viernes, 9 de marzo de 2012

CANCIÓN DE CUNA PARA LAS COSAS QUE VAN MURIENDO Y UNO AHÍ, PARADO COMO SI ESPERARA A UN COLECTIVO



Este es el pesar, de los muertos escondidos

el amargo morder, de miguitas que se caen

de bolsillos, ilusiones, van dejando un caminito

y de atrás el chimanguito, se come donde has venido.


Mira las estrellas, el cielo, el sol y una nube

estira la mano temblando, abre la gola y no grita

trata comer algodón, hecho de cielo y azúcar

y la realidad le choca, pensando "nunca te tuve".


Abriré mi mano así, cerraré mi puño asá,

la sangre corromperá, todo lo que vendrá.

Y tu cara, y tus piernas, y tu jodido misterio

serán algún perro tuerto, lamiendo mi sien en serio.


Salta el charquito la luna, esperando a la laguna

mira a lo lejos a un hombre, caminar con su bastón

y lo escucha, va silbando, su melancolicanción

de memorias de sus niños, los que comió el corazón.


Y se detiene en un sapo, en esa noche con sol

un bicho de dos mil ojos, que retiene su terror

le da un besito, un te quiero, y le regala su amor

cuando el monstruo se convierte, en un amargo dolor.


Abriré mi mano así, cerraré mi puño asá,

la sangre corromperá, todo lo que vendrá.

Y tu cara, y tus piernas, y tu jodido misterio

serán algún perro tuerto, lamiendo mi sien en serio.



0 comentarios, viene flojo.:

Publicar un comentario en la entrada