viernes, 23 de enero de 2015

vení





Apenas explotó la muerte de Nisman, todos nos quedamos callados, helados, petrificados, asustados y sin saber qué carajo acababa de pasar.
Nisman, un personaje que declaradamente estaba en contra de CFK y el Gobierno, había metido una denuncia gravísima acusando a a tres funcionarios del gobierno como encubridores: la Presidenta, el Canciller y un Diputado.
Todos nosotros durante la semana y el fin de semana, habíamos pedido a los gritos, en las redes, formalmente y como pudimos, que la declaración que el Fiscal iba a dar el lunes sea pública, preferentemente por Cadena Nacional.
Porque nosotros queríamos saber todo: nosotros el pueblo, nosotros militantes, nosotros el FPV, nosotros funcionarios, nosotros la Presidenta.
Y así pasamos de los gritos al silencio.
De querer saber todo, a entender que no sabíamos nada.
De considerar poderes a los poderes a conocer al macabro y oscuro poder real actuando en nuestra cara, de frente manteca. Corta la bocha.
Fijate: desde que encontraron a Nisman muerto, no hubo más hechos de inseguridad, no hubo más aumento en los supermercados, tampoco hubo más boom de vacaciones, no hubo más escándalos en la costa en las comedias teatrales picantes, no hubo más Patria o Buitres, no hubo más Lear, no hubo más accidentes, motochorros, secuestros, el caso de Lola no importó más, lo de Benedict menos, se escondió que a Lázaro Báez le desestimaron una denuncia en Suiza, y el mundo siguió girando, el planeta tardó un par de días en hacerse eco real de la gravedad de la noticia y no mucho más.
Todos hablamos de Nisman. Los que opinamos hablamos de Nisman, y los que opinan habitualmente y no opinaron más de este tema, opinan más aún sobre lo de Nisman.
Que no es ni "lo de Nisman".
Es asunto tuyo.
Es asunto nuestro.

Podríamos estar jugando hasta el hartazgo (mentira, nunca nos hartamos de querer llamar la atención, nosotros, en tanto "nosotros los humanos"), acerca de qué pasó, cómo sucedió tal o cual cosa, develar el caso, hablar de policiales, comentar cosas con ínfulas y vocabulario académico, "investigar" como investigan muchos periodistas, leyendo cosas en Twitter y luego repitiéndolas como si las hubieran detectado ellos, leyendo teorías y fundamentalmente, eso que tan bien nos sale: encontrando culpables.

