miércoles, 21 de agosto de 2013

Dice Vatayón:



Estos son todos los documentos, con fecha, que oportunamente publicamos desde Vatayón.



Esto no sale en Clarín, ni en Noticias, ni en La Nación, ni en Perfil, ni en 678, ni en El Argentino, ni en Página 12.


V!





Aclaraciones, verdades y victorias

10 de Julio de 2012 a la(s) 5:30
Luego de que Sergio Schoklender hiciera uso de su palabra en libertad y democracia, para difamar, mentir y ensuciar la labor del Vatayón Militante en las penitenciarias, nos vemos obligados a ejercer nuestra defensa, y a dar una respuesta.
Lo dicho por Sergio Schoklender, las declaraciones vertidas en el programa de Luis Majul, y más tarde en Hora Clave, puede leerse en el link de La Nación:

http://www.lanacion.com.ar/1489149-schoklender-la-campora-esta-armando-una-fuerza-de-choque-formada-por-presos

ACLARACIONES


1. El Vatayón Militante no pertenece a La Cámpora y no responde a ningún integrante de la misma.


2. El Vatayón Militante realiza, realizó y realizará actividades junto a La Cámpora, tanto como con cualquier otra agrupación compañera que aporte al trabajo y al desarrollo de inclusión, igualdad y valores democráticos del proyecto nacional y popular que encarna nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner.


3. El Vatayón Militante tiene más de 25 talleres de tango, teatro, música, formación política y muralismo, repartidos entre los penales de Devoto, Marcos Paz y Ezeiza. Muy pronto, lanzaremos nuevos talleres de radio, periodismo deportivo y ampliaremos los talleres existentes. El Vatayón Militante está conformado por no más de 50 personas.


4. El "grupo de mujeres" al que hace referencia Sergio Schoklender no existe. Se refiere quizás a Diana Pinasco, conducción de Vatayón Militante, y coordinadora de todos los talleres en las penitenciarias y referente de cada una de las personas privadas de su libertad que trabajan en nuestros talleres.

5. La "total libertad" que tienen los militantes del Vatayón en los penales, es falsa. Nuestros militantes trabajan en las areas que corresponden y a las que puede acceder cualquier miembro de cualquier área de educación o de talleres extra programáticos. Esto, es un avance importante en cuanto a derechos humanos: nada está escondido, nada está oculto, todo está a la vista, porque nada hay que esconder.

6. El Vatayón no recluta militantes en los penales. Pero siendo una agrupación política con intenciones de construir, justamente desde la democracia y la política, no es ajeno a que la única manera de poder trabajar en donde se necesite, es con militantes. Al Vatayón pueden entrar cualquier tipo de personas, tanto personas privadas de su libertad, como personas no privadas de su libertad, y es a libre elección de dichas personas. Con lo cual, si algún interno decide militar con el Vatayón desde adentro, o una vez en libertad, tendrá, consecuentemente, la libertad de hacerlo, y jamás será una condición para participar de ninguna de nuestras tareas.

VERDADES

1. El Vatayón hace política.


2. El Vatayón no es una ONG ni una organización religiosa.

3. El Vatayón se llama así por la batalla cultural que consideramos siempre presente, y se escribe con V e Y porque consideramos que cada vez que alguien nos corrige, hemos dado un pasito más adelante en esa batalla. Del mismo modo, la V representa la Vuelta, la Victoria y la Verdad.


4. Sergio Schoklender MIENTE a destajo. Con lo cual, cualquier otro tipo de declaración que este señor haga, debería ser tomada con el mismo tenor. Son mentiras profundas, mentiras maliciosas, peligrosas y que generan terror.


5. Los medios afines al discurso de Schoklender, que presentan sus declaraciones como verdades y que no le piden pruebas de sus barbaridades verbales, así como los que apañan y crean estas mentiras, son cómplices directos de la mentira, de la maquinaria de desinformación y de las más reverberantes mentiras posibles. Estas mentiras, tienen como objeto descartar a la persona privada de su libertad, en primera instancia llamándolos "presos" a secas, y en segunda instancia, desde una tesitura francamente gorila, considera que aquel interno que salga de la prisión, irá a "la villa" a "reclutar", faltándole el respeto a toda una clase social, estigmatizando y generando rencor con los más golpeados.


