viernes, 25 de octubre de 2013

Te lo juro, hermano


Mi nombre es Juan Sebastián Soriano. Mi DNI es 28062691. Tengo 33 años, vivo en Santos Lugares, donde nací.


Soy el referente de Vatayón Militante, esa agrupación con la que Clarín se ensañó para decir que éramos los más malos, titulando un montón de veces que nosotros sacábamos presos para actos kirchneristas, cosa que se comprobó absolutamente falsa.
Pero no es de lo que quiero hablar.
Quiero hablar de otra cosa, quiero contarles a todos y a todas por qué carajo soy kirchnerista.


Soy kirchnerista porque sé que todos los bebitos y bebitas que nacen ahora, tienen por derecho, una Asignación Universal por Hijo, que no es otra cosa más que guita, plata, para que puedan comer y beber. Y también sé, aunque muchos digan que no es así, lo sé, que para que le den esa guita a la madre, tienen que presentar obligatoriamente los certificados de vacunación y de estudio.
Las vacunas son gratis. Ir a la escuela también.
Podría decirte un montón de otras cosas de por qué soy kirchnerista y por qué defiendo a este proyecto a largo plazo. Podría contarte que este gobierno es el que tiene la decisión de dar créditos, préstamos, nada de regalar, a las personas que quieran y puedan tener su casa propia. Y eso no es joda. Porque para que una persona pueda tener su casa propia, hay mucha gente que trabaja en la construcción, en las inmobiliarias, haciendo laburos de pintura, electricidad, carpintería, techos, suelos, paredes. Estamos hablando de casi doscientas cincuenta mil casas que se están construyendo.


Esto no es joda.
Podría decirte, hermano o hermana, que soy kirchnerista y soy como vos. Igual a vos.
Me gustan las películas que mirás: a mí también me gusta Tarantino, y escucho a Los Ramones. Me encantan los Redondos, Almafuerte. También me gusta mucho Daft Punk.
Y me encanta que un gobierno diga con exactitud lo que va a hacer y que luego lo haga.
Ya sé lo que me vas a decir: que en la política roban.
Te voy a contestar una cosa por la que muchos compañeros me van a querer matar: puede ser que roben. Puede ser que en la política en general, se robe.
Yo de hecho, conozco a muchos en la política que son hijos de puta, porque otro nombre no tienen, que me parece que roban.
Tipos y tipas que se acercan a la política para poder tener un mejor auto. Un mejor negocio. O que la policía no les toque el culo. Que no quieren hacer las cosas mejores para el pueblo.
Y sé que no conozco ni a la mitad de estos hijos de puta.


Pero también conozco a muchas madres y padres, familias enteras a las que les cambió la vida el kirchnerismo, y es por esto que te estoy contando: la Asignación Universal por Hijo. No sé de quién fue la idea, puede haber sido de Carrió, de Pino Solanas, de Kirchner, de cualquiera. Pero la fuerza política que dijo: “Podemos y tenemos que hacerlo”, fue ésta, el Frente Para la Victoria, muchas personas a las que les gusta la política, y que hacen lo que hacen porque no duermen pensando en esto.


Mi vieja, hablando de madres, es jubilada docente, fue directora de un jardín de infantes en el barrio durante cuarenta años, y el año pasado se fue a Estados Unidos por primera vez, con su jubilación. Es kirchnerista, y no lo era, pero tiene dos aumentos anuales en su jubilación.
Yo hago política. Abiertamente. Milito. Vamos con mi agrupación a los barrios a tratar de acercar el Estado al pueblo. Escuchamos a la gente. Vemos qué está mal. Les contamos qué pueden hacer para estar mejor. Nos enojamos. Nos ponemos tristes. Celebramos y nos ponemos felices con pequeñas victorias, también. Y lo hacemos muchos, mucho tiempo, cuando podemos, como podemos, porque queremos y porque podemos.