  • Se sugirió que fue "El Gobierno": a nadie le afecta más esto, que al Gobierno. Si se descubre que lo que sucedió fue un asesinato, y aparece una persona confesando, para la opinión pública, ese hombre al que mataron lo mataron luego de acusar a la Presidenta y el hombre que confesó lo hizo bajo presión del Gobierno.
  • Se sugirió que fueron "los servicios despedidos": esto también, le afecta al Gobierno. Por más que este Gobierno haya sido el que pasó a retiro al elemento "Jaime" Stiusso, quien estaba desde 1972 en las fuerzas de inteligencia, y que quizás ello haya desatado algún resorte, las agencias de inteligencia son parte de "El Gobierno" para la opinión pública, por más que las agencias de inteligencia de todo el planeta le responden nada más que a sí mismas. A eso muchos lo llamamos el Poder Real, por más que algunos supongamos o entendamos que detrás de cada poder real está siempre, pero siempre, clavado, Estados Unidos. En Estados Unidos las agencias de inteligencia se manejan con una autonomía pasmosa, que siempre pasa por encima de los gobiernos que van y vienen. Vaya como recordatorio, el siempre estimulado caso de Kennedy que se cree, entre tantísimas otras probabilidades pero como la más fuerte, que quien mató a ese hombre fueron "los servicios". Los servicios son seres oscuros, que manejan mucho dinero, que manejan más que dinero, información y la información es poder. Todo lo que haya hecho alguien relativamente visible, estas personas lo saben. Y así como es importante tener agentes de inteligencia, es importante tener policías. Y bien sabemos que en muchos casos, la delincuencia existe porque existe la policía. Así las cosas, el sentimiento de indefensión de la "gente común" ante la voluntad de hacer daño de estas personas, es enorme.
  • Se sugirió que se había suicidado: por ahora y el por ahora en estos días corre como bronce fundido, nada indica del todo que no haya sido un suicidio. Por ahora y lo que sabemos las personas de a pie, es que el tipo se murió. Aún si el tipo se hubiera suicidado, esto también afecta al Gobierno: el hombre denunció al Gobierno y su cadáver señala a gritos a los denunciados. Haya muerto como haya muerto.
  • Se sugirió que fue un suicidio inducido: hay múltiples maneras de inducir un suicidio, y nunca son como muchos creen como en las películas de recontra espionaje que te mandan un chip en el cerebro y luego mediante ultrasonido(?) te dirigen. Pero todos leímos novelas y todos queremos ser protagonistas. Así es que pueden haber llamado al hombre a un celular y haberle dicho que su familia estaba amenazada, haberle hecho escuchar a algún familiar para demostrárselo y haberle dicho que se pegue un tiro ya o le mataban a ese familiar. Si así hubiera sido, esto también afecta al Gobierno.
  • Se sugirió que hay algo pasional con quien le dio el arma, este tal Lagomarsino: el entramado pasa de policial a culebrón. No obstante, si así fuera, también afecta al Gobierno.
En cualquier escenario, y podríamos estar tirando postas durante dos semanas, esto afecta al Gobierno: si lo mataron o se mató, el timing fue preciso. Un día después de declarar o en el mismo día de declarar, una muerte o un suicidio del fiscal,  habiendo presentado unas denuncias muy flojas que a lo sumo, pueden involucrar muy lejanamente a dos o tres personas que no tienen relación con el Gobierno con una operación de calibre internacional, no hubiera tenido el mismo impacto que hacerlo antes. Hay algo que es un dato duro: alguien mató a Nisman. Puede haber sido él mismo, o puede haber sido alguien más, pero en cualquiera de los casos, es una muerte que impacta directamente en el Gobierno, y una muerte que, otro dato duro, no fue bajo ningún concepto accidental.
Hace algún tiempo recuerdo haber comentado (no recuerdo dónde), que para que se realice el mal, sólo es necesaria la voluntad.
Un hombre que decide fríamente cambiar de mano en una ruta para chocar a un micro. Hasta que lo detienen.
Un hombre que decide fríamente salir con un cuchillo, entrar en una discoteca y acuchillar a diez personas en silencio. Hasta que lo detienen.
Una mujer que tiene un arma, que se para en Cabildo y Juramento y vacía su cargador en la gente que viene y que va. Hasta que la detienen.
Una mujer que decide en cualquier acto con público, disparar y disparar.
Este tipo de análisis barato y de café, necesariamente nos implica en el remanido escenario de la inseguridad: el mal existe, y no siempre es culpa ni del Gobierno, ni de la policía, ni de las fuerzas del orden. La voluntad te invita a hacer el bien o no hacerlo, a hacer el mal o no hacerlo. Y seguramente para cuando quien te tiene que detener y controlar lo hace, es demasiado tarde. Pasó ahora, pasa desde que el tiempo existe.
¿Podría haberse prevenido algo como lo de Nisman?
Claro. Por eso tenía tantas custodias.
¿Hubo alguien que tuvo la voluntad de descuidarlo? Quizás. ¿Hubo alguien que tuvo la torpeza de descuidarlo y en ese interín se atentó contra la vida del Fiscal? Quizás, pero sería demasiado.

La denuncia, fue contra el Gobierno: sigue en marcha, todo el material sigue adelante, y los que la leímos, podemos creer o no que está floja. Uno no es abogado, pero la nota endeble a simple vista.
La muerte de Nisman, fue contra el Gobierno: el daño no está del todo hecho, porque la operación real recién empieza. Recién empieza la instalación mediática en personas de buena fe, acerca de que el Gobierno fue el que se cargó al Fiscal. Recién empieza la instalación mediática de que los funcionarios se contradicen, sugiriendo que si se contradicen, es porque están ocultando o mintiendo, siendo que la Justicia que es quien está investigando y liberando o encontrando información, en un país como el nuestro con un sistema como el nuestro, no depende del Gobierno. Y de hecho, está abiertamente enfrentada con el Gobierno.

Este atentado (me permito llamarlo así), es contra el Gobierno.
Y bien bueno sería que todos y todas comprendamos que si el Gobierno se cae, se cae el Estado (que somos todos, y no el Gobierno).
Yo no tendría problemas en perder una elección por inútil, o perder una elección por haber administrado mal los destinos de la Nación. Yo no tendría problemas en perder, aunque lo odio. Yo no tendría problemas en dar la batalla en todos los frentes políticos. Pero perder una elección porque se asesina, no son mis códigos. No son las lides de la arena política que uno eligió.
Y fundamentalmente, no es justo.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la visión sobre lo que es la Asignación Universal por Hijo.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la visión de las jubilaciones.
No es justo que por culpa de un asesinato a un Fiscal, se pierda la relevancia histórica de los trenes nuevos.