6- La visión de que toda agrupación es parte de La Cámpora, es una estigmatización más que pretenden hacer los medios. Ese discurso, tiene que ver con el enojo que les genera a ellos ver a una agrupación enorme como es La Cámpora, llena de jóvenes que trabajan por el proyecto nacional y popular.La realidad también indica que hay centenares de agrupaciones que no son parte de La Cámpora, agrupaciones igual de grandes en cantidad de personas y caudal de trabajo, así como hay agrupaciones pequeñas que trabajan del mismo modo, y todos y todas construyendo el ideal de un país mejor.


VICTORIAS

1. La intención del Vatayón Militante, con respecto al trabajo en los penales, es la de visibilizar el profundo cambio que se está dando desde la dirección del Servicio Penitenciario Federal, y las políticas de derechos humanos que allí novedosamente se implementan. Esta nota que da Schoklender, sirve entonces para visibilizar nuestro trabajo diario, y cuando decimos "nuestro", nos referimos al que hacemos como Vatayón, siendo miembros de Vatayón aquellos que estamos en libertad como los y las que no están.

2. El Vatayón Militante no dará ni un paso atrás en su construcción, porque así consideramos que se hacen las cosas, así es como trabajamos, y así avanzamos.

3. V!

Juan Soriano
Referente del Vatayón Militante



Toda cultura es política. (Actualizado)

21 de agosto de 2012 a la(s) 10:30
Esta nota la publicamos hace un tiempo, y sigue estando vigente. Nosotros no tenemos la posibilidad que tienen otros medios y otras agrupaciones, de poder usar a otros medios, afines a nuestro pensamiento, para responder a las mentiras de los grandes medios opositores.Por esto, es que volvemos a compartir esta nota, y hacemos hincapié ahora en el asombro que nos genera a nosotros y a muchos de ustedes, el descubrir que para muchos, es un descubrimiento que en las cárceles, hay delincuentes, tipos peligrosos y personas que han cometido delitos.

Nosotros siempre entendimos que la cárcel es un lugar al que van las personas que cometieron delitos, y que ahí, se mezclan personas que robaron una billetera con asesinos, violadores con personas que vendieron sustancias ilegales, estafadores con genocidas.Siempre lo entendimos, siempre lo supimos y es ahí adonde elegimos militar, trabajar y profundizar, corriendo los riesgos que corrimos, y por los que pagamos, hoy, ayer y mañana.

Ningún medio habla sobre los más de veinte talleres que teníamos funcionando adentro de tres penales, que eran de muralismo, tango y teatro.Ningún medio habla de personas, tanto los militantes externos que metíamos los pies en el barrio a diario, como privados de su libertad.Ningún medio habla de lo que significaba para nosotros y para ellos, para todos, trabajar ahí adentro, lo que hicimos, lo que buscábamos, lo que pasaba cada día ahí adentro, cada minuto, cada hora, cada día.

Te pedimos que la compartas y que nos ayudes a correr la voz.En esta nota, está todo lo que tenemos, tuvimos y tendremos para decir sobre esta operación de prensa que se hace en contra nuestra, en contra de los funcionarios que trabajan para cambiar realidades, en contra de la presidenta, y en contra de las políticas de derechos humanos de un modelo inclusivo como el que queremos.

V!








En noviembre del año pasado nosotros, el Vatayón Militante, organizamos una jornada cultural en el local que nos prestaban en Corrientes y Dorrego, Chacarita, dentro de la Comuna 15.
A ese evento, fueron invitados e invitadas personas privadas de su libertad, que participaban de los talleres formales de educación de diferentes penales bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal, cuyo director es el compañero Víctor Hortel.

Una semana antes del evento, se hicieron presentes agentes del Servicio a analizar, chequear y detectar qué cuestiones de seguridad eran pertinentes para poder a llevar a cabo dicha gesta, dicho encuentro, dicha situación.