Y yo me muero por este proyecto porque me muero si un nene o una nena está mal. Me muero un poco cuando veo que hay pobres o villas o asentamientos y no llegamos. Me muero cada día cuando veo que una nena nace mal, vive mal y va a estar mal. Me muero cuando la urgencia le gana a la vida y me duele la cara al hablar de kirchnerismo, saberme militante y saber que no puedo llegar a todos lados. Me muero todos los días porque sé que lo que hacemos desde el peronismo, nunca alcanza del todo. Me muero como vos por no poder hacerlo. Pero te aseguro que doy la vida por esto. Doy la vida por mejorar todo. No estoy usando un eufemismo: yo sé lo que es no poder dormir, no comer, dormir en el suelo, sentirte golpeado, vapuleado, castigado, por querer hacer algo en nombre de un proyecto.


No milito por Cristina.
Milito a Cristina, porque Cristina representa lo mejor posible en mucho tiempo, por los niños y las niñas de mi país, a los que amo con los ojos cerrados y los abrazo haciendo cuando puedo hacer, y eso es todo el tiempo.


Podrás preguntarme a qué me dedico. Y te lo cuento: laburo para este Gobierno, y eso me llena de orgullo.
Mi cargo tiene que ver con la creatividad, porque laburé muchos años de creativo publicitario y también de guionista. En publicidad podría estar cobrando cerca de diez mil pesos: cuando me retiré había ganado muchos premios. Muchos de verdad.
Como guionista de televisión, podría estar ganando cerca de veinte lucas, no es joda, de verdad, eso paga la televisión en Argentina. ¿Sabías que somos el cuarto productor mundial de material audiovisual? Esto no es joda, esto es un hecho, está chequeado.


Yo elegí un día dedicarme a la política. Mandé muchos mails. Muchos de verdad. Traté de buscar a alguien que me abra una puerta. Traté de entrar y de mostrar qué es lo que sé hacer, y que de puta casualidad, es lo que me gusta. Y lo conseguí.
A fuerza de mucho laburo, de bancarme mucho tiempo sin nada para comer, literalmente. La computadora que tengo en mi casa me la regaló una compañera. La heladera también. Había gente que me traía a mi casa bolsas con comida, y de eso no me olvido más, porque fue durante el kirchnerismo que decidí apostar todo a esto, toda mi vida, todo mi tiempo, toda mi pasión, todo mi nervio, todos mis sueños y todos mis despertares. Literalmente, otra vez. Ahora gano siete mil pesos y medio. No es un sueldo altísimo, pero sé que es mejor que el de muchísimos y muchísimas en este país. Mi cargo es Asesor Conceptual de Eventos, para Jefatura de Gabinete, y sé que puede sonar a sarasa total pero no lo es: hago eventos, desde el planeamiento estratégico y político, pasando por la estética hasta llegar a su consumación final. Pueden ser charlas, conciertos, muestras y cosas que tienen siempre que ver con la cuestión cultural. También relacionadas a la comunicación, y eso, es muy parecido a hacer publicidad, pero en lugar de vender un desodorante, trato de contarle a todo el mundo qué es lo que yo creo que es mejor para todos y todas, y todos y todas los y las que van a nacer mañana.
Te digo todo esto para que no me digas que hablo porque me pagan: así no trabajara para el Estado, haría lo mismo que hago ahora, pelearía por lo mismo y militaría igual.
Esto no es para todo el mundo. Esto de militar. Esto de tratar de hacer las cosas. Esto de morirse todos los días por ver que no llegás a nada. Seguiría dando la vida por un Gobierno que me dice que la Patria es el Otro, tratando de contarle a todo el mundo un sentimiento muy fuerte, muy intenso, que consiste en comprender que si el de al lado mío está bien, yo voy a estar mejor. Porque eso pasa de sentimiento, a realidad.
Y esto es, en verdad, el peronismo.
El peronismo es uno sólo y no es un adjetivo. El peronismo es un modo de vivir, y por más que Menem te haya dicho que era peronista, Menem trabajaba por y para Estados Unidos y las empresas de allá.
Este gobierno, este movimiento suramericano en verdad, el kirchnerismo, es el que le dijo que no a Estados Unidos cuando quiso hacer un tratado de libre comercio, que era que cualquiera pueda ofertar cualquier cosa en toda América: si eso pasaba, la oferta de los países más poderosos nos iban a romper al medio e íbamos a perder todo.
Pero Néstor, Chávez, Lula, todos se pararon de manos.
Esa, querido compañero de vida, es una gran diferencia con el tipo que vino ahora a decirte que es como el kirchnerismo pero bueno, blanco y humilde: Massa, ese que dice que no pelea, que es sanito y que quiere trabajar con vos, hablaba todo el tiempo con la Embajada de Estados Unidos cuando era Jefe de Gabinete de este gobierno. Le contaba cosas que él creía malas de este gobierno, como si Estados Unidos fuera la policía del mundo. Eso no es traicionar a tu jefe. Eso es traicionar a la gente. Y no es que a Estados Unidos le denunciaba que alguien robaba, eh. No. Les contaba cosas de cómo funciona este país, de qué queríamos hacer y qué terminamos haciendo.