Y aquí es donde debemos ver que no es justo que por un asesinato de un Fiscal, quien pierda no sea el Gobierno, sino las personas que perciben estos derechos adquiridos que ejecutó este Gobierno.
Eso no es justo.
Y nadie de buena fe puede estar de acuerdo con ningún movimiento que esté por fuera de cualquier situación democrática.

Dicho esta enorme, enormísima introducción, me quiero referir a otra cuestión.
Siempre dijimos que si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar.
Acá no sólo están tocando a Cristina, sino a lo que ella representa: todos los que militamos, creo, sabemos que Cristina es la Jefa, pero no militamos por ella sino con ella. Ella es la que representa lo que nosotros queríamos, lo que nosotros hacemos. Ella es la que nos dice para dónde ir. Como fue con Néstor, es con ella. Como fue con el General, como fue con Evita.
A Cristina y a todos nosotros, la tocaron y nos tocaron cuando murió Nisman: no antes, no con esa denuncia. Cuando murió Nisman.
¿Es este el momento para ser más kirchneristas que nunca? ¿Es este el momento para salir a militar con más fuerza, tratar de sumar compañeros, contener a otros y hacer un frente enorme común?
Por supuesto que sí. En las buenas estuvimos siempre, pero en las malas, entiendo que también.
Y nunca estuvimos más en las malas que con todo esto que nos están tirando: un muerto, una operación posterior comunicacional infernal y todo lo que vendrá en los próximos días. Quizás sea demasiado incrédulo, pero me da la sensación de que recién empieza el golpe DURO.
Tenemos una jueza antik, una fiscal con pocas luces y unos agentes de la ley distraídos.
Tenemos otros errores.
Tenemos a mi entender, un error comunicacional bastante grave, que es la no aparición de Cristina en vivo. Yo quiero que Cristina hable. Yo querría incluso, que se ofrezca a dar una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, sin límite de preguntas ni temas. Porque yo confío, tanto como confiamos tantos, y tanto como confiaron muchos más antes de que las papas quemen.
Si fuera exagerado, querría incluso que Cristina sea la que hable todas las mañanas, en lugar de Capitanich, mientras esta tremenda operación está en marcha.
Yo quiero eso, y creo que muchos y muchas lo necesitamos.
Correrse, hoy, del apoyo, o de la militancia, o de la inclaudicable lealtad que nos caracteriza, es lo más cómodo posible: nunca necesitó más Cristina de nosotros, y nosotros de ella.
Esto, es ahora.

Vos, que te alejaste hace un tiempo porque te jodía Milani, volvé.
Vos, que te alejaste hace un tiempo porque no te gusta Scioli, volvé.
Vos, que te fuiste porque Berni te parece un mamarracho, volvé.
Vos, que das el apoyo pero con críticas, guardá las críticas hasta más adelante, y vení.
Vos, que estás enojado por Monsanto, sabé que si algo se cae, todo lo malo sube.
Vos, que desde la comprensible y perfecta comodidad de tu hogar siempre apoyaste al proyecto, vení a poner el cuerpo y las manos. No te va a pasar nada malo, y todo está bueno en la militancia.
Vos, que te fuiste porque te ofendió el cambio de posición del Gobierno respecto a Bergoglio, vení de nuevo.
Vos, que estás cansada, vos, que te pusiste de novia, vos, que tuviste un hijo, vos, que te enojaste con tu referente, vos que te quemaste con Insaurralde, vos que te engranaste con un compañero y lo odiás, vos, que odiabas a tu agrupación, vos, que te enojaste porque se fue Moreno, Garré y quien sea, volvé.
Por todo eso que te hizo estar cerca.
Por todo ese pueblo que te creyó que nunca te ibas a ir.
Por todos esos niños y niñas que todos los días te esperan y que no leen el diario.
Por todas esas Madres y Abuelas que nunca bajaron los brazos.
Por todos esos desaparecidos y compañeros y compañeros caídos.
Por todo el futuro que tenemos enfrente.
Por todo lo que falta.
Agarrá la remera de tu agrupación, levantá bien altas tus banderas, porque nada, nunca, nadie, ni la muerte, nos frenó.
El barrio te espera.

VENÍ.










12 comentarios, viene flojo.:

Politico Aficionado dijo...

Yo ESTOY. Estoy con Cristina, firme como rulo de estatua.

Anónimo dijo...

Vayan urgente a pensar como salen de esta... saludos!

Anónimo dijo...