El día, finalmente llegó.
El gran despliegue de camiones del SPF, agentes con sus ropas de trabajo y autos particulares, llamaron la atención del barrio.
Ingresaron las personas privadas de su libertad al local y se dividieron en sectores.
Cada uno de los sectores, tenía como consigna a un mínimo de cinco guardias, todos ellos, adentro del evento, vestidos de civil.

En esa jornada, sólo se sirvió pizza y gaseosa, estando terminantemente prohibida la venta de cualquier tipo de bebida alcohólica.

Vinieron internas que bailaron sus danzas típicas regionales, vino Olga Guzmán, la interna también famosa que leyó sus poemas editados.
Hubo un número de tango para todos nosotros, y luego un número de percusión a cargo de la gente de educación del penal de Ezeiza.

También hubo otros números musicales, y un karaoke en el que cantábamos personas privadas de su libertad y personas privadas del encierro.
Todo dentro del marco de una jornada cultural.
Y como toda la cultura es política, y nosotros no escondemos nunca nada, hacemos política y la política la planteamos, entre otros aspectos, desde la cultura.

Así, se dieron momentos de enorme compañerismo, de inclusión y visibilización: el evento fue publicado una semana antes y la convocatoria era abierta a cualquiera que quisiera venir, de cualquier lugar, con entrada totalmente gratis.
Fue uno de los eventos a los que más gente concurrió, en la historia del Vatayón.

Y para nosotros, cada uno y una de las personas privadas de su libertad, son exactamente iguales: ya fueron condenados o están esperando una condena o un veredicto por el delito que cometieron o no.
Desde ese lugar, desde la deuda social que debe recoger la sociedad y con ésta, la militancia, es que trabajamos con todos los internos e internas, en igual condiciones.
Jamás nosotros preguntamos a ninguno o ninguna por qué están en una cárcel, pero siempre les pedimos que nos pregunten a nosotros por qué y para qué estamos allí, y si un caso tiene relevancia pública, es una cuestión incidental: todos y todas las personas privadas de su libertad, son exactamente iguales.

La respuesta, con aristas, es siempre la misma: estamos allí porque creemos en un proyecto de país inclusivo, de igualdad, justo y soberano.
Un país y un estado que está trazado por la matriz política desde que Néstor nos devolvió a todos a la decisión como un factor determinante.
Un gobierno en el que Cristina nos enseña día a día que el único agente de cambio es la política.

Y porque creemos y sabemos que la cultura siempre es política, hacemos política desde la cultura.
Porque todo es política.
Cada decisión es política.
Cada momento en el que interactuamos con otra persona en cualquier estrato, es política y cuando dejamos de hacerlo, también estamos haciendo política.

Porque la política es decisión.

El Vatayón, por otro lado, no decide quién viene y quién no: eso lo decide en primera instancia el interno que se anota en el evento, y luego debe ser autorizado por cada juez en particular, de cada juzgado en especial, analizando cada caso específico y el juez es quien firma esa salida transitoria, que es parte del derecho de la persona privada de su libertad.

Más acá de la cuestión, cada video y cada foto que publican los grandes medios opositores y desestabilizadores, son propiedad de Vatayón, y están publicados tanto en el Facebook de la agrupación, como en el canal de youtube de la misma.

La investigación, entonces, no fue más que una nariz metida en un lugar al que cualquiera puede acceder, desde el día que hacemos cada una de las cosas.
Nada de lo que hacemos está oculto.
Nada de lo que hacemos no se puede mostrar.

Todo es para todos y todas.
Y ese todo, es, siempre y ante todo, político.

"Cambio, es el nombre del futuro"
Néstor Carlos Kirchner



Juan Soriano
Referente del Vatayón


Diana Pinasco
Coordinadora general de Talleres y Actividades Culturales de Vatayón


Cuando se apagan las luces

28 de noviembre de 2012 a la(s) 15:55
En Vatayón estamos ya no acostumbrados, pero sí, amortiguados contra los golpes que nos puedan dar.
Luego de la burda operación mediática del Grupo Clarín, encarnada en el escritor de notas Nicolás Pizzi, donde se trató de demostrar una serie de falsedades notorias con respecto a las salidas transitorias de los privados de su libertad, aprobadas por los jueces, avaladas por la justicia y amparadas en sus derechos, hemos recibido todo tipo de amenazas por las vías virtuales y por las vías reales.