A mí también, te cuento, me enoja cuando veo cosas horribles. A mí no me gusta el Papa, y mucha gente se enojó dentro del kirchnerismo conmigo. Pero igual no me gusta. A mí no me gusta que ningún funcionario gane cuarenta lucas al mes, me parece obsceno y horrible. Y lo que ganan eso son todos los funcionarios de todos los partidos políticos, no solamente nosotros. Tampoco me gusta que en la esquina de mi casa haya un pozo, que se inunden los lugares que se inundan, sean en Belgrano o en la palangana, en La Matanza. Me da asco que todo eso pase. No me gusta ni de lejos la idea de bajar la edad de imputabilidad y también me da mucha bronca cuando la guita se gasta en cosas que podrían hacerse con menos guita. Tampoco me gusta que el Jefe del Ejército sea un tipo que al menos desde lejos, estuvo durante el Proceso. No me gusta y me resulta injustificable.
¿Y sabés qué? Yo digo esto, aun laburando en Jefatura de Gabinete, y sé concretamente que nadie me va ni a apretar las bolas, ni a echar, ni a decir nada de nada, porque en este país, cualquiera puede decir cualquier cosa, cualquiera puede ofender, difamar, mentir, decir las cosas más absurdas, también lo bueno y la libertad es tal, que nadie toma represalias. NUNCA. A mí jamás me dijo nadie que diga algo que no quiero decir. Jamás. Y todo lo que digo acá, sobre las cosas que no me gustan, las digo en cualquier lado, las digo en el momento oportuno, las digo a veces con malas palabras, y a veces me arrepiento del tono pero nunca de lo que digo.
Y lo que digo que me gusta no lo digo porque alguien me pague por decirlo.
Pero esto también es democracia.
Y esta democracia está fuertísima, porque hay un gobierno que teniendo a gran parte del poder económico en contra, trabajó, hizo fuerza y supo que el pueblo, en su enorme mayoría, elegía seguir haciendo como lo hacemos todos los días.
Quiero decirte, nada más y nada menos, querida amiga, querido amigo, que yo soy el kirchnerismo.
Yo, que soy un pibe normal, o ya no tan pibe.
Yo, que miro las películas que vos mirás.
Yo, que escucho las bandas que a vos te gustan.
Yo, que trabajo, milito y vivo para vos y para todo el mundo: los que nos quieren y los que no nos quieren.
Yo, que soy igual a un montón que nos votan y a otro montón que no nos votan.
¿Por qué te creés que soy kirchnerista? ¿Estoy loco?


Te pido que me des pelota, nada más.
Preguntame lo que quieras y tené en cuenta que si te pido que vuelvas a elegir a este gobierno, es por algo.
Estoy de tu lado.
Y yo me muero porque todos estemos mejor, durante muchos años más.


22 comentarios, viene flojo.:

Eva Row dijo...

grande...

Comandante Cansado dijo...

El que piense que organizar eventos es sarasa es un verdadero pelotudo (y cualquiera que me lea sabrá que no suelo regalar esos epítetos). Es un laburo de locos, si lo hacés bien y no querés que a nadie le pasa nada. Un abrazo, Juan.

Mariano Andres Montenegro dijo...

Loco, me emocionaste.
Si bien no coincido en todo, se pueden ver tus tripas en lo que escribís.
Si no tuviera la certeza de que ganaron los hijos de puta...
Un abrazo, y mucha fuerza!

