lunes, 13 de diciembre de 2010

TESTER DE VIOLENCIA.



















Vamos, subimos, como siempre, rompemos puertas, saltamos vallas, engañamos señores de traje que se dejan engañar y sabadabá.
Escenario, Músicos, y las caras de la tele y las voces de la radio comen con nosotros los canapés de mentira esos que nadie en el mundo quisiera comer si hubiera, ponele, un Fantoche triple en una bandeja rodeado de otros Fantoches triples.
Pero bueh, así las cosas ahí subimos.
Y sube otro y pasa de manos todo y cada uno es músico y ya es poco creíble pero bueh, esto también es política entonces todo bien: no hay riesgos a terceros, ni cuartos, ni sextos, ni séptimos ni octavos porque esto más o menos, es la vida real.

Y la petisa esa rubia, la mujer del hombre bestia que tiene tatuada la negritud en el pecho, se trepa a las maderas con la Mami Days, y hace que miles de caras cierren sus bocas y abran sus ojos y upa, el silencio es un virtual aplauso monstruoso que precede a un real aplauso monstruoso.

Porque todo es rock, si se hace bien.
Entonces el rock va subiendo, los rockeros van mirando y van tocando y suena una explosión en la canción pero la canción suena y suena linda, y yo ahí que llamo a uno a otro y entran unos cuantos y el asqueroso menemista gordo quemado, en una habitación mucho más limpia y más asquerosa, se cree el gran señor y es una sombra de lo que los demás dicen que fue: a mi siempre me diste asco, hippie roñoso, engrupido, salame con patas.
Menemista, inflado, antialegría.
Entonces la próxima quedate en lo de Palito, ta?
No sos vos, somos nosotros.

Y todos los NDM subimos, de a tres, de a cuatro, entramos sin pedir permiso pero con orden, entramos a casa, entramos a "la escuela" como me dice Lily, pero yo le retruco que es no sólo eso, sino el acto de la escuela, cazás? Onda, cuando nos poníamos el delantal bueno, el limpio, y la camisa abajo y los cortos y el pelo medio de costado con agua, porque hoy nos sacan fotos y viene mamá, papá y el tío.
Y todos somos chicos, tan chicos!

Y Arnaldo, ese tipo grande, ese tipo viejo, con un bastón, igual a Borges, es y me cae tan bien y lo queremos tanto pero entra, y lo perdemos atrás de la gente y pensamos "carajo" y creemos que estará bien y al rato bueno, miramos el escenario y ahí está él, riéndose como un nene loco, riéndose como un adolescente, porque quién podrá rebatirmelo: es un nene, seguro.
Y nadie entiende nada, y él camina con la sonrisa más grande del universo ante miles de personas y le tiramos la remera para que la luzca y lo hace y camina y saluda y camina y sonríe y camina y camina y camina y camina.

En el cielo estallan fuegos de artificio muy reales e Isabel toda llorando me dice "es una bala por cada uno de los 30.000" y otra vez estoy en desacuerdo y creo que esto es el Tester de Violencia de estos tiempos: las balas del suelo ahora se van al cielo y cada estallido es un grito al firmamento, un saludo nuestro, un acercamiento al querido flaco sin garbo alguno y llegamos a rozarlo con las manos, a acariciarlo.

Y ni quiero pensar en la Señora ahí en la Quinta mirando todo por TV, en una super tele, en un super sillón, y en un espacio vacío ahí y ella como siempre con sus manitas de dama acariciando donde debería estar la gamba de el forro aquel que nos dejó los ojos prendidos fuego y mil florerías por cada florero, llenas de flores.

Y me imagino a ella mirando la tele y veo al periodista que cubre el acto con un pin de Negros de Mierda toda la transmisión y me caigo y me levanto y me acuerdo que mientras esperabamos a Rafael, la Marcela le había armado un sanguchito de jamón crudo y lo había guardado para él, y lo había armado ahí en el Señor Camarín, ahí donde estabamos de incógnitos y nos reíamos de nuestros destinos, nos reíamos del tiempo y nos reíamos, porque los NDM, siempre nos reímos, no?

Militancia Light, con una sonrisa en la cara. La furia es para los de bigotes. O barbita, se igual.

Los HIJOS en un palco, con botellitas de agua, como chicos que van de excursión con la escuela, ordenados, quilomberos y queribles, las chicas más lindas posiblemente estén ahí y los gordos más copados también, descontandome a mí y a mi enorme ego, claro.

Entonces mi querido puto importante, mi querido Alex encara uno de los que conocemos y sale y lee y otra vez el pueblo enloquece, grita, le gusta lo que dice y él grita más y otra vez vemos la enormidad de lo pequeño en un escenario de cancha de fútbol y con él, mientras chilla ahí como una marica consignas LETALES, muchos lo apoyamos y bueh, lo apoyamos también de atrás, si le gusta.

Y nos gusta, y lo queremos y lo bancamos y descubrimos que su lucha es nuestra lucha, y tu ruta es mi ruta, corazón sangrante!

Y pasa el importante señor y con Guille lo encaramos, lo apretamos, le pegamos, lo escupimos, le damos policía bueno - policía malo y nos salimos con la nuestra. Ya se ha hecho costumbre, malditos politiqueros del despoder y la magia blanca!

Y nos sacamos fotos y ese extranjero que dispara con la lengua pone al país a saltar y no, a vos no te ví por ningún lado.

Arriba de nuevo, y la piba no me entiende que no soy malo y me jode, pero bueno, seremos grandes y miraremos, pero a la piba la banco a lo loco y cuando le digo que me cae bien, debería saber que en general, la gente, el pueblo, todos, me caen mal.
Es un gran halago que me caigas bien, sabelo.
Es lo que hay.
Es lo que puedo.

Es lo que queda.

Y desde acá se ve todo bonito y veo flamear a nuestras banderas y pienso que la flaca con el rockabilero tan torpe como ella están bancando la parada, junto a la inmunda negra por la cual muchos de nosotros darían la vida.

Y acá estamos.
Acá somos.
Acá fuimos.
Acá seremos.

Creo que después de esto, aquel, desde donde esté si es que preferimos creer que en algún lado está, se enderezó y brindó a su suerte.

Salud, hijos de putos.


2 comentarios, viene flojo.:

El viejo vizcacha dijo...

Borges versión NDM

media veronica dijo...

te iba a insultar, como dice la consigna, pero en el medio me gustó y me emocioné. zafaste.

Publicar un comentario