Nos han dejado volantes con amenazas en nuestro local en Heredia 840, en Villa Ortúzar, nos han enviado mails a nuestras cuentas personales, han publicado direcciones, lugares de trabajo y fotos privadas de muchos de las y los compañeros de Vatayón, nos han sugerido variopintas estrategias de ocultamiento y todas ellas, chocaban directamente con la única verdad que es la realidad, y esa realidad, como no nos cansaremos jamás de decir, es que nosotros no hicimos nada ilegal, no decidimos absolutamente nada sobre qué privado de su libertad podía o no podía salir y fundamentalmente, como tampoco nos cansaremos de responder, aunque con cierto hastío, que las personas que militamos en Vatayón no somos todos "presos", ni nada que se le asemeje.
Somos un grupo de militantes, hombres, mujeres, adolescentes y niños y niñas, que militamos desde la construcción nacional y popular que encarna Cristina Fernández de Kirchner, siguiendo el modelo kirchnerista que entendemos, es peronista.

Es en ese peronismo donde nace nuestra fuerza que se renueva día a día, y la que nos invita a no considerar nunca, a una batalla ni ganada ni perdida, sino en constante batalla.
Es por eso, también, que nuestro nombre es Vatayón.
Por la batalla cultural que consideramos que logra una parcial y minúscula victoria cuando alguien denota que Batallón se escribe con B y no con V y luego la Y, que está ahí para explicar de algún modo, que no fue todo un error o una educación precaria, sino que es intencional.

Bravo fue ver a todos los medios repitiendo en sus zócalos "VATAYON" con V e Y, sin comillas, dando por sentado que ahora, un Vatayón era esto y no un Batallón, como pudo haberlo sido, por caso y en la historia reciente, el 601, tan nefasto y caro a los sentimientos de cuanta Cecilia Pando y sus aledaños protestadores puedan existir.

Es ahí, en esa escandalosa pseudo nota de no investigación (toda la data que nadie nunca ocultó fue levantada de redes sociales), donde Vatayón alcanzó cierta notoriedad jamás buscada.

Luego de ese escándalo aparente, Vatayón no volvió jamás a pisar un penal.

Y empezamos a trabajar en el Borda, gracias a las puertas que nos abrieron las compañeras del Picado Nacional y Popular Femenino, quienes ya venían trabajando en el Borda junto a los compañeros del Taller Protegido 19.
El objetivo de esa lucha, fue, es y será, evitar el avance de las topadoras y las constructoras de Macri, que buscan arrasar con el trabajo de los compañeros talleristas, el trabajo con los pacientes, el trabajo de investigación y la propia salud pública de la Nación, construyendo allí un enorme negocio conocido como el Centro Cívico.

El Centro Cívico, es o puede ser un gran avance para la ciudad en su conjunto, y es una iniciativa para nada despreciable.
Pero bajo ningún concepto, es necesario o justificable que se construya en este territorio, en este predio.

Vatayón emprendió batallas culturales junto a las compañeras del Picado Nacional y Popular Femenino y con los talleristas durante varios sábados consecutivos, durmiendo muchos días por semana en el Taller, aguantando, resistiendo y comprendiendo que la lucha es AHORA y no MAÑANA, porque la lucha pasa por delante nuestro y entonces sí, las oportunidades de generar realidad efectiva y cambios en la sociedad se postergan.

Así, durante más de 100 días estuvimos ahí, y muchos compañeros y muchas compañeras de variadas fuerzas políticas se acercaron a compartir los sábados, los eventos grandes que hacíamos, que incorporaban música en vivo, la pintada colectiva de un enorme mural de Eva Perón, algunos mates y el partido del Picado Nacional y Popular Femenino mixto, en la cancha que existe en el predio.

