domingo, 23 de diciembre de 2012

Baladas y balazos

Hoy a la noche, en el patio al aire libre de la UB "Presidenta Cristina Fernández", de Vatayón, presento mi nuevo libro. 

Venite si querés.




Sabés qué quería él?
Que hoy te levantes y salgamos en la tele y que Clarín no pueda mentir.
Que hoy te sacudas la modorra y la pena y lo recuerdes con una sonrisa, con desparpajo, desprolijamente, a lo bestia.
Que hoy nos abracemos entre todos y cantemos el Himno y después sí, la Marcha Peronista.
Que hoy compremos unas birras, que recordemos anécdotas lindas, que disfrutemos el ser lo que somos.
Que nos miremos las caras todas infladas de tanto llorar como una chica que se queda tranquila un rato y enseguida se quiebra en mil pedazos de agua y que nos hagamos burla de lo feos y perfectos que nos vemos.
Que caminemos por nuestras calles como las caminaba él.
Que llevemos nuestros bombos, nuestras banderas.
Que nos fumemos uno en su honor, que brindemos porque el viaje estuvo bien bueno y que sigamos creyendo, creando y queriendo.
Que digamos todas las veces posibles que no lo podemos creer pero que lo creamos: este tipo tiene palabra.
Que nos unamos y seamos todos los que tratemos de hacer esa realidad efectiva.
Que bailemos más de ahora en adelante, que valoremos más cada sábado, cada reunión militante, cada mate tomado con un amigo, cada paso que se da por el barrio en total y absoluta libertad.
Que no confundamos los tantos y que sepamos que así como él se fue, craneó bastante para dejar a un montón de chicos recién nacidos con un paquete de leche en polvo a mano.
Que sigamos juzgando y engayolando a todo milico hijo de puta.
Porque se fue, ajá.
Pero ahora que se fue es cuando tenemos que defenderle la parada de él, su patria nueva, nos dejó el boliche a cargo.
La Jefa está tranquila, atenta, siempre tan bonita.
Pero no le fallemos nosotros.
Porque sabés, qué es lo que el quería?
Que cantemos, que soñemos y que tengamos fuerza.
Mostrémosle porqué era el Jefe.
Mostrémosle que lo sigue siendo.
Y llevemos flores y vasos y versos y besos y baladas y balazos.
La inmortalidad dura toda la vida.





1 comentarios, viene flojo.:

claudio dijo...

Muy bueno loco! Un grande abrazo! No podre estar por ahi(vivo en Zarate y justo laburo), te deseo lo mejor, gracias por tus textos.

Publicar un comentario