Entré a tu blog como suelo hacerlo, principalmente porque me interesa observar la debacle de la educación púbica reducida a un ser humano.
Quisiera preguntarte si:

1) ...considerás que la ex-usurera-presidente debería estar procesada por su complicidad con la SIDE por más de una década (¿vas a dar la típica excusa de relación de poderes y blah blah para justificar el delito?).

2) ...este quilombo te sirvió para darte cuenta de que en el fondo, aceptás cualquier delito al más alto nivel, siempre y cuando sea para objetivos con los que decís estar de acuerdo. El famoso "Roba/Mata/Tortura/Usura/Miente/Especula/Desaparece pero hace".

3) ...te da aunque sea un poco de pudor, verguenza o como quieras llamarlo, trabajar donde trabajás, rodeado de mercenarios, patotas, milanis y Stiussos. Aclaro que no te considero mercenario, sino un boludo útil que encontró su huequito en un nido de víboras.

4) ...considerás que la presidente es una delincuente o no, sin vueltas ni desviar el tema.

5) ...opinás que el Proyecto X y la SIDE son la continuación de la AAA creada por el milico ministro y vicepresidente de dictaduras de Perón.

6) ...vas a defender a personas del gobierno nacional aún si cometieron delitos o si pensás que los cometieron.

7) ...seguís considerando que la política requiere un "jefe" que les diga a sus súbditos lo que tienen que decir y pensar. Al mejor estilo fascista de Perón.

Realmente no creo que respondas o puedas responder una sola de estas preguntas, debés estar muy ocupado pensando en cómo no quedar pegado a nada cuando cambien de gobierno.
Te mando un beso y de corazón te sugiero entrar al blog de Relato del Presente.

mordi dijo...

Nunca me fui. Acá estoy para bancar. Abrazo, compañero.

Juan Soriano dijo...

(no respondo anónimos, chicos)

Anónimo dijo...

7) ...seguís considerando que la política requiere un "jefe" que les diga a sus súbditos lo que tienen que decir y pensar. Al mejor estilo fascista de Perón.
jaja
son los alumnos de fernando iglesias
claudio

tatincito dijo...

Perdóneme, compañero. Pero pasa que yo también estoy. No me he ido, ni me iré.

Ano de las 15:43: en el colmo del caradurismo me tomo el atrevimiento de contestarte yo.

1) Considero que Cristina no tiene que estar procesada por por la simple razón de que nunca fue cómplice de nada de lo mucho ilegal hecho por la ex SIDE. ¿Considerás que es necesario presentar pruebas cuando se acusa a alguien de la comisión de algun delito? Y claro que hay un poder real y un poder política. Y no es fácil enfrentarse al poder real, y la SIDE es parte del poder real.
2) Todo lo afirmado en este punto es fura fantasía de un odiador envenenado . Nadie en el kirchnerismo hace lo que acusás. Es una simple proyección psicológica lo tuyo.
3) Realmente no se en donde trabaja el compañero Juan Soriano, pero indudablemente seguís con tu proyección: se ve que vos sí trabajas en un lugar así.
4) Cristina no es una delincuente. ¿Lo entendés así? Que manera de proyectar, che.
5) Para nada. Y perón fue presidente 3 veces porque les rompió el culo en elecciones. Seguís juzgando a los demás por lo que vos sos: un partidario de dictaduras genocidas.
6) En mi caso, no. Y creo que en el caso del compañero Soriano, tampoco.
7) En política consideramos que es absolutamente necesario tener un líder. Los hay en todo los órdenes de la vida. Volvés a proyectar: nosotros seguimos a un líder porque ese líder nos interpreta, porque hace lo que nosotros pedimos que se debe hacer en un país.

"No vemos a los demás como son, si no como somos nosotros" INMANUEL KANT

Eso es lo que te pasa, ano, sos un descomunal corrupto, y como el ladrón piensa a los demás de su condición…

PD: el blog que recomendás es otra de las varias cloacas opositoras que se suelen ver por Internet.

Un abrazo, compañero Soriano.

Y nuevamente le pido perdón por meterme a donde no me llaman.

Carlos Ruben Zucco dijo...

