, locos, fuegos, drogonas, histéricas, que les gusta demasiado que se las den y darla, que te mandan a la mierda, que te pelean, que todo eso que aplica a hombres y mujeres, en exacta igual medida.


Ajá, igualdad.
Ahora te quiero ver.
Ahora quiero que nos veamos.
Porque esto recién empieza.


Y si ninguna trans se cambia el nombre, del mismo modo que si ninguna pareja homosexual se hubiera casado luego de la Ley, es absolutamente indistinto.
Esto no se hace porque se ha pedido.
Esto se hace porque así es como siempre debió haber sido.


Los tiempos están cambiando, mi amigo.


Y hoy, victoria, también puede ser Victoria, y puede ser tu nombre, hermana querida, compañera.


Y vos, al final, vos mejor que te des cuenta, o la muerte te va a encontrar nervioso y con el gesto amargado.



6 comentarios, viene flojo.:

Emma dijo...

GROSO!!! A tomar por culo a los conservas!!! Si señor somos la revolucion! Mejor que decir es hacer!

Mini DT dijo...

"La igualdad, la mires por donde la mires, es JUSTICIA."
Bien ahí, Soriano.

Adal El Hippie Viejo dijo...

Felicitaciones por su entrada compañero !!!

abrazo peronista

Anónimo dijo...

eso de largar desde el mismo lugar me hace pensar en igualdad de oportunidades. Y me animo a pensar que igualdad de oportunidades no es igualdad. Es una forma más liviana y digerible de la desigualdad. Una manera, al fin, de no entender que nuestra suerte no puede depender de nuestras habilidades o nuestro tezón (porque nuestras habilidades y nuestro tezón también son desiguales). Por lo demás, salvo por el almíbar: linda entrada.

Emilce Hechenleitner dijo...

Ya nadie podrá parar este tren y el que lo intente quedará a un costado de la historia.

Emilce Hechenleitner dijo...

Ya nadie podrá parar este tren, y el que lo intente quedará a un costado de la historia.

Publicar un comentario en la entrada