miércoles, 13 de marzo de 2013

Opino lo que quiero porque Dios y el Papa son argentinos





En el transcurso de muchos días y algunas horas, varios temas han acontecido como piezas de un dominó extraño en el que quien maneja cada uno de los dos lados antagonistas en este juego que es el juego de la vida, es un mismo ente regulador de la palabra y la palabra que se dice es la palabra verdad, más, con el número puesto, el diario del lunes y la pizza del domingo, podemos decir que este tipo de introducciones para luego no decir absolutamente nada, no estarían teniendo buena acogida en la fuerza militante potente del 54% más o menos, y es entonces que de este modo, así, redundando más en el "esto" que en el "aquello", podemos dar por iniciado este "posteo" que no es más que una cosa que un fulano gordo con poca barba y poco pelo dice por ahí y luego escucha que otros dicen algo similar y entonces viene a su ordenador y tipea cositas como la palabra "aquiescencia", cosa que muchas de las cosas que aquí se escriben, no estaría teniendo por, justamente, una "quiescente" maroma de palurdos que les re da la "nasta" para cualquier otra cosa menos para pelar plumas ante este potrillo paceño (?).

Pues:


  • 1- Chávez


Mucho he escuchado sobre "qué pena" o "qué mala suerte tenemos nosotros los del palo", con respecto a la muerte de Chávez, y no tanto he sentido sobre la enorme fortuna que hemos tenido de vivir a tipos como Chávez, tipos como (me guste o no, que no) Fidel, o como Néstor (en otra medida, ni mejor ni peor, más adecuada a nuestro TERRUÑO), o como, no sé, otros tantos que están vivos, los que se van, y los que quedan para siempre.
Así es que me pregunto si será pertinente, en el dolor y la glorificación de lo que a mi insano entender es el momento más maravilloso de la vida, esa que llamamos muerte, llamarse a la reflexión para poder comprender el peso histórico de tipos así y tipos asá, y si entonces nos servirá, cada vez que uno de los buenos parte, para sopesarnos en un almanaque y entender que tipos así sigue habiendo, y si no los hay los habrá, y si no los hay deberemos construirlos, y si no los hay deberemos pedirlos.
Estamos en una instancia bisagra (toda instancia en política es una bisagra) en la que seguimos hablando de "falta de cuadros" de "ausencia de continuidad" y de "los goles de Riquelme o los campeonatos de Bianchi que ya van a venir".
Así, nos perdemos en una prosa marañosa que nos convoca a darnos cuenta que si no inventamos, erramos, y que a la hora de inventar, mejor será tener el lápiz afilado y no tratar de construir épica donde no la hay, mística sobre tipos y/o tipas que no la tienen o votos en muñecos o muñecas a los que podemos querer mucho y saber que son capaces, pero que no te ganan una elección ni de "qué pizza pedimos hoy".
Será oportuno buscar, será oportuno mostrarse, será oportuno valorar lo que tenemos y vivimos. Será oportuno salir del personalismo, será brillante comprender que la traza de la historia se cambia radicalmente cuando en efecto, el cambio es en la historia y en las vidas de todos y cada uno de los y las habitantes del pueblo.
Será magnífico mensurar en realidades y derechos adquiridos a estos cambios, y será eterno, cuando sepamos que la fuerza de la historia corre como un tornado, que nos queda poco aire y que las cosas no pasan ni por viento de cola, ni por casualidad, sino por voluntad política, oportunidad económica y rédito electoral.
Cuando comprendamos que en estas personas está la responsabilidad de poder virar hacia donde querramos (somos un país enorme, con una densidad interesante y recursos de sobra) podremos con toda autoridad pedirles a nuestras autoridades democráticas lo que consideremos que es plausible y realizable y que no habrá margen para que el día de mañana, venga un jueputas a querer cambiar todo de un plumazo de gallina.
Sepamos y nunca perdamos de vista que realizar un cambio cultural y político, que en definitiva es lo mismo, y un cambio social drástico hacia lo que comprendemos como "lo bueno", lleva mucha voluntad, mucho tiempo, muchas concesiones con las que podemos o no estar de acuerdo, pero que requieren de un trabajo fino de "toma y daca" que lleva y llevó y llevará, en muchos casos, al desgaste de los guardianes de la democracia.
Es así, tan así, que todo el esfuerzo, la conciencia, el peso el tiempo y el costo que tiene un cambio bueno es nada comparado con la voluntad de hacer el mal.
Y cuando el mal anida en mucha gente, ese mal se convierte en gobierno y el pueblo mal domesticado, aprende a hacer lo que le diga su amo, así el amo le diga que se tire de cabeza desde el balcón.
Guardia alta, y, "Prudencia y desconfianza", como decía Néstor y un amigo muy amigo mío me contó.
La historia está en nuestras manos y la moldeamos como podemos, pero también como queremos y con el esfuerzo que le dediquemos.
Bien: dediquémosle mucho esfuerzo para que esto, no cambie nunca más.
Salud, Chávez: si no nos inspirás ahora, la culpa es nuestra.