Han pasado personalidades de cierto renombre público, periodistas, artistas, y referentes políticas de todas las fuerzas cercanas al proyecto nacional y popular.
Los medios cubrían la lucha, los periodistas se hacían eco de la causa y la apoyaban abiertamente.

Hasta ahora.
Porque de un tiempo a esta parte, los compañeros que supieron acercarse se alejaron.
Las personalidades que acompañaron ya no acompañan más.
Y eso genera un enorme desgaste en los militantes que sostenemos la lucha que no concluyó y que bajo ningún concepto, está definida en ninguna instancia y hacia ningún lugar, ni para un lado, ni para el otro.

El predio por el que luchamos, la punta de lanza por donde puede avanzar Macri, ha sido declarado Patrimonio Histórico Nacional el 20 de Abril de 1999.
Los compañeros de los Talleres Protegidos han presentado un amparo para evitar la construcción del llamado Centro Cívico en ese lugar.
Esa instancia judicial sigue exactamente igual, más allá de los acuerdos a los que se puedan llegar en los recintos legislativos.

Es por eso que queremos mostrarte lo que fue el último evento que hicimos.
Las fotos hablan por sí solas.

Y es por eso, que queremos que vuelvas.
Que sigamos luchando.
Que estemos de pie cuando ganemos o de pie cuando perdamos.
Que estés ahí y que sientas lo que sentimos y lo que se siente cuando sabés que estás luchando por una causa justa.

Te esperamos, como siempre.
Militar es divertido.
Y esto, es ahora.


La mentira tiene patas largas

21 de Marzo de 2013 a la(s) 16:41
La mentira tiene patas largas y corre mucho más rápido que la verdad: esto, puede sonar molesto pero es la verdad, esa verdad que siempre, desde Vatayón, llevamos como bandera al frente de cada una de las cosas que hacemos.

Cuando Clarín organiza una operación de prensa hecha y derecha, y de derecha, en las manos talentosas para sus artes, las manos limpias de un periodista increíble como Nicolás Pizzi, el objetivo era claro: pegarle a la presidenta, pegarle a la militancia, pegarle a los derechos de cada ciudadano y mancillar a la igualdad, socavando la labor militante de todos los compañeros que buscamos acercar el Estado a los desposeídos, a los invisibilizados por el genocidio cultural de los noventas.
Buscó ese medio, Clarín, y ese “periodista”, pegarle a cada agrupación que en su espacio, y con variopintas formas, buscan profundizar el modelo nacional y popular sembrado y cosechado por Néstor Carlos Kirchner y cultivado y vuelto a sembrar por Cristina Fernández de Kirchner.

Estas patas largas que tiene ese animal llamado mentira, cumplieron con su objetivo inmediato: en base a la denuncia e investigación realizada por el GAPU (Gabriela Michetti, Federico Pinedo y Humberto Schiavoni por el PRO, Patricia Bullrich y Juan Pablo Arenaza por Unión Por Todos, Ricardo Gómez Diez por Propuesta Salteña, Eduardo Amadeo y Eduardo Mondino por el “peronismo” (SIC) y Rafael Pascual por el radicalismo), Vatayón Militante dejó de participar en los penales con sus más de 25 talleres que tenía allí, allí adonde nadie va, y esa velocidad, tuvo el apoyo incondicional y el empuje del multimedio.
No fue ni será de extrañar que los herederos directos del liberalismo capitalista monopólico de lo que se conoció como verdad en los noventas, se disfrace ahora de cordero suave para morder a la cría de los corderos de esta historia.