Beatríz dijo...

1-Me gusta tu blog.
2- "Cero comentarios, viene flojo" me parece una boludez de insignia y un insulto a tu inteligencia.

Sonia Lenczner dijo...

geniooo!!! te banco, podemos no coincidir con capusotto, pero fanatiscos como vos son los que queria evita!!! VAMOS CRISTINA

Marìa dijo...

Vos con tu juventud, yo con algunos años más, sentimos lo mismo compañero. Gano $4000, alquilo, vivo con dos hijos adolescentes q pueden estudiar en la universidad pública. A los q dicen q apoyamos al kirchnerismo porque recibimos algo a cambio, deciles que sí, recibimos la alegría de ver una Patria Libre, Justa y Soberana. Viva Perón Karajo!

tatincito dijo...

El mas fuerte abrazo para vos, Juan.

Politico Aficionado dijo...

Me gustó mucho tu post, y no, no estás loco. Néstor y Cristina son el peronismo de este siglo. Al menos así lo siente este viejo peronista, que te manda un abrazo emocionado.

Ricardo P. Natalucci dijo...

Interesante presentación la de Juan Sebastián Soriano, DNI 28062691, sobre todo porque suena sincera, y viendo que dice “preguntame lo que quieras” yo quiero preguntarle a Juan Sebastián Soriano qué opina (y qué sabe) de la intervención al INDEC.

Aclaro que no es chicana, Internet nos brinda la posibilidad de enterarnos de muchas cosas asombrosas.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8.464.942
Ex supervisor de campo del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo de IPC del INDEC 1982-1985
Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

Cecilia Muzzio dijo...

Es perfecto!!! muy emocionante!!! felicitaciones compañero!

Cecilia Muzzio dijo...

Te felicito! es perfecto!!! me emociona muchisimo!!!

Juan Soriano dijo...

Ricardo, no tengo la menor idea.
El preguntame lo que quieras era más referido a mí, y si supiera de qué me hablás, no dudes que te contestaría.

Ricardo P. Natalucci dijo...

Juan Sebastián, el “preguntame lo que quieras” que escribiste era referido a vos.

Y la pregunta que te hice también era referida a vos.

Lo que yo quise saber (y sigo queriendo saber), no es de qué se trata el tema de la intervención al INDEC, eso ya lo sé, sino qué opina de eso y qué sabe de eso alguien como vos, que tiene un cargo tan importante como lo es ser “Asesor Conceptual de Eventos, para Jefatura de Gabinete” , alguien que explica: “hago eventos, desde el planeamiento estratégico y político, pasando por la estética hasta llegar a su consumación final. Pueden ser charlas, conciertos, muestras y cosas que tienen siempre que ver con la cuestión cultural. También relacionadas a la comunicación, y eso, es muy parecido a hacer publicidad, pero en lugar de vender un desodorante, trato de contarle a todo el mundo qué es lo que yo creo que es mejor para todos y todas, y todos y todas los y las que van a nacer mañana” (fin de la cita).

Eso lo escribiste vos.

Alguien que tiene ese cargo, esa responsabilidad... es decir vos, ¿Qué sabe de la intervención al INDEC? ¿Se limita a creer lo que dice Nelson Castro por TN, Grupo Clarín? ¿O cree lo que dice Horacio Verbitsky, que después de todo en ese tema desde Página/12 dice lo mismo que Nelson Castro y TN, Grupo Clarín?

Me decís que no sabés de qué te hablo, y ni siquiera te tomaste el trabajo de buscar en Internet, de averiguar.

El tema INDEC no es pavada, ni es tema que se pueda dejar en manos de especialistas como yo o como otros. El tema INDEC es el tema más grave, más duradero, que tuvo que afrontar el kirchnerismo, y que sigue afrontando, y que si no lo aclaran será su ruina para la historia.

Coincido con vos en que la Asignación Universal por Hijo es el logro más claro, más entendible, más emblemático de este gobierno, pero si no aclaran lo que pasó con el INDEC la imagen que va a quedar mañana es que este gobierno instituyó la Asignación Universal por Hijo pero mentían con la inflación y habían cada vez más pobres y a la Asignación Universal por Hijo se la tragaba la inflación que el gobierno decía que no existía.

