martes, 3 de mayo de 2016

carta a Pedro Robledo

Twit del día de la fecha, luego de despedir a más de 20 personas.

Carta basada en la carta que Pedro Robledo le enviase a Máximo Kirchner 
en diciembre de 2015:



Pedro


¿Cómo estás? Espero que estas líneas te encuentren bien. Hace unos meses los argentinos fuimos democráticamente a elegir al futuro presidente de la Nación. Las urnas hablaron y dijeron que el primer mandatario de nuestro hermoso país es Mauricio Macri.
Es preocupante que desde el 10 de diciembre se escuchen algunas frases desafortunadas de dirigentes del PRO, o Cambiemos, como por ejemplo, Marcos Peña, quien dijo "el trabajo está hiperprotegido". Lamentablemente, ningún otro referente como vos, Pedro, llamó a la calma de la sociedad diciendo que al trabajo hay que cuidarlo y muy por el contrario, el Subsecretario Nacional de Juventud dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y a su vez presidente de las Juventudes Macristas (Piter Robledo), despidió a más de veinte trabajadores reemplazándolos por otros trabajadores, dando por explícita la idea de que la flexibilización laboral que ya sufrimos con Menem (eso de un trabajo para tres personas y no tres trabajos para tres personas), volvió para quedarse.
Todos los días, como es habitual, las personas de este país sin distinción de sexo, raza o edad, se despiertan con ganas de ir a trabajar y poder poner un plato de sopa en la mesa. Es un día de fiesta, o debería serlo. 
Miles de argentinos querrían acompañar a Mauricio Macri que todos los días, como vos y tus nuevos empleados, Pedro, van a trabajar y las calles deberían reflejar la alegría y la esperanza en un nuevo gobierno (que ya tiene más de cinco meses, pero nuevo al fin).
Las últimas actitudes de parte de funcionarios del gobierno no hacen otra cosa que reafirmar los modos con los cuales se manejaron durante toda su vida: poco diálogo y menospreciando al que piensa distinto.
Sos quien dirige la naciente organización juvenil "JPRO Nacional" y como líder responsable decidí escribirte. Se puede leer y escuchar por ahí que estás convocando a despedir a más argentinos y argentinas.
Entiendo que les cueste asumir el poder pero no entiendo que les cueste tanto como para impedir que el día 5 de cada mes sea una fiesta de las familias con un sueldo justo, entendiendo que a ustedes los eligieron los argentinos, no sus enemigos. Todos los argentinos y argentinas.
Me gustaría haber podido hablar esto personalmente o en la mesa de juventudes políticas si es que existiera, iniciativa que jamás encaraste salvo para una foto pletórica de oportunismo político, lamentablemente. No es fácil poder establecer el diálogo pero estamos convencidos que es el único camino hacia la consolidación de la democracia. Y así como lo hemos manifestado durante los últimos 12 años seguiremos dispuestos a sentarnos en la misma mesa para trabajar por el bienestar general.
Te pido que llamemos a la unión de los jóvenes más allá del sello partidario. Te pido que el 5 de cada mes sea un día de paz y alegría. Te pido que se acompañe a los trabajadores porque necesitamos una democracia fuerte y sana. Te pido que llames a tus compañeros que son gobierno como vos, a que no caigan en la provocación de las grandes empresas que le quieren sacar hasta la última gota de sangre a los trabajadores o la división entre trabajadores con ideología o trabajadores con ideología igual a la de ustedes o trabajadores que tienen que esconder su ideología sino los despiden como has hecho vos, sino a un gobierno que, caramba, gobierne, y lo haga para todos y todas.
Podemos y seguramente pensemos distinto pero bien sabemos que amamos con todo nuestro corazón a nuestro país. Creo que debemos como nueva generación dejar atrás la violencia política y diferenciarnos de aquellas prácticas que deterioran las instituciones democráticas y a las familias.
Por eso insisto y te pido que resaltemos las coincidencias y construyamos los puentes necesarios para ponernos de acuerdo en políticas públicas y valores que van más allá de las diferencias, y que van a servir para poder construir un futuro más sólido.
No nos olvidemos que ustedes lo dijeron más de una vez: venían a unir a los argentinos.
Si así realmente lo piensan les pido que nos respeten y construyamos entre todos una Argentina que puede mucho más.

PD: Si por alguna de esas casualidades llegás a leer esta misiva en el trajín de la facultad y el trabajo, y tenés el enorme don de gente de contestarme, sabé que no me tenés que contestar a mí, sino que le tenés que dar una respuesta a las personas que despediste, a sus familias, a sus seres queridos y a esas personas que no saben qué van a comer mañana.
Muchas gracias.
(*) Juan Soriano es militante, referente de Agrupación Pingüinos.

4 comentarios, viene flojo.:

gustavo dijo...

grosoriano!

Gustavo Gliemmo dijo...

Muy Locuaz y Significativa.
Dudo que Robledo se haga Cargo

carlos dijo...

¡Este es el modelo de saqueo y depredación de estas lacras que el odio puso en el gobierno!....¿Alguien puede ser TAN ingenuo, como para pensar que le puede interesar o conmover los totalmente ciertos términos de la carta?. La carta es como pedirle a Drácula que se haga vegetariano!.
¿Cuando llegará el día en que los Argentinos nos demos cuenta, y podamos entender, quienes son nuestros verdaderos enemigos?.

jorge diego dijo...

Los verdaderos enemigos son aquellis nacidos en nuestra patria que deberian ser ARGENTINOS pero TIENEN las letras en distinto orden Ignorantes. Para que entiendan primero pongan las letras en orden sean ARGENTINOS al menos en el termino.

Publicar un comentario