Engañando a la sociedad en pos de cierta unión e igualdad, el GAPU y el diario Clarín y todos sus repetidores sin talento ni para el mal, golpearon en el cimiento más bravo del modelo nacional y popular, pretendiendo exponer algo que jamás estuvo escondido: todas las acciones de Vatayón eran, son y serán públicas, abiertas y para todos y todas, y todas estas acciones son avisadas a todos y todas con muchos días de antelación, en los medios virtuales, en las volanteadas, y en el boca a boca fraternal entre vecinos.
Clarín, junto a este grupo de políticos, encuentran a sus cómplices para dicha operación de prensa golpista en los resabios oscuros que aún quedan en toda fuerza policial, quienes le suministran los datos abiertamente también en las redes, denunciando lo que para ellos, era un delito: talleres de teatro, talleres de música, talleres de tango, talleres de muralismo.
Nosotros, como Vatayón, siempre supimos que lo que hacíamos lo hacíamos en el marco de la ley, y también siempre entendimos y confiamos en que cada labor realizada en los penales o mismo en las salidas culturales, contaba con la anuencia no ya de un Juez que es un hombre, sino de la Justicia, esa Justicia que necesariamente debe ser de todos los hombres, de todas las mujeres y en definitiva de todas las personas.
Sabíamos y confiábamos en que cada uno de los casos en particular de cada persona privada de su libertad era analizado con la Ley en la mano por cada Juez que entendía cada causa: así se comprobó con la noticia aún fresca, de que toda la denuncia que realizó Nicolás Pizzi y el GAPU, ha quedado para siempre archivada, para siempre en la nada, para siempre en un nuevo intento de golpear, golpear y tratar de mellar.

Cada uno de los militantes de Vatayón ha tenido también alguna repercusión en sus vidas, en sus quehaceres personales, en sus desempeños profesionales, en su interacción con el pueblo: fuimos acusados de sacapresos, fuimos confundidos con privados de su libertad todos los que nunca estuvimos ni sentados en una comisaría, fuimos atacados por propios y extraños, fuimos excluídos, cerrados, expulsados, empujados y como aquella mentira que citaba el principio, tiene las patas largas, otra vez se aplicó con nosotros el controversial e injusto principio de la culpabilidad sobre el de la inocencia.

Desde que Vatayón dejó de participar en los penales en los talleres culturales, muchas cosas han cambiado.
Ahora somos muchos y muchas más que antes, ahora tenemos una hermosa Unidad Básica que se llama Ateneo Presidenta Cristina Fernández en Villa Ortúzar, ahora somos mucho más fuertes, mucho más seguros y nunca dejamos de trabajar, porque como siempre se dijo del kirchnerismo, ante una afrenta, nosotros corremos hacia adelante y enfrentamos al mal con el doble de fuerza y el doble de ganas.
Y así como le quisieron pegar a la militancia de este proyecto nacional y popular pegándole a Vatayón, es que queremos decirles que no han podido.
Queremos contarles que a la militancia no se la derrota con mentiras.
Que a la militancia no se la debilita con operaciones de prensa de oscuros periodistas cuyas fuentes son lo más rancio de las fuerzas de “seguridad”.
Que a la militancia este tipo de acciones que emprendió en su momento el GAPU, las fortalece y la deja mostrando los dientes y más atenta que nunca.

Queremos, desde Vatayón, también, pedir disculpas públicas a cualquier persona que se haya sentido ofendida, molesta o agredida por alguna cosa que hayamos hecho, haciendo la salvedad que nosotros jamás elegimos con qué mujer u hombre privados de su libertad trabajábamos, porque para nosotros, todos los privados y privadas de su libertad son iguales, han sido juzgados y por lo tanto no deben ser juzgados nuevamente.

Agradecemos el apoyo de la Presidenta y Jefa, cuando se desató el “escándalo”.
Agradecemos a los compañeros que supieron estar, y agradecemos a los que se corrieron a un lado.

También sabemos que todos los medios que nos buscaron para hablar, que mintieron y replicaron, que sacaron más de cien menciones en sus ediciones virtuales o impresas de “Vatayón”, no replicarán ni esta nota, ni la noticia de que todas las denuncias fueron archivadas.
A ellos les decimos que no, no nos han vencido, que la militancia, siempre perdura.

Por último, queremos remarcar nuevamente uno de nuestros leit motiv: toda cultura es política.
Porque toda política, es cultura, y porque desde la cultura, entendida esta como el conocimiento, el arraigo con lo bueno, el arte y el saber, y la responsabilidad de entenderse a cada uno como actores políticos y movilizadores de la historia, es desde donde deben nacer los cambios de épocas, las revoluciones de las eras por venir y la erradicación de la ignominia hacia todos los que de una u otra manera, buscamos hacer.