En el tema INDEC tenían todo para ganar: yo les ofrecía las pruebas, los documentos que dejan en claro que lo que ordenó Néstor Kirchner no fue “destrozar las estadísticas” ni “estafar a los bonistas” sino por el contrario fue iniciar el camino para la democratización de las estadísticas.

Falló la comunicación, que tal como decís es tu especialidad.

continúa...

Ricardo P. Natalucci dijo...

...continuación

¿Es fácil aclarar la verdad de lo que pasó con el tema INDEC?: No, no es fácil.

Contratar a un conjunto de rock para un recital no sé si es fácil, nunca lo hice, organizar el evento no sé si es fácil... lo hacía ya Alberto Fernández.

Pero aclarar la verdad sobre lo que pasó con el tema INDEC seguro que no es fácil, es todo un reto, todo un desafío.

Y no alcanza con una frase como “Democtratización de las estadísticas”. Hace falta explicarlo bien, explicar en qué consiste esa democratización de las estadísticas, y por qué Néstor Kirchner tomó esa decisión y Cristina Fernández de Kirchner la mantuvo.

Si se quiere llegar a la gente para que lo entienda hay que explicarlo con palabras sencillas.

Podés ser parte de ese desafío, si tenés voluntad, y ganas de trabajar mucho.

Podés empezar por buscar en google la palabra INDEC, o Natalucci INDEC, o ahora en Wikipedia... o directamente ver el capítulo 1 “Pruebas” del informe que publiqué en el año 2000, durante el gobierno de Fernando de la Rúa[1].

Fijate sobre todo en la infografía (la última ilustración del capítulo). Fijate en la mano. Esa era la mano del INDEC. Compará esa ilustración con los dos gráficos que están justo antes. Fijate lo que hacía el INDEC.

Hay que expresar eso con palabras sencillas.

Te reitero: Podés ser parte de ese desafío, si tenés voluntad, y ganas de trabajar mucho.

Ref.: 1) http://www.indec.com.ar/dossierinternational/InfoNatal3Cap1Pruebas.htm

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8.464.942
Ex supervisor de campo del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo de IPC del INDEC 1982-1985
Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

Anónimo dijo...

Juan, me identifico absolutamente con lo que escribiste (bueno,con los gustos musicales no pero bah...) .Te creo de la primera a la última palabra ; yo también soy kirchnerista, de la última hora, digo, no siempre adherí a este proyecto de país,no lo pude ver de entrada y lo lamento. Ahora soy una "conversa" ...las peores jajaja. De mí puedo decir que soy comerciante sin vínculos con el gobierno,gano bien y nunca estuve tan contenta como ahora de pensar adonde van a parar todos los impuestos que pago. Me emocionaste,gracias. Andrea.

Juan Soriano dijo...

Ricardo: cuando quieras lo discutimos en la básica.
Es Heredia 840, en Villa Ortúzar.
Soy un asesor de cientos que hay.

Ahora: me interesa resolver eso o la leche urgente de niños y niñas del enano marco en el que me muevo?
Sin dudas, tengo otras urgencias antes que resolver una cosa que me suena mucho más a entuerto personal que podés tener vos.

Dudo que el INDEC funcionando bien o mal, le resuelva el hambre a NADIE.

Ricardo P. Natalucci dijo...

Juan Sebastián: Por el INDEC trabajando mal (eso que a vos no te importaba ni parece importarte) vino la hiperinflación del año 1990, y hubo que recurrir al plan de convertibilidad que a vos no te gusta. Durante la siguiente hiperinflación, en el año 2002 -tal vez en la época en la cual vos ganabas como vos decís "muchos premios" -, a los comedores a los que acudían los niños pobres se les ajustaban las partidas para leche de acuerdo al IPC que el INDEC calculaba mal, cosa que a vos no te importa. El precio de la leche había subido de repente al doble, y vos ganabas "muchos premios" pero los niños pobres pasaron de repente a poder tomar la mitad de la leche, y luego todavía menos de la mitad, y un conocido mío que trabajaba en uno de esos comedores con cientos de niños tuvo que empezar a darles agua y soja, porque solamente para eso alcanzaba el presupuesto actualizado por el IPC del INDEC que a vos no te importa.

