lunes, 9 de marzo de 2015

10 consejos prácticos para todo y toda aquel o aquella compañero o compañera que milite una interna



1- ¡No ataque al candidato de su mismo signo político! Quizás usted no lo quiera, crea que es el enviado del mismo Belcebú y que sus intereses son lisa y llanamente, el fin de la humanidad. Pero por más que lo crea mucho, que abrace a su crucifijo con los ojos muy cerrados noche a noche o que todos los días le prenda una vela a un litro de aceite Marolio de máxima pureza, por elevación, por curva y sin intenderlo, usted estará también mellando a su propio candidato.
Imagine qué pasaría si Riquelme hubiera estado peleado con Palermo.
Bueno.
Eso.





2- Fomente, construya y desarrolle un discurso propio que a la misma vez, encante al oído del elector que tenemos enfrente. Pruebe convencer al gorila más peludo de su terruño, para así estar fresco, presto y entrenado para poder convencer al indeciso. Muérdase las encías y adopte postura no revulsiva, ni de enfrentamiento (a la hora de hablar con un Gorila en vías de recuperación). Sepa que lo único que necesitamos de ese simio, es su voto. El resto es calderilla.





3- Instigue a su propio candidato a presentar cuanto antes una plataforma concreta, de hechos y de propuestas que en lo posible, se puedan tocar mientras se dicen. Entre lo tangible y lo dicho, está el Gran Misterio que nos legó el General. Nunca olvide eso. Y si quiere meter en el medio "igualdad", "inclusión" y esas palabras que tanto nos gustan y que tanto conocemos face to face, hágalo sin que sea el núcleo de su discurso. Incorpore a su léxico palabras como "gestión", "calles" y "seguridad". No quedará infectado con la extrema derecha si hace esto.





4- Acuse directamente a su candidato de nunca correrse del eje: el que pierde acompaña. Acá somos un equipo y ganamos nosotros o pierden todos. Jamás olvide ese axioma: nosotros somos gordos, tenemos pullover y agua. Inodoros y luz. Playstation y cable. Tenemos para puchos y a veces podemos pedir al delivery.





5- No le tema a la discusión entre compañeros. No se asuste si lo mandan al carajo. No piense que la persona que tiene enfrente es un imbécil o alguien demasiado de izquierda o demasiado progre o demasiado de derecha si alienta a alguien que esté en el mismo signo político pero no sea nuestro favorito. No le tema a insultar. Considere un cumplido ser insultado. Recuerde que la reproducción es peronista y peronistas somos todos y todas. Comprenda y sopese el valor histórico de cada elección: hay gente muerta para que podamos votar. Aliente la participación ciudadana. Genere credibilidad en la democracia, aún en aquellos o aquellas que jamás nos votarán. Dese el lujo, una vez por día, de preguntarse con una mano en el corazón si tiene o no razón, usted o con quien discute, y si lo que usted está diciendo, es cierto.





6- Diga siempre la verdad. O mienta, y espere a que en poco tiempo, le demuestren que usted estaba mintiendo y pierda cualquier tipo de credibilidad si es que la tuvo en cierta instancia y tenga que poner una fábrica de barquillos para camisas.





7- Arriesgue. Hable con el corazón, sin olvidar el bolsillo. Inserte su mano en su plexo solar para entregar el corazón a quien lo quiera, y convencer a quien no lo quiera, de que su corazón es real y late igual que el de quien no lo quiera.





8- No siga ninguno de los consejos que acá le dejo.





9- Jamás crea que el enemigo está en nuestro mismo signo político. Tenga confianza en usted y su militancia, en su propia participación como actor del Estado (que somos todos, papu). No le tema a la furia, y no le tema a querer ser fuego para abrazar a quienes en nombre nuestro, quieran hacer algo que nosotros no haríamos jamás, y que ninguno de los nuestros jamás hizo. Tenga testículos u ovarios para poder abarcar al amplio espectro de la realidad, de la cual usted, es sólo el fantasma de un grano de arena. Compréndase también, como un actor de reparto en cosas en las que jamás tendrá incidencia: sea realista, quiérase un poco. Y dude. Dude muchísimo. De todos y todas.





10- Sepa perder, que eso le hará mejor triunfador.





4 comentarios, viene flojo.:

Anónimo dijo...

muy bueno! ya lo paso a difusión, por supuesto citando la fuente - gracias!

Pablo López

Anónimo dijo...

Raro, parece que quien lo escribió es simplemente un sciolista dándole consejos a Randazzo, al parecer están temiendo perder la interna (y encima no tienen reelección en la Provincia, la pucha!)

jfc dijo...

si no pierde sciloli y si ud es k, sienta que perdemos todos
si gana scioli
prepárese para los stornellis,
prepárese para los blejer

Politico Aficionado dijo...

Muy buenos consejos compañero.

Publicar un comentario