La realidad, se hace.

V!

Juan Soriano, referente de Vatayón.
Diana Pinasco, coordinadora general de talleres en penales de Vatayón.

Disculpas

28 de Julio de 2013 a la(s) 23:14
Hoy se cumple un año desde la primera de las tapas de Clarín, tapa que ilustra esta nota. Desde ese día, hicimos todo lo posible por volver a continuar con nuestro trabajo militante. No conseguimos volver.

Desde ahora, vamos a empezar a hacer lo imposible, porque de una u otra forma, al menos queremos ir a hablar cara a cara con los compañeros privados de su libertad, al menos, para pedirles disculpas. Y de eso se trata este comunicado.

Queremos pedir disculpas.
Disculpas a todos los privados de su libertad que nos llaman por teléfono y a los que les dijimos que íbamos a volver, porque en definitiva y sin querer, les hemos mentido.

Disculpas a todos los familiares de los privados de su libertad a los que les dijimos que íbamos a volver y que todo iba a estar bien, porque sin querer, les hemos mentido.

Disculpas a todos los familiares de las víctimas de los privados de su libertad, si es que de una u otra manera, se sintieron ofendidos porque nosotros entremos a los penales a dar más de veinte talleres que tenían que ver con la cultura, y toda cultura para nuestro entender, es política, por eso dábamos teatro, música, pintura, muralismo y tango, todos los talleres con el claro objetivo de resociabilizar a ellos y ellas, buscando aportar un minúsculo granito de arena para que no vuelvan a hacer lo que sea que hayan hecho, en el caso de haberlo hecho.

Disculpas por ser una agrupación política peronista y kirchnerista y no una ONG.

Disculpas a las autoridades que se sintieron arriconadas por algo que nosotros no hicimos.

Disculpas a los medios que no fuimos a hablar cuando esos medios nos pidieron entrevistas.

Disculpas a los hombres y mujeres que vieron trunco el trabajo en cada uno de los talleres.

Disculpas a los hombres y mujeres privados de su libertad que luego sintieron el peso de ya no pertenecer a algo que les servía a todos, a los de adentro, a los de afuera, y al país.

Disculpas los compañeros que sintieron que nosotros estábamos haciendo quedar mal al kirchnerismo, haciendo peronismo.

Disculpas al Diario Clarín por haberles hecho gastar kilómetros de tinta en una mentira absurda.

Disculpas a todos los medios que publicaban y siguen publicando "Vatayón" sin aclarar que está mal escrito y disculpas a la lengua y a la cultura por haber hecho una aberración de estas características, haciendo tropezar en su exposición a un acto de terrorismo cultural que a nosotros, de todos modos, nos sigue pareciendo bellísimo.

Disculpas a los que les tocó prometernos que íbamos a volver.

Disculpas a los que soñaron que íbamos a volver.

Disculpas a todas las agrupaciones, ONG, Cooperativas, funcionarios, actores, profesionales, periodistas, deportistas y personas "comunes" que pueden entrar a trabajar a los penales luego de que a nosotros nos echaron, por no poder estar colaborando con ellos.

Disculpas a la maquinaria represiva por haber sido personas no gratas con nuestra mera presencia.

Disculpas por haber denunciado muchas cosas y disculpas por no poder denunciar más.

Disculpas por no haber podido contestar oportunamente a todos y todas, que nosotros no éramos presos, que nosotros no éramos jueces, que nosotros jamás sacamos a nadie de ningún lugar y mucho menos de un penal y disculpas por haber dejado a muchos compañeros de buena fe que preguntaban, en ascuas.

Disculpas a los hijos de los privados de su libertad que no tienen por qué pagar penitencia alguna.

Disculpas al tiempo. Disculpas a la lluvia. Disculpas al sol.

Disculpas a las paredes que seguirán grises. Disculpas a las bocas que seguirán serias. Disculpas a las miradas que seguirán firmes y duras.

Disculpas sinceras.
Viviremos, venceremos y volveremos.

¡V!

0 comentarios, viene flojo.:

Publicar un comentario en la entrada