Si lo que decís sobre que el INDEC trabajando bien o mal da lo mismo y no le resuelve el hambre a nadie, entonces lo honesto de tu parte -si querés ser honesto-, sería que convencieras al gobierno para el cual trabajás, de que cierre el INDEC, y que los funcionarios y técnicos del INDEC vayan a criar y a ordeñar vacas para los niños pobres. Tal vez a vos mismo, “Asesor Conceptual de Eventos, para Jefatura de Gabinete” , a vos que decís que hacés “eventos, desde el planeamiento estratégico y político, pasando por la estética hasta llegar a su consumación final” faaaa! , en lugar de tanta estética y tanta cultura, en lugar de contratar a los Redondos, a Daft Punk, que a vos te gustan, te puedan mandar también a criar y a ordeñar vacas para que haya más leche para los hogares de los niños pobres.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI: 8.464.942
Ex supervisor de campo del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo de IPC del INDEC 1982-1985
Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

Juan Soriano dijo...

Ricardo: no es la realidad del país de este momento, aunque tu despecho te llegue a pensar que es así.
Durante tu gestión, de la cual ahora sos todo ex salvo la de "Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico", supongo que el INDEC fue una maravilla y que todo funcionó a la perfección.
Yo no voy a convencer al INDEC de que haga ABSOLUTAMENTE NADA: quería que eso te quede claro. NADA ES NADA. Ni porque no pueda: porque NO QUIERO.

A los Redondos no los podemos contratar, y a Daft Punk tampoco: una banda no existe más y la otra no vino nunca a la argentina.
Yo lo que hago es militar y no me quedo en el estudio del problema mundial del sesgo plutocrático: me resulta una saraza de doña despechada.

Vos, por cierto: qué hacés por el país, además de firmar tan pero tan largo y de ser un estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico?

Fuerte abrazo.

Gustavo Massa dijo...

Gustavo Massa - DNI 18502156 - 47 años - divorciado.
Soy Kirchnerista. Y desde la primera hora. Cuando el Lupo caminaba el país diciendo que quería ser Presidente. Tuve el enorme placer de trabajar en la campaña que lo puso en la Rosada (y en la historia).
No busqué un puesto ni un cargo, pero lo tuve durante 5 años y lo ejercí con el compromiso que asumí con Nestor desde el primer día. Un país en serio era posible. Como Juan, nunca gané ni cerca de lo que ganaba en la privada. Pero le puse el pecho y cuando cumplí mi ciclo me fuí con el alma plena. Y contra todos los que diagnostican que un K es K por lo que recibe, Yo me fui sin nada y sigo siendo K. Hoy el Gobierno no me da plata y sigo siendo K. No cobro subsidios ni planes. Me la gano con lo que suda mi lomo. Y sigo siendo K. Porque como bien leí por ahí arriba, este gobierno me da (nos da a tod@s) algo mucho mas importante que la guita. Nos da dignidad, esperanza de que podemos cambiar las cosas, nos da oportunidades, orgullo. Nos devuelve a los científicos que se fueron, Nos devuelve a los pibes a las escuelas. Nos devuelve los sueños.
Que cagada. Yo (como millones) me salgo del molde. No soy choripanero (aunque me encanta el chori del Dante en mi querida Córdoba) ni cobro un plan. Ni la AUH. Y no soy empleado del estado (Por qué será que los contras te quieren denigrar con eso si sos K? Acaso los del PRO o los Socialistas no tiene empleados en sus administraciones? Acaso Lilita no cobra fortunas sin laburar? Y nadie le recrimina eso. Pero los K somos vagos y parásitos aunque te rompas el culo 24 horas al día por un sueldo de mierda pero sigas poniendo el pecho para ayudar a la Jefa a cambiar la historia de millones)
Juan. Yo te banco. Te banco incluso por este Sr. que no entiende que gracias a la intervención al INDEC no pagamos millones de dólare en servicios de deuda comprometidos por los que tanto critican en los 90. Y que esos millones de dólares en lugar d eir a manos de bancos va a manos de gente que lo necesita. A los trenes. A las escuelas. A los jubilados. Perdón por lo extenso. Pero quería compartir mi historia, que es la tuya. Abrazo Compa Soriano

Pablo Gutierrez dijo...

