viernes, 27 de febrero de 2015

1M



Yo me enamoré de un hombre.
Un hombre que a veces lo quise más que a mi padre, pero nunca más que a mi patria.

Yo quise a este tipo y lo conocí, lo viví, lo tuve mano a mano, aunque nunca nos hayamos visto en la puta vida 
(ni en la puta muerte).

Yo conocí a Néstor en un chico que se reía, y lo viví en una nena que dormía con la panza llena.

Yo tuve mano a mano a Néstor en todos los compañeros y compañeras que todos los días como podemos, como no podemos, como queremos y cuando más nos queremos, tratamos de levantar bien alta la buena palabra que tiene que ser la política, aunque muchas veces siga siendo mala palabra.

Yo a Néstor lo quise porque lo admiré, porque sé lo que hizo y porque lo que hizo dura para siempre: no será cierto que lo malo dura una eternidad y lo bueno muere con los huesos, si todas las cosas buenas podemos hacerlas inmortales.


Yo sé que como tantos otros, cuando miramos un video de Néstor, cuando lo recordamos, cuando hablamos de él, y cuando brindamos en su nombre, que hablamos como si hubiera sido un pariente nuestro, un tío al menos, pero alguien al que quisimos y vamos a seguir queriendo, y que no vamos a permitir que jamás nos digan ni mierda del Néstor, nuestro inmortal Néstor, que no es otro más que la nafta de Cristina Fernandez de Kirchner, nuestra Jefa, su mejor amiga, su compañera, la que hace que 
Néstor nazca todos los días, como hoy, y siga estando en cada medida, en cada guiño, en cada gesto.

Néstor era peronista, y era un peronista como sólo puede ser peronista el Pueblo.

Hacía como Evita, decía como el General, pero vivía como Néstor y gobernaba como Cristina, antes que ella.

Y por favor, no nos pidan que no lo extrañemos, que no lo lloremos, o que no lo recordemos mirando siempre sobre nuestro hombro esperando que aparezca ahí con sus sacos cruzados gigantes, su pelo siempre despeinado y sus chicanas pejota.

No nos pidan que jamás olvidemos a ese tipo que vino, vió, venció y se fue al silencio más gritado del país.


Néstor es para siempre, si nosotros vivimos como Néstor.
Y morimos como él.


VIVA NÉSTOR.



3 comentarios, viene flojo.:

MUMI dijo...

Hermoso , realmente Nestor llego para quedarse, jamas lo olvidaremos ,nos devolvio la p olitica , casi nada, nos devolvio un pais, VIVA NESTOR,VIVA CRISTINA POR SIEMPRE COMPAÑEROS

Anónimo dijo...

Tu endiosamiento de un líder es propio del fascismo (3er mundista) que representa el peronismo. Deberías estar militando con Pando.

Marta dijo...

Hasta las lagrimas, imposible evitarlas

Publicar un comentario