  • 2- Boca


Sigo sin bancarme a la mentira de Riquelme y Bianchi mientras esté Riquelme, no podrá ni dirigir el sentido de su orín matinal con buena puntería al inodoro.


  • 3- El Papa


El Papa Francisco I, (Pancho para los pibes del barrio), llega a ese lugar luego de haber "sufrido" una seguidilla de embates en su país de origen, como el matrimonio igualitario, la identidad de género, y la lucha de muchos y muchas por el aborto seguro, legal y gratuito, el uso del preservativo (posta, la Iglesia se sigue oponiendo a eso porque está en contra de todo lo que sea anticonceptivo por considerarlo inmoral, porque para ellos el sexo sólo es reproductivo) y otras tantas cosas.

Francisco I, es el mismo hombre que dijo que había que dejar las ambiciones personales de lado y las internas de la política, ese mismo, que ahora es Papa y que se va a morir siendo Papa, elegido por los PURPURADOS que son poquitos, poquísimos, y en los que dale, hay rosca, creo, digo, me parece y que creo, se elige a un HOMBRE, que digamos, tiene la ambición de asumir esto.


Así, lo que se le da al Papa es ahora más fuerza en su lucha anti igualdad, y anti libertad, que es lo que muchos y muchas queremos.
Marcaré una línea en la arena: estoy a favor de que el aborto sea seguro, legal y gratuito, aunque jamás abortaría, yo, Juan Soriano, jamás de los jamases, y no se apresuren a quemar calzoncillos, chicas, que sé que la decisión final es de ustedes y lalalala, cosas con las que no estoy de acuerdo y que podemos discutir cuando quieran.
No obstante, es una cuestión que no tiene que ver con este posteo.
También es necesario que se sepa, marcando otra línea en la arena, ahora perpendicular a la otra que marqué, para hacer una cruz, contándoles a todos y a todas que soy devoto del Gauchito Gil a muerte, que lo tengo tatuado y que en la nuca también tengo tatuada una cruz negra, por todo esto de cargar la cruz y esas cositas.
Y sí, a veces me clavo un Padre Nuestro, y mangueo cositas, y me siento desnudo y ridículo pero en algo hay que apoyarse, sea Dios, Cristo, Gandalf, Chávez, Néstor, Goku, Luke Skywalker, el Padre Mujica, o los gatos.

PERO ESTA IGLESIA NO ME REPRESENTA.
Soy, como dice Ricardito Iorio, jé, un perro cristiano.

Y esta iglesia horrible, que pone a un tipo antipueblo, que lo disfraza de latinoamericano cuando es uno de los que defendió al Campo Rico, cuando miró al costado (mínimo y comprobable, eso) cuando los militares del proceso torturaban, desaparecían y mataban gente, un muchacho que no está del lado del Gobierno más popular de los últimos veinte años, es una clara muestra de que este proyecto, el de la nuestramerica de Chávez, de Lula, de Néstor, de Correa, de Evo, de Lugo, de Cristina, nuestro proyecto, les duele.

Es necesario entender que al pobre, al loco, al tullido, al enfermo, al preso, al descastado, al leproso, lo único que le queda, en muchos casos y en la soledad de su infortunio, es Dios.
Y a veces Dios viene con la Iglesia, cualquier Iglesia, evangélica, apostólica romana, cualquiera.
Y que entonces tirarse en contra de Dios, créase o no, es tirarse contra el núcleo cultural de una persona, y aunque muchos me digan que no, tirarse contra la iglesia, es, para el creyente, en muchos muchos casos, tirarse contra Dios. Valga la redundancia, ahí.

Entonces, afilemos el discurso: no estamos en contra de Dios.
Estamos en contra de los retrógrados, los que ya vencieron en términos de vencimiento en fecha, de esas ideas que llevan a la muerte, a la despersonalización, a la opresión y al terror.

Si a vos te hace bien creer en un huevo, andá y hacete huevista.

La vida se trata de felicidad, paz, amor y diversión.
Y si lo entendiste diferente, andá a cagar.


  • 4- Vatayón


Este sábado, vení acá que la vas a pasar bien, vamos a tener a Chávez cantando, vamos a cantar todos, a bailar y a beber, a defender al proyecto, a defender a Cristina nuestra Jefa, porque nosotros los del pueblo, los buenos, sabemos cómo construir eternidades.



2 comentarios, viene flojo.:

marianitaj dijo...

Mejor Imposible

Carolina Blanco dijo...

Naaa, cómo cero comentario!!! Genial, metele pa´deltante que viene bárbaro, ya te sigo!!!

Publicar un comentario en la entrada