Juan, tuve el placer de conocer a los compañeros de Vatallón en la época que estaba inundada La Plata y La Palangana ( pero no salía en los medios) yo me ofrecí un dia para llevar cosas a este barrio tan castigado. No nos conocemos pero te mando un abrazo de corazón y te cuento que si bien yo apoyaba este gobierno de antes por mi propia historia personal ( no los quiero aburrir) ahora milito en donde vivo porque esa actividad ese día fue el disparador para que me contacte con los compañeros que militan en esta zona.

Un abrazo Juan, y a todos los compañeros que sueñan con una Argentina mas justa, pero agachan el lomo para que sea realidad.

Anónimo dijo...

Hola Juan:
Me gustó mucho tu post, es emotivo y desde ahí me toca. Por esas razones y algunas más me entusiasmé tanto con este proyecto hace unos años. Ya no estoy tan entusiasmada.
Ojalá hubiera muchos más militantes que aprecian sudar la camiseta como vos decís apreciarlo. Muchos muchos, la inmensa mayoría. Pero no es así. Más allá de los discursos sobre La Patria es el Otro.
Coincido en muchas cosas de las que decís respecto de la trascendecia del kirchnerismo, sin embargo no firmaré con mi nombre completo y DNI porque, lamentablemente, no es cierto en todos lados que nadie te "apriete" por decir lo que pensás. Ni siquiera si lo decís en ámbitos privados de la militancia. Porque La Patria es el Otro pero si tenemos que "matar" a l@s compañer@s, lo hacemos.
Me venía a comentar agradecida por tus palabras hasta que leí el comentario del señor del INDEC y, la verdad, me parece que tu respuesta es la triste respuesta de muchos militantes a tantos temas complejos e irresueltos: soberbia y pendenciera. Infantil a veces. El tipo no te bardeó, vos abriste la puerta a preguntar. Te invitó a opinar sobre algo importante y decís que el INDEC no le cambia la vida a nadie. Si es así, entonces, para qué carajos estamos pagando el costo político de la intervención?
Ése es el tipo de reacción que está haciendo al kirchnerismo perder votos, simpatizantes y dirigentes de a docenas, minuto a minuto. No es Clarín. Con Clarín en contra Cristina ganó por goleada. Algo más pasa.
Pero, lamentablemente, parece que un sector cada vez más poderosos y encerrado en sí mismo de la militancia se ha olvidado que los votos se cuenta de a uno. Que el que opina distinto también es igual a nosotros. Y que el otro, o uno mismo puede estar equivocado, confundido o no saber. Se olvidan tan fácil que La Patria es el Otro no sólo es un slogan!
Se olvidan que sin votos nos metemos tod@s, argentinos y latinoamericanos, el proyecto en el culo por varias décadas más (si tenemos suerte y la historia nos vuelve a dar la oportunidad). Una pena, porque este gobierno y el entusiasmo que en algún momento despertó es el resultado de luchas colectivas que lo trascienden y que le dieron fuerza y sentido.
En fin, no te ocupo más tu espacio. Arranqué leyendo emotiva y terminé más bien apenada. Apenada de ver cuánta gente inteligente y con poder (poder de cargos y poder de acción) está tan cerrada en sus posiciones sin poder ver el panorama completo.
Saludos y felicitaciones por el afiche de MasChe, que por él llegué hasta acá.

Anónimo dijo...

Lo lei y me gusto mucho, pero al ver como difamas a Ricardo, me doy cuenta que esta parte:

"Te pido que me des pelota, nada más.
Preguntame lo que quieras y tené en cuenta que si te pido que vuelvas a elegir a este gobierno, es por algo.
Estoy de tu lado.
Y yo me muero porque todos estemos mejor, durante muchos años más."

La juraste con los dedos cruzados.

Publicar un comentario en la entrada