Leyendo to blog y algunas cosas que subís a tu muro, me acordé de una frase de Bertold Brecht "El peor analfabeto es el analfabeto político. Él no oye, no habla ni participa en los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la política. No sabe el imbécil que de su ignorancia política proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador, y el peor de los bandidos, que es el político aprovechador, embaucador y corrompido, lacayo de las empresas nacionales y multinacionales". Creo que los que tenemos unos añitos, (yo tengo 41) estamos observando o intentamos entender lo que se viene, conocemos los que sucedió en el pasado, vivimos en carne propia los 80´s, los 90´s y el cambio de siglo donde en el 2001 explotó todo. Y vinieron Néstor y Cristina. Y del que se vayan todos volvimos a la alegría de la militancia, aparecieron los pibes y volvieron algunos de los viejos que habían dejado de militar en política porque en la década de los noventa, la política se transformó en una herramienta que utilizaba el poder real para llevar adelante y defender sus intereses. Y aparecieron Néstor y Cristina. Y por primera vez, (en mi caso), tuvimos la oportunidad de ver a alguien que se paraba contra esos poderes, contra esos intereses, como nunca antes alguien que llegó al gobierno lo hizo. Tal vez Alfonsín en una primera etapa, pero no logró hacer mucho. Y nosotros, los de a pie, pudimos ser parte de esa historia, entramos en los libros. Comparto tu opinión en que esto recién comienza, que lo más duro está por venir. En mi humilde pensamiento creo que lo que pretenden esos grupos concentrados de poder es, no sólo debilitar y hacer caer a un gobierno que vino a cambiar al país, sino también a darles una lección a aquellos que tengan la loca idea de volver a hacerlo. No voy a enumerar todos los frentes de lucha de este gobierno, porque todos los conocemos, pero creo también, estoy convencido, de que no es momento de bajar los brazos. Es el momento de militar, como vos decías en tu escrito, los que se enojaron por algo, tienen que volver. Todos en algún momento nos sentimos solos en la lucha, en la militancia, nos embroncábamos con alguno que venía a repetir como un loro lo que escuchaba en algún medio "independiente", sin aportar fundamentos. Tenemos que militar, tenemos que dar ese debate que a veces parece desgastarnos porque hasta nos pasó con miembros de nuestra familia. Pero no estamos solos, está Cristina, está Néstor, están nuestros compañeros y lo que es más importante, hay un pueblo que se juega su bienestar, sus derechos, su dignidad.

Pía dijo...

Muy buena.

Anónimo dijo...

¿Para qué querés que ponga mi nombre y apellido o un nombre de usuario cualquiera? ¿Para que gente que vos defendes pueda conseguir mis datos? ¿Para que usen el Proyecto X?
A ver si juntás un par de huevos y un poco de verguenza, que hay gente que muere de hambre por corruptos como vos (con más poder, pero la misma basura).

Politico Aficionado dijo...

Tiene razón, no es justo, pero como decía un inglés, no estamos jugando al cricket.

Anónimo dijo...

Leí su nota recién publicada (leo tambien otros blogs/publicaciones, etc.), pero sólo ahora me atrevo a publicar un comentario.

Milité contra la dictadura cívico-militar. No soy peronista, no voté a Nestor Kirchner (sí a Cristina Kirchner), y hay tantas cosas del peronismo que no me gustan nada. El problema es que esas cosas que "no me gustan nada" se multiplicarían por diez, por cien o por mil con cualquiera de los empleados del mes de las multinacionales y de la Sociedad Rural, que andan dando vueltas por ahí con ganas de recuperar el poder político que empezaron a perder de 2003 en adelante. Incluyo entre ellos y ellas a los "socialistas" que Federico Engels hubiera echado a patadas de la Internacional Socialista, a los "trotskistas" que Leon Trotski hubiera expulsado a las puteadas de la Cuarta Internacional, a "radicales" que solo acuerdan con Yrigoyen en fusilar obreros patagónicos, y una larga lista... que me parece que se alimenta con esa gran cantidad de gente que no es feliz por tener un cero kilómetro, o un LED de 42 pulgadas, sino porque su vecino no lo tenga, y que no quiere que se le llene de negros de mierda la pizzería donde él/ella va siempre.

En fin, hay muchas cosas que defender que me parece que todos conocemos, desde la AUH a que la cana no te cague a tiros cuando cortás una ruta, o que te manden a las AAA cuando una comisión interna es ganada por la "izquierda", o cualquier otro ejemplo parecido que se pueda encontrar en fábricas, oficinas, colegios, etc. Y, sobre todo, después de cagarme de hambre durante buena parte de mi vida (otros momentos no, por suerte), creo que nunca se vivió mejor en la Argentina, al menos los tiempos que recuerdo, y tengo unos cuántos años, aunque no conocí los gobiernos peronistas hasta el 55. Y me refiero a los de abajo, los del medio y hasta los garcas de arriba, que nunca les fue mal.

Así que hace bastante que vine, y acá estoy.

Saludos

Alejandro (laculturaargentina en Youtube)

Publicar un